hada


También se encuentra en: Sinónimos.

hada

s. f. LITERATURA, MITOLOGÍA Ser fantástico con aspecto de mujer, que aparece en la literatura y en algunas mitologías, y al que se le atribuyen poderes sobrenaturales.

hada

 
f. Ser fantástico que se representaba bajo la forma de mujer dotada de poder sobrenatural.

hada

('aða)
sustantivo femenino
literatura ser fantástico con figura de mujer y poderes mágicos El hada madrina de Cenicienta convirtió sus harapos en un hermoso vestido.
Sinónimos

hada

sustantivo femenino
hechicera*, maga, ninfa, bruja.
Hada designa a un ser fantástico que aparece en los cuentos y que utiliza sus poderes mágicos para favorecer a sus elegidos: hada madrina. Ninfa alude a una divinidad fluvial, pobladora de los ríos.
hechicero

hada:

ninfahechicera, maga, espíritu,
Traducciones

hada

fairy

hada

fada

hada

Fee

hada

feino

hada

fée

hada

fata

hada

fee

hada

fada

hada

фея

hada

víla

hada

fe

hada

keijukainen

hada

vila

hada

妖精

hada

요정

hada

fe

hada

duszek

hada

älva

hada

นางฟ้า

hada

peri

hada

tiên

hada

фея

hada

童話

hada

SFfairy
cuento de hadasfairy tale
hada buenagood fairy
hada madrinafairy godmother
Ejemplos ?
Y allí seguían los dos, semejantes a un rey y una reina, bajo el árbol fragante; y él contaba a su anciana esposa la historia del hada del sabucal, igual que se la habían contado antes a él, cuando era un chiquillo; y los dos convinieron en que en aquella historia había muchas cosas que corrían parejas con la propia; y lo que más se parecía era lo que más les gustaba.
esuena el atambor y la trompeta ue convoca a las gentes a la plaza;, cuando del caballo y la carreta e oye el estruedo y pública algaraza, rifón las fuertes armas se encorseta, ue son de extraña y prodigiosa raza; uesto que impenetrables y encantadas ueron del Hada Blanca fabricadas.
-Estuviste durmiendo mientras yo y él discutíamos sobre si era un cuento o una historia. -¿Y dónde está el hada del saúco? -preguntó el niño.
yo quisiera... Los sollozos le embargaban la voz y no podía continuar. Su madrina, que era hada, le dijo: -¿Deseas ir al baile? ¿He adivinado?
-Así es -dijo la muchachita del árbol-. Algunos me llaman hada, otros Dríada, pero en realidad mi nombre es Recuerdo. Yo soy la que vive en el árbol, que crece y crece continuamente.
---- La libertad no es diosa que pide adoración, ni hada que regala dones a quienes la invocan con palabras melosas; es una necesidad que los seres dignos y conscientes procuran satisfacer poniendo en juego el cerebro y el músculo.
El hada Libélula, el hada del jardín, se acercó a ella y le dijo que volviera a reír, pues el color rosa quiere decir la ternura del cariño que es lo más inocente del amor.
El hada con buen humor, es decir, una humorada, se quitó el color de humo al volver a ser humana y al recobrar la humildad, humorista humanitaria, sin más humíferos gestos tan solo dijo humectada: -Pajaritos a volar; aquí el cuento va a acabar y en bien de la humanidad no me vuelvo más a ahumar.
Tenía los ojos grandes y rodeados de un sombrío cerco de pestañas negras, en cuyo fondo brillaba el punto de luz de su ardiente pupila como una estrella en el cielo de una noche oscura. Sus labios, encendidos y rojos parecían recortados hábilmente de un paño de púrpura por las invisibles manos de un hada.
En la mano derecha llevaba una varita de plata, y la reina, que no era lerda, conoció por la varita que era un hada o maga benéfica aquella señora.
En ese preciso instante, vieron en su cocina a una dama muy hermosa, que les dijo: -Soy un hada; prometo concederles las tres primeras cosas que deseen; pero tengan cuidado: después de haber deseado tres cosas, no les concederé nada más.
Tenían ya bisnietos, y pronto celebrarían las bodas de oro, aunque apenas se acordaban ya del día de su boda; el hada, desde el árbol, parecía tan satisfecha como esta de aquí.