halo-

halo-

pref. Componente de palabra procedente del gr. hals, halos, que significa sal, mar halógeno.

halo-

 
Prefijo procedente del gr. háls, sal.
Ejemplos ?
En torno a ti, y a cuanto es tuyo, encuentro halo de luz, atmósfera de santo; como al santuario a visitarte hoy entro y algo hay solemne en tu adorable encanto.
Sustituyó, para decirlo de una vez, un régimen de explotación, velado por los cendales de las ilusiones políticas y religiosas, por un régimen franco, descarado, directo, escueto, de explotación. La burguesía despojó de su halo de santidad a todo lo que antes se tenía por venerable y digno de piadoso acontecimiento.
El hombre que ha entrado tiene el rostro del padre muerto. Un halo de luz dorada orla sus blancos cabellos. Lleva un haz de leña al hombro y empuña un hacha de hierro.
2 Tomó pues el capitán de la guardia á Jeremías, y díjole: Jehová tu Dios habló este mal contra este lugar; 3 Y halo traído y hecho Jehová según que había dicho: porque pecasteis contra Jehová, y no oísteis su voz, por eso os ha venido esto.
Para esto hace falta que las cosas irradien más allá de lo que cada una es en realidad cierto halo imaginario y como luminosa palpitación; que aparezcan en nuestro paisaje rodeadas de aureola, al modo que el Arcángel Gabriel, y como él, sean mensajeras de anunciaciones.
No sabe cómo me ha impresionado su belleza de mujer madura... Es como si un halo de misterio la rodeara... —Alfredo es uno de los amigos más galantes que tengo, Elena...
La Fama a todos ilustres proclama, sus hechos ínclitos nombra, constela con ellos la sombra y forma un halo en el azur, a la dantesca Cruz del Sur.
El bosque verdadero se compone de los árboles que no veo. El bosque es una naturaleza invisible — por eso en todos los idiomas conserva su nombre un halo de misterio.
No era el dinero vil y odioso que se abomina porque hay que ganarlo con trabajos penosos, sino dinero agilísimo, una esfera de plata con dos piernas de gnomo y barba de enano, un dinero truhanesco y bailarín, cuyo aroma como el vino generoso arrastraba a divinas francachelas. Nuestras pupilas estaban limpias de inquietud, osaría decir que nos nimbaba la frente un halo de soberbia y audacia.
b) C. sueña ver, en la carretera de X, a una muchacha rodeada de un blanco halo de luz y vestida con una blusa blanca. El soñador había visto su primera escena de amor en dicha carretera y con una muchacha llamada Blanca.
Y abriendo la túnica mostró una brasa viva, una especie de enorme rubí, que se inflamaba hacia el lado izquierdo. A su lumbre, la obscuridad se encendió, y fue visible el halo luminoso que cercaba la dulce cabeza de Jesús.
Tiene por Norte El propio ensueño en la fortuna extraña: Conservar el amor de la consorte, Y con él y un caudal volver a España. ¡Oh ilusión, rica y tenue como un halo!