halo


También se encuentra en: Sinónimos.

halo

(Del lat. halos < gr. halos, era de trillar.)
1. s. m. ASTRONOMÍA Corona luminosa de colores desvaídos que se ve, a veces, rodeando al Sol o a la Luna.
2. Círculo de luz difusa que rodea un cuerpo luminoso.
3. ELECTRICIDAD Círculo luminoso que suele representarse rodeando la cabeza de los santos. nimbo
4. Brillo que da la fama o el prestigio, o que caracteriza a algunas cosas un halo de misterio envolvía la leyenda de la mansión.
NOTA: También se escribe: halón

halo

 
m. meteor. Círculo blanco o irisado que aparece a veces alrededor del Sol o de la Luna.
b. art. Resplandor que en imaginería religiosa rodea a los santos.
fot. Aureola que rodea la imagen fotográfica de un objeto brillante.
fig.Brillo que da la fama o el prestigio.

halo

('alo)
sustantivo masculino
1. círculo luminoso que rodea a algunos astros La luna tiene halo esta noche.
2. círculo luminoso que se representa encima o detrás de la cabeza de las imágenes religiosas Los santos tienen un halo detrás de la cabeza en las pinturas.
3. atmósfera simbólica que rodea a una persona La vida de la actriz estaba envuelta en un halo de misterio.
Sinónimos

halo

sustantivo masculino

halo:

luminosidadresplandor, fulgor,
Traducciones

halo

halo

halo

halo

halo

هالة

halo

halo

halo

halo

halo

Halo

halo

הילה

halo

Halo

halo

SM
1. [de luna, sol] → halo
2. [de santo] → halo
3. (= fama) → aura

halo

m halo
Ejemplos ?
25 Y la escritura que esculpió es: MENE, MENE, TEKEL, UPHARSIN. 26 La declaración del negocio es: MENE: Contó Dios tu reino, y halo rematado.
Para esto hace falta que las cosas irradien más allá de lo que cada una es en realidad cierto halo imaginario y como luminosa palpitación; que aparezcan en nuestro paisaje rodeadas de aureola, al modo que el Arcángel Gabriel, y como él, sean mensajeras de anunciaciones.
La Fama a todos ilustres proclama, sus hechos ínclitos nombra, constela con ellos la sombra y forma un halo en el azur, a la dantesca Cruz del Sur.
No ha sufrido bastante. Del sufrimiento, como el halo de la luz, brota la fe en la existencia venidera. Ha vivido con la mente, que ofusca; y con el amor, que a veces desengaña; fáltale aún vivir con el dolor que conforta, acrisola y esclarece.
No por eso deja Dios de darle un consejo santo, justo y bueno: «Sosiégate -dice-, porque a ti se convertirá, tú serás señor de éI.» ¿Halo de ser acaso de su hermano?
28 Esto es lo que respondo á Faraón. Lo que Dios va á hacer, halo mostrado á Faraón. 29 He aquí vienen siete años de grande hartura en toda la tierra de Egipto: 30 Y levantarse han tras ellos siete años de hambre; y toda la hartura será olvidada en la tierra de Egipto; y el hambre consumirá la tierra; 31 Y aquella abundancia no se echará de ver á causa del hambre siguiente, la cual será gravísima.
En otras épocas, muy distantes ya, el maestro, magister, magis, el de más conocimientos, mago, como un actor en su escenario, se encumbraba en la cátedra; suntuoso sillón inaccesible para los ignaros, y desde allí, envuelto en su toga omnisciente, desplegaba los principios y profundidades de su sapiencia en torno de un tema de una asignatura del trívium o del cuadrivium, haciendo de la compleja claridad, su halo didascálico con el que instruía.
Pero si el sufragio universal no era la varita mágica que habían creído los probos republicanos, tenía el mérito incomparablemente mayor de desencadenar la lucha de clases, de hacer que las diversas capas intermedias de la sociedad burguesa superasen rápidamente sus ilusiones y desengaños, de lanzar de un golpe a las cumbres del Estado a todas las fracciones de la clase explotadora, arrancándoles así la máscara engañosa, mientras que la monarquía, con su censo electoral restringido, sólo ponía en evidencia a determinadas fracciones de la burguesía, dejando escondidas a las otras entre bastidores y rodeándolas con el halo de santidad de una oposición conjunta.
Pues «Francia ha pasado ya con frecuencia por un gobierno de favoritas pero nunca todavía por un gobierno de chulos» Acosado por las exigencias contradictorias de su situación y al mismo tiempo obligado como un prestidigitador a atraer hacia sí, mediante sorpresas constantes, las miradas del público, como hacía el sustituto de Napoleón, y por tanto a ejecutar todos los días un golpe de Estado en miniatura, Bonaparte lleva el caos a toda la economía burguesa, atenta contra todo lo que a la revolución de 1848 había parecido intangible, hace a unos pacientes para la revolución y a otros ansiosas de ella, y engendra una verdadera anarquía en nombre del orden, despojando al mismo tiempo a toda la máquina del Estado al halo de santidad...
Y abriendo la túnica mostró una brasa viva, una especie de enorme rubí, que se inflamaba hacia el lado izquierdo. A su lumbre, la obscuridad se encendió, y fue visible el halo luminoso que cercaba la dulce cabeza de Jesús.
¡La degradación burguesa de los pretendientes, he ahí lo que se persigue! ¡Se les quiere despojar del halo de santidad, de la única majestad que les queda, de la majestad del destierro !
Tiene por Norte El propio ensueño en la fortuna extraña: Conservar el amor de la consorte, Y con él y un caudal volver a España. ¡Oh ilusión, rica y tenue como un halo!