halagüeño

(redireccionado de halagüeños)
También se encuentra en: Sinónimos.

halagüeño, a

1. adj. Que halaga tus frases halagüeñas le levantaron la moral. complaciente, halagador, lisonjero, risueño, satisfactorio desagradable, molesto
2. Que es incitante o prometedor las perspectivas laborales son halagüeñas; tenemos noticias halagüeñas sobre el resultado de la operación.

halagüeño, -ña

 
adj. Que halaga.
Que lisonjea o adula.
Que atrae con dulzura y suavidad.

halagüeño, -ña

(ala'gweɲo, -ɲa)
abreviación
1. que da indicios de éxito o satisfacciones futuras Los resultados de la inversión no resultaron tan halagüeños como se esperaba.
2. hecho, dicho que satisface el orgullo o la vanidad No confíes en sus palabras halagüeñas.
Sinónimos

halagüeño

, halagüeña
adjetivo

halagüeño:

lisonjerohalagador, favorable, prometedor, adulador,
Traducciones

halagüeño

ADJ
1. (= prometedor) [perspectiva] → promising, rosy
2. (= adulador) [opinión, observación] → flattering
3. (= agradable) → pleasing; (= atractivo) → attractive, alluring
Ejemplos ?
Trabajando habían aprendido a trabajar, y si los primeros surcos habían salido irregulares y torcidos, después de la segunda reja no se conocía; la semilla bien elegida por el ojo certero de Robledo, y desparramada del modo más parejo por sembradoras mecánicas, había brotado a las mil maravillas; los animales bien cuidados se habían conservado listos para seguir rompiendo tierra: el cielo se había mostrado clemente para con estos novicios: había llovido oportunamente y no demasiado; la langosta no había llegado allí, y los precios se conservaban halagüeños.
El pasado perfuma los ensueños con esencias fantásticas y añejas y nos lleva a lugares halagüeños en épocas distantes y mejores; ¡por eso a los poetas soñadores, les son dulces, gratísimas y caras, las crónicas, historias y consejas, las formas, los estilos, los colores, las sugestiones místicas y raras y los perfumes de las cosas viejas!
Y revolviendo y mezclando defectos y calidades, con paciencia y mucho fuego, podía ya la Argentina calcular más o menos lo que, con el tiempo, daría la simiente que iba a desparramar en sus inmensos dominios, modificada, por supuesto, por el ambiente de bienestar y de trabajo productivo en que la podría cultivar, cuando se vio obligada -y esto es ayer-, a mezclar con, ella precipitadamente, por no permitir su rechazo imprudentes compromisos anteriores de hospitalidad, una cantidad de elementos nuevos, desconocidos de ella y de sus consejeros y que, francamente, a primera vista, no parecen todos prometer resultados muy halagüeños.
Cercada de fantasmas halagüeños, Allí la ardiente juventud habita, Que dando lindas formas a sus sueños, El imperio del mundo solicita: Como para acabar tantos empeños Todo lo hermoso y fuerte necesita, Presenta a nuestra mente deslumbrada Todo el vano esplendor de su morada.
Mas si han de expirar mis quejas En tus rejas, No me las abras, Mariana, Noche ni día, Cuando en tus cándidos sueños Oír tal te vez parece De compases halagüeños El son que se desvanece, No son los tenues lamentos De los vientos, Que murmuran al pasar; No es el ruido de la fuente Transparente, Sino el son de mi cantar.
Asimismo, consintió en mandar allá con mil vacas a interés a un muchacho, Cirilo, a quien quería ayudar, y que le aseguraba tener sobre aquellos campos, y de fuente segura, datos mucho más halagüeños.
El reino acababa de pasar por los horrores de una larga y desastrosa guerra, las pasiones de partido estaban en pie, la inmoralidad cundía y Francisco Girón se aprestaba ya para acaudillar la sangrienta revolución de 1553. No eran ciertamente halagüeños los auspicios bajo los que se encargó del mando el marqués de Mondéjar.
o hay antiguo colegial del Convictorio de San Carlos en quien el nombre de Halicarnaso no despierte halagüeños recuerdos de los alegres, juveniles días.
ACOBINOS. Voz tomada de la francesa jacobín, que tiene varios significados, á cual mas halagüeños. 1.º Así se llamaban en Francia los frailes dominicos, cuando los habia.
Que las danzas bulliciosas, las alegres serenatas, las mil quimeras dichosas de la alegre sociedad, aún no hablan en tumulto, ido a tender en sus sueños los dos lazos halagüeños de amor y de vanidad.
Cuando Andrés acabó de leer la carta, su único amparo al dejar su patria, y a vueltas de algunos halagüeños comentarios que se hicieron sobre aquélla, la pobre mujer, a quien ahogaba el llanto, mandó entrar en casa a su hijo para que su hermana le limpiara la ropa que llevaba puesta y se la guardara, mientras ella daba las últimas puntadas a una camisa.
es el único órgano legítimo de la voluntad de los pueblos de la Provincia ” y declarar por consecuencia, que se considerará como sediciosos y anarquistas a “cualquier individuo o individuos que quisieren considerarse autorizados para reclamar derechos de la Provincia o entablar pretensiones que puedan de algún modo alterar el orden público”, expresa que: “La Junta espera con fundamento que todos los habitantes de la Provincia prestarán mano fuerte a las autoridades para acabar de hacer volver a entrar en la nada estas últimas tentativas de un delirio criminal e impotente, contribuyendo de este modo a quitar los obstáculos que producen tales acontecimientos, para caminar hacia los halagüeños destinos que preparan a la Provincia las autoridades nacionales”.