Ejemplos ?
Somos hijos de un solo señor. No la mataré ni la haré sufrir. Voy a dejarla tranquila para que corra cuanto desee y cuanto pueda por las superficies de mi casa.
Sócrates: Ya te entiendo; me tienes por cabeza más dura que la de tus jueces; porque respecto a ellos, les harás ver sin dificultad, que tu colono ha muerto injustamente, y que todos los dioses desaprueban la acción de tu padre. Eutifrón: Se lo haré ver claramente, con tal que quieran escucharme.
No puedo dudar, que tú crees saber perfectamente lo que es la santidad y su contraria; dímelo, pues, mi querido Eutifrón, y no me ocultes tus pensamientos. Eutifrón: Así lo haré para otra ocasión, Sócrates, porque en este momento tengo precisión de dejarte.
En breve suma mucho he referido de esta mujer, y más decir pudiera que, cuando abandoné el mundano ruido, Merlín desde el sepulcro me dijera. Mas si alzo velas en mar tan crecido, más larga haré que Tifis la carrera.
Harto haré si alcanzo a parecer bueno por poco malo, y aun esta disculpa tan culpable no se deberá a mi ingenio, sino a mi brevedad, no imitando a aquéllos que ponen su cuidado en no empezar a decir sin acabar de hablar.
Finalmente, en ocasión de recordarse el sesquicentenario de la fundación del Instituto, se resolvió hacer un ciclo de conferencias sobre la personalidad de algunas figuras destacadas de esta academia, serie que integra la exposición que haré seguidamente sobre Felipe Ferreiro que honró al Instituto como académico de número, secretario bibliotecario, presidente y miembro de honor.
-Ahora voy al dormitorio a hacer agujeros en los calcetines del padre -continuó el duendecillo-. Haré uno grande en los dedos y otro en el talón; eso le dará que zurcir, siempre que sus poesías le dejen tiempo para eso.
¡Porque en aquel náufrago ve la tripulación a un enviado de la Providencia! ¡Pues lo mismo haré yo con su primo de usted! Yo pondré a sus plantas toda mi pobreza por vía de alfombras, como pondría miles de millones si los tuviese!
No vas a poder dar un paso. Sigue la picada, si quieres... O mejor deja esa arma y mañana te haré acompañar por un peón. Benincasa renunció a su paseo.
Toda la sangre de Farsalia, en vez de escarmentarme, me aconseja. Allí hice lo que pude; aquí haré lo que debo. Si los dioses no me asistieren, yo no dejaré de asistir a los dioses.
Se la obsequiaré. Al fin que estoy sola en casa y hasta mañana regresarán del pueblo mis padres. Haré una acción buena. Y pensando esto, la joven abordó un ómnibus.
Al menos, no me queda sitio para hacerme mayor mientras esté metida aquí dentro. Pero entonces, ¿es que nunca me haré mayor de lo que soy ahora?