Helenístico


También se encuentra en: Sinónimos.

helenístico, a

1. adj. HISTORIA, LITERATURA, ARTE, FILOSOFÍA Del helenismo o de los helenistas.
2. LINGÜÍSTICA Se aplica al griego alejandrino, variedad de la lengua griega que se extendió por todo el mundo helénico después de Alejandro Magno.

helenístico, -ca

 
adj. Relativo a los helenistas.
Relativo a la historia, cultura y arte griegos del período que se desarrolló entre la conquista de Alejandro Magno y la romana.
ling. Díc. esp. de la lengua griega propia de este período.
Ejemplos ?
El dativo/locativo del griego antiguo desapareció durante el periodo helenístico, y el instrumental del griego micénico desapareció durante el periodo arcaico.
En cuanto a los préstamos más antiguos estos procedieron principalmente del griego helenístico (Koiné) y las lenguas germánicas (principalmente el gótico).
as lenguas griegas son una subfamilia de lenguas indoeuropeas estrechamente emparentadas que incluyen tanto antiguas variantes extintas como lenguas literarias también extintas (griego clásico; griego helenístico), así como las modernas supervivientes; entre ellas, la lengua oficial de Grecia: el griego dimotikí moderno.
Los epigramas helenísticos constituyen un verdadero crisol de aquellas sociedades, vemos desfilar a heteras, navegantes, carpinteros, tejedoras con su vida simple y ardua, también al amor heterosexual y lésbico, las fiestas, la religiosidad, el cortejo, la sexualidad, la inocencia, las artes plásticas, la crítica literaria, hasta las mascotas; todo esto, pasado por el filtro de erudición y cultura (pues portadores de tales eran los poetas). En resumen, producen testimonios diversos, bellos y muy vívidos de las principales preocupaciones del hombre helenístico.
Se pueden rastrear las raíces del género hasta muy atrás, en la lírica arcaica (no por nada incluye Meleagro en su Corona o Guirnalda a Arquíloco y a Simónides), aunque es más propio hablar del epigrama como un género netamente helenístico, pues caracteriza, tanto por su contenido como por su extensión y por su forma, a esa época.
El monumento fue ampliado varias veces, según se iba incrementando el número de tribus atenienses, lo cual tuvo lugar, ya en el periodo helenístico, bajo Demetrio Poliorcetes, Ptolomeo III, Átalo I y, finalmente, en época imperial romana, con Adriano.
Otros idiomas importantes pero ya desaparecidos de esta rama fueron el griego micénico, el griego ático y el griego helenístico, extendido gracias a las conquistas de Alejandro Magno y del que derivan todas las variedades actuales a excepción del tsaconio.
Los principales cambios fonológicos tuvieron lugar durante el periodo helenístico e incluyeron: paso del acento tonal al acento prosódico.
Los sasánidas se veían a sí mismos como sucesores de los aqueménidas tras el interludio de dominio helenístico y parto, y estaban convencidos de que su destino último era restaurar la grandeza de Persia.
El arte sasánida combinaba elementos del arte tradicional persa con elementos e influencias helenísticas. La conquista de Persia por Alejandro el Grande inició la expansión del arte helenístico en asia occidental.
Beirut pronto fue reconstruida en un plan helenístico, rebautizando la ciudad como Laodicea de Fenicia (en griego: Λαοδικεια ή του Φοινίκη) o Laodicea en Canaán, en honor de Laodicea seléucida.
Aunque el este aceptó estas influencias artísticas de forma externa, nunca asimiló realmente al espíritu de las mismas. Incluso en el periodo parto, el arte helenístico era interpretado libremente por los pueblos del cercano oriente.