Ejemplos ?
Mientras me hallaba absorto en la contemplación de esa visión hechicera, cierto alboroto entre el público la hizo volver levemente la cabeza, de modo que pude ver todo el perfil.
-preguntó la joven con hechicera calma, volviéndose del todo hacia él, y fascinándole con los torrentes de luz de sus negros ojos.
Cerró don Lope los ojos, Y tomadas sus secretas Medidas, abrió sus arcas A la danzante hechicera, Cruzáronse para el caso Dos virtuosísimas dueñas, Corredoras de placeres Y lebreles de monedas.
Era maravilloso mirarla; tendió la mano al mozo, y éste quedó mucho más persuadido aún de que no podía tratarse de una perversa hechicera, como sostenía la gente.
Lo importante es saber en donde se encuentra para esperar su renacimiento… En ese momento la sobrecargo anunció el próximo aterrizaje en la ciudad de Beiruth y la sabia etnóloga y el curioso Enrique se pusieron de acuerdo para juntos encontrar el amor perdido y reconstruir la nueva urbe donde, al fin, reine para siempre. La malvada hechicera Alkurniax había sido capaz de cometer las más grandes fechorías de la Edad Media.
Ya es una Náyade errante, ya una Venus hechicera, ya la Aurora fugitiva flores derramando y perlas, ya el Iris tornasolado y ya la Fortuna inquieta.
Bella matrona, por la edad no ajada, aun muestra cuánto fué su edad primera en gracia y hermosura aventajada: aún brilla en sus miradas, hechicera, la luz de la pasión, y aun a despecho del pesar que la acosa, tiñen su bello rostro peregrino, y sus torneados hombros y alto pecho, el color del jazmín y de la rosa, que envidia dieran al pincel de Urbino.
están ahí, 1 poema el amor triste apagado y enfermo se sufre con dolor y angustiada pasión, 1 poema viejo pascuero: gran negocio mundial muy bien inventado, 1 poema quebradas sureñas en verano soñadas, te sientes parte de su verdor y gozas con su encanto, 1 poema pocos humanos los conocen, 1 poema Valdivia tiene una hermosa hechicera que cautiva al que la vea...
Mas, perdona hermosa mía, Perdona á tu trovador, Fué la pasión, fué el amor, Fué mi loca fantasía. Te amo más que á las flores La risueña primavera, Te amo, hermosa hechicera, Cual aman los trovadores.
La hechicera, desesperada, se lanzó al aire, como acostumbraba cuando portaba su varita de flux, pero olvidó que no la llevaba en ese momento y dando un alarido, cayó hasta el fondo del abismo dándose un golpe mortal en el roquerío.
CELESTINA Pasa 41 adelante, que hasta ahora aun no sabes con quién hablas. TACÓN ¿Diga usted ahora que no es hechicera? DON JUAN Necio, calla.
Vete, pues que ves de mi padre la clemencia. TACÓN Sin honra y sin joya voy por una infame hechicera. ¡Venganza, cielos, venganza!