hagiógrafo


Búsquedas relacionadas con hagiógrafo: hagiográfico, hagiografía

hagiógrafo, a

(Del bajo lat. hagiographus.)
1. s. RELIGIÓN Persona que escribe vidas de santos.
2. RELIGIÓN Persona que escribió cualquiera de los libros de la Biblia.

hagiógrafo

 
m. bib. Autor de cualquiera de los libros de la Santa Escritura.
rel. Biógrafo de santos.
Traducciones

hagiógrafo

agiografo

hagiógrafo

/a SM/Fhagiographer
Ejemplos ?
En el año 1900 el hagiógrafo Louis Duchesne publica en la revista de Toulouse Annales du Midí un artículo bajo el título «Saint Jacques en Galice» en el que sugiere que el que realmente está enterrado en Compostela es Prisciliano, basándose en el viaje que sus discípulos hicieron con los restos mortales del hereje hasta su tierra natal.
Posteriormente, como, con toda la fuerza posible, intentaron moverse, pero no fueron capaces de dar un paso más, comenzaron a girar de la manera más ridícula, hasta que, no siendo capaces de sostener el peso, soltaron el cuerpo sin vida.” Al descubrir su error, Martín de nuevo levantó su mano para dejarlos proseguir: “así” señala el hagiógrafo, “él, mientras le placía, los obligó a permanecer quietos y, cuando consideró que era bueno, les permitió retirarse”..
Algunos santos medievales son citados por el epíteto de bellator Domini (guerrero del Señor) o similares: San Cathróe o Cathróe de Metz (Cadroe abbate o Cadroe el abad), monje escocés del siglo X, llevaba como nombre Cathróe, traducido por su hagiógrafo como bellator in castris Dominis (guerrero en el campamento del Señor).
Este último está a cargo también de la abadía de Lobbes (como Éracle el cual era también abade), y confía la dirección a su amigo Folcuin, y luego a Hérigier, poeta, hagiógrafo, teólogo, hombre de ciencias, y amigo de Gerbert.
Thomas de Cantimpré (1201, Bruselas - 15 de mayo 1272) fue un teólogo y hagiógrafo belga. En 1232, ingresa en la orden de los dominicos en Lovaina.
odolfo de Fulda, Rudolf de Funda (nacido antes del año 800 y fallecido el 865 en Fulda) monje benedictino, hagiógrafo y teólogo alemán.
Y si preguntamos que de qué manera ha de entenderse este influjo y acción de Dios como causa principal en el hagiógrafo, se ve que no hay diferencia entre las palabras de Jerónimo y la común doctrina católica sobre la inspiración, ya que él sostiene que Dios, con su gracia, aporta a la mente del escritor luz para proponer a los hombres la verdad en nombre de Dios; mueve, además, su voluntad y le impele a escribir; finalmente, le asiste de manera especial y continua hasta que acaba el libro.
Hay quienes sostienen que estas opiniones erróneas no contradicen en nada a las prescripciones de nuestro predecesor, el cual declaró que el hagiógrafo, en las cosas naturales, habló según la apariencia externa, sujeta a engaño.
Porque ¿quién no ve que San Jerónimo dice, no que el hagiógrafo en la relación de los hechos sucedidos se atenga, como desconocedor de la verdad, a la falsa opinión del vulgo, sino que sigue la manera común de hablar en la imposición de nombres a las personas y a las cosas?
Confesor de la Infanta Margarita de Austria, y de la Real Casa de Franciscas Descalzas de Madrid. Prolífico hagiógrafo e historiador de su Orden.
dón de Viena, latinizado como Ado viennensis (799 - Vienne, 16 de diciembre de 875), obispo de Vienne, la Viena francesa, santo de la iglesia católica romana, historiador y hagiógrafo.
Recibió entonces, según el hagiógrafo, una revelación transmitida por medio de Gabriel donde se anunciaba la reconstrucción de la ciudad, la muerte de un Ungido (Mesías) y el cumplimiento de todas las profecías.