hambriento

(redireccionado de hambrientas)
También se encuentra en: Sinónimos.

hambriento, a

1. adj./ s. Que tiene mucha hambre encontramos un perro delgaducho y hambriento. ávido, famélico harto, lleno, saciado
2. Que tiene mucha necesidad o deseo de una cosa este niño está hambriento de cariño. ansioso, deseoso, indigente, menesteroso satisfecho, rico

hambriento, -ta

 
adj.-s. Que tiene mucha hambre.
fig.Deseoso.

hambriento, -ta

(am'bɾjento, -ta)
abreviación
1. que tiene deseo o necesidad de comer Demos de comer al hambriento.
2. que siente un deseo intenso de algo no material un ejército hambriento de lucha
Sinónimos

hambriento

, hambrienta
adjetivo y sustantivo
1 famélico, hambreado (América), hambrón (desp.).
Famélico presenta un valor intensivo ya que se dice de la persona que tiene necesidad de comer debido a una insuficiencia ingestiva prolongada.
2 deseoso, ansioso, codicioso.
Tiene un valor intensivo: está hambriento de noticias.
Traducciones

hambriento

hungry, ravenous

hambriento

hladový, vyhladovělý

hambriento

hundesulten, sulten

hambriento

nälkäinen, tosi nälkäinen

hambriento

affamé, vorace

hambriento

gladan, proždrljiv

hambriento

腹の減った, 飢えた

hambriento

몹시 굶주린, 배고픈

hambriento

skrubbsulten, sulten

hambriento

głodny, żarłoczny

hambriento

hungrig, jättehungrig

hambriento

ซึ่งตะกละมาก, หิว

hambriento

, kurt gibi aç

hambriento

đói, rất đói

hambriento

贪婪的, 饥饿的

hambriento

гладен

hambriento

רעב

hambriento

/a
A. ADJ
1. (= con hambre) → hungry; (= famélico) → starving
venimos hambrientoswe're starving, we're very hungry
unas tristes imágenes de niños hambrientosvery sad pictures of hungry o starving children
2. hambriento dehungry for
políticos hambrientos de poderpoliticians hungry for power
están hambrientos de afectothey are starved of affection
B. SM/F (con hambre) → hungry person; (en situación desesperada) → starving person
los hambrientosthe hungry
dar de comer al hambrientoto feed the hungry

hambriento-a

a. hungry, starved, famished.
Ejemplos ?
Sus hocicos dejaban ver unos agudos dientecillos escurriendo baba. Semejaban pequeñas y deformes panteras hambrientas que iban a devorarme.
Al lado de ellas hay otras células más groseras y robustas al mismo tiempo, que están encargadas de la limpieza y defensa de nuestro organismo: como si dijésemos la policía interior del cuerpo humano. A estas células, siempre hambrientas, rudas y brutales, las llama Mechnikof fagocitos, o sea células comedoras.
Como las hambrientas bandas de perros callejeros que infestan las calles de las ciudades Musulmanas, enjambres de niños brutalizados y a medio vestir llenaban el aire con sus chillidos y carreras según luchaban y se tiraban en medio de la basura que ensuciaba los patios de vecinos.
Aunque se despedacen las entrañas, en su rincón más callado están, airadas y hambrientas, la Intranquilidad, la Inseguridad, la Vaga Esperanza, la Visión Secreta.
Esta epopeya que tenemos delante la van a escribir las masas hambrientas de indios, de campesinos sin tierra, de obreros explotados; la van a escribir las masas progresistas, los intelectuales honestos y brillantes que tanto abundan en nuestras sufridas tierras de América Latina.
piensa que ha de lograr algo de otra suerte, se equivoca muy mucho.» En una época de severas virtudes, ya que no de virtudes severas, de sentimientos democráticos, aquella contestación hubiera sido aplaudida; mas entonces había tal corrupción en las costumbres y era tal el espíritu aristocrático y de subordinación a las altas jerarquías sociales, que el rey, los cortesanos, las damas y pueblo todo, para no indignarse de los humos de la viuda y de su hija, determinaron reírse y declararlas tonti-locas, llamándolas las cogotudas hambrientas, las reinas andrajosas, las pereciendo por su gusto y otros dictados y títulos de escarnio.
Con lo que, a costa del generoso heredero y del tío que en mal hora pasara a mejor vida, hicieron su agosto esas hambrientas sanguijuelas que el Diccionario de la lengua llama albaceas.
Falta el pasto; las heladas lo han quemado, o el sol de verano; y, raquíticas, endebles, bamboleándose en las patas que se les cruzan, vagan, despuntando las pajas duras y la puna, sin jugo, las vacas hambrientas.
Están dispuestas a contratar talento caro para proyectos que no son generadores directos de ingresos incluso durante las fases más hambrientas de capital de la carrera hacia la IPO.
Las paradas no siempre salían como era de desear; en unas, se encontró romerillo, y quien sabe si no hubiera habido mortandad, a no ser la previsión que tuvo don Florencio de hacer zahumar en seguida las ovejas con una fogata de la misma planta; así se evitó un desastre seguro, pues en el campo de donde venían, no se conocía semejante peligro y las ovejas incautas y hambrientas, apenas en libertad, habían empezado a pellizcar las ramas florecidas.
Tampoco se mostró esquivo Cornudet a las insinuaciones de la moza, y con ella y las monjitas, tendiendo un periódico sobre las rodillas de los cuatro, formaron, en la parte posterior del coche, una especie de mesa donde servirse. Las mandíbulas trabajaban sin descanso; se abrían y cerraban las bocas hambrientas y feroces.
Señor, es que al comienzo de mi viaje, mi cántaro vertiendo, con el agua que debía beber regué los cardos y en mi sed bebí lágrimas; Sefior, es que mi pan desmigajando hice que hambrientas aves se saciaran, y tuve que probar silvestres frutas que amargas me supieron, muy amargas; Señor, y anduve errante y fui mendiga, y mis sienes tuvieron por almohada sólo piedras, que en pago me pidieron la sangre de cien llagas; y anduve largo trecho del camino...