Helenístico

(redireccionado de helenísticos)
También se encuentra en: Sinónimos.

helenístico, a

1. adj. HISTORIA, LITERATURA, ARTE, FILOSOFÍA Del helenismo o de los helenistas.
2. LINGÜÍSTICA Se aplica al griego alejandrino, variedad de la lengua griega que se extendió por todo el mundo helénico después de Alejandro Magno.

helenístico, -ca

 
adj. Relativo a los helenistas.
Relativo a la historia, cultura y arte griegos del período que se desarrolló entre la conquista de Alejandro Magno y la romana.
ling. Díc. esp. de la lengua griega propia de este período.
Ejemplos ?
En los reinos helenísticos de los diádocos, sobre todo en el Egipto Lágida, strategos era una magistratura gubernamental de los nomos.
Una considerable zona de la ciudad greco-romana ha sido también excavada, y aún se conservan varias necrópolis clásicas. En la ciudad y sus alrededores pueden encontrarse otros restos helenísticos y romanos.
Las siete maravillas del mundo conocido por los griegos helenísticos, fueron seleccionadas por Maerten van Heemskrerck en el siglo XVI en una serie de siete cuadros, uno para cada obra.
C., Alejandro Magno conquistó la península. Después de su muerte y la disolución de su imperio, Anatolia quedó gobernada por una serie de reinos helenísticos.
átrapa (en griego: σατράπης satrápēs, del antiguo persa xšaθrapā(van), «protector de la tierra/país») es el nombre que se dio a los gobernadores de las provincias de los antiguos imperios medo y persa, incluyendo la dinastía Aqueménida y varios de sus herederos, tales como el Imperio sasánida y los imperios helenísticos.
Como muchos de los estados helenísticos formados tras la muerte de Alejandro Magno, los ejércitos seléucidas eran profesionales, basados en el modelo macedonio.
El erario se nutría de los impuestos y tributos recaudados por la República; en principio, los impuestos debían pagarlos todos los ciudadanos, pero los ciudadanos romanos quedaron exentos de tributos personales con las victorias de los generales romanos sobre los reinos Helenísticos, particularmente sobre Macedonia y Siria.
Disposición similar tienen algunos teatros helenísticos tardíos, cuyos paralelos más cercanos se localizan en el sur de la península itálica y Sicilia.
Los reinos helenísticos se convirtieron así en gigantescas estructuras de explotación fiscal, erigiéndose en herederos directos del Imperio Aqueménida.
Una de las consecuencias, acaecida ya en el reinado de Alejandro Magno, fue la divinización del soberano, a quien rendían honores los súbditos y las ciudades autónomas o independientes que habían sido favorecidas por el rey, lo que permitió reforzar la cohesión de cada reino en torno a la dinastía reinante. La fragilidad del poder de los soberanos helenísticos les obligaba a una incesante actividad.
Después de su victoria sobre los seléucidas, Roma promovió un lento y complejo proceso de desgaste sobre los reinos helenísticos, con la complicidad de varias ciudades griegas y del reino de Pérgamo, asegurándose tras dos siglos el completo dominio del Mediterráneo oriental.
En cuanto a los pueblos de origen griego y macedónico que también gobernaban, los soberanos helenísticos debían mostrar la imagen de un rey justo, que asegurase la paz y el bienestar de sus pueblos, existiendo así la noción de evergetes, el rey como benefactor de sus súbditos.