hambriento

(redireccionado de hambrientos)
También se encuentra en: Sinónimos.

hambriento, a

1. adj./ s. Que tiene mucha hambre encontramos un perro delgaducho y hambriento. ávido, famélico harto, lleno, saciado
2. Que tiene mucha necesidad o deseo de una cosa este niño está hambriento de cariño. ansioso, deseoso, indigente, menesteroso satisfecho, rico

hambriento, -ta

 
adj.-s. Que tiene mucha hambre.
fig.Deseoso.

hambriento, -ta

(am'bɾjento, -ta)
abreviación
1. que tiene deseo o necesidad de comer Demos de comer al hambriento.
2. que siente un deseo intenso de algo no material un ejército hambriento de lucha
Sinónimos

hambriento

, hambrienta
adjetivo y sustantivo
1 famélico, hambreado (América), hambrón (desp.).
Famélico presenta un valor intensivo ya que se dice de la persona que tiene necesidad de comer debido a una insuficiencia ingestiva prolongada.
2 deseoso, ansioso, codicioso.
Tiene un valor intensivo: está hambriento de noticias.
Traducciones

hambriento

hungry, ravenous

hambriento

hladový, vyhladovělý

hambriento

hundesulten, sulten

hambriento

nälkäinen, tosi nälkäinen

hambriento

affamé, vorace

hambriento

gladan, proždrljiv

hambriento

腹の減った, 飢えた

hambriento

몹시 굶주린, 배고픈

hambriento

skrubbsulten, sulten

hambriento

głodny, żarłoczny

hambriento

hungrig, jättehungrig

hambriento

ซึ่งตะกละมาก, หิว

hambriento

, kurt gibi aç

hambriento

đói, rất đói

hambriento

贪婪的, 饥饿的

hambriento

гладен

hambriento

רעב

hambriento

/a
A. ADJ
1. (= con hambre) → hungry; (= famélico) → starving
venimos hambrientoswe're starving, we're very hungry
unas tristes imágenes de niños hambrientosvery sad pictures of hungry o starving children
2. hambriento dehungry for
políticos hambrientos de poderpoliticians hungry for power
están hambrientos de afectothey are starved of affection
B. SM/F (con hambre) → hungry person; (en situación desesperada) → starving person
los hambrientosthe hungry
dar de comer al hambrientoto feed the hungry

hambriento-a

a. hungry, starved, famished.
Ejemplos ?
Al parecer, en sus faldas, decenas de coyotes se paseaban hambrientos, pues se escuchaba desde allá, el escándalo de sus aullidos agresivos.
Aquél, según reglas de buena policía debió arrojarse a los perros; pero había tanta escasez de carne y tantos hambrientos en la población, que el señor Juez tuvo a bien hacer ojo lerdo.
Aquí, como en todas partes donde la gente pobre tiene muchos más perros de los que puede mantener, las casas son todas las noches merodeadas por perros hambrientos, a que los peligros del oficio —un tiro o una mala pedrada— han dado verdadero proceder de fieras.
Y acercándose siempre contoneándose al mostrador, se detuvo delante de la gran batería con que tentaba a los bebedores hambrientos el Toneles, cuya cónyuge tenía, según afirmaban paladares acreditados, manos de ángel para preparar una fuente de anchoas o un puñado de aceitunas o una fuente de boquerones.
Y al mezclarse entre lo común, sin miedo a la cotidianidad, su vaguedad insaciable los enredaba en viciosos círculos, en triángulos escatológicos, en cuadrángulos petrificantes; como vagabundos hospedados en cualquier sitio, sin importarles nada, despojados de raíces, sin cavar cimientos; desprendidos infructos de generaciones sin más entusiasmo que un narcótico suicidio. Y aullaban...como coyotes hambrientos abandonados al aquelarre de las herencias.
Acechaban los moros sus fronteras como tigres hambrientos; y veían desde lejos sus banderas libres flotando al soplo de los vientos, y en la sangre teñidas de sus haces vencidas.
los que serían nuestros adversarios, los invitamos a una solución pacífica de la competencia - no en la conquista de territorio o extender el dominio, sino en el enriquecimiento de la vida del hombre a medida que exploramos los confines del espacio, vayamos a los nuevos mundos, no como nuevos mundos por conquistar, sino como una nueva aventura para ser compartidos con los que están dispuestos a participar, vamos a cooperar para reducir la carga de armas, para fortalecer la estructura de la paz, para levantar a los pobres y los hambrientos.
Por buena suerte para los satisfechos, en México hay justicia, que envía amarrados a los niños hambrientos de la capital al presidio del Pacífico, para gastar sin remordimientos algunos millones en divertirse.
Sus piadosos actos iluminaban su mente, pensaba en las palabras de consuelo que prodigaba a los que sufrían, y la veía lavando las heridas de los dolientes y dando de comer a los hambrientos a pesar de las iras de su severo marido.
Paco Cárdenas adivinó que el Sordina le disparaba al Maroto; se acordó del asedio que le tenían puesto las necesidades más perentorias de sus hijos encuerinos y casi hambrientos; de su María, casi aniquilada por la adversidad, y acercándose, pálido pero con reposada actitud, al Maroto, díjole a la vez que se hurgaba cortésmente el ala del amplio pavero: -¿Me permite usté dos palabras?
Se veían entonces a éstos indios, que los unos edificaban con pena su casa en suelo extraño, y los otros, hombres, mujeres y niños, andaban por los campos, dispersos, desconsolados, hambrientos, llorando, sin patria ni hogar seguro en que abrigarse, padeciendo gravámenes en la tierra de sus antepasados, y padeciéndolos de manos de aquellos extranjeros, desconocidos, insensibles y duros.
"En fin, por no ser tan prolijo en contar la tormenta como ella lo fue en su porfía, digo que cansados, hambrientos y fatigados con tan largo rodeo, como fue bajar casi toda la isla de Sicilia, llegamos a Trípol de Berbería, adonde a mi amo (antes de haber hecho con sus levantes la cuenta del despojo, y dádoles lo que les tocaba, y su quinto al rey, como es costumbre) le dio un dolor de costado tal, que dentro de tres días dio con él en el infierno.