Ejemplos ?
Y Antonio saltó de la cama. Era su compadre, el compañero de pesca, que le avisaba para hacerse a la mar. Había dormido poco aquella noche.
Todos esperaban poder embarcarse en algún buque de guerra, pero, como la mayor parte de ellos ya habían llenado sus espacios y algunos otros, —el Shannon entre éstos—, tenían órdenes del Almirante de estar preparados para entrar en acción y listos para hacerse a la mar, fue imposible que pudieran acoger nuevos refugiados.
Artículo 48.- Con respeto a las disposiciones internacionales señaladas en el artículo 46 de esta Ley, para hacerse a la mar, toda embarcación requerirá de un despacho de salida del puerto, de conformidad con las siguientes normas: I.
El delegado honorario estará facultado para negar el despacho de salida a las embarcaciones de las citadas categorías, que por causas de seguridad, en la navegación y de la vida humana en el mar de conformidad con las disposiciones internacionales, legales y reglamentarias se consideren faltas de aptitud para hacerse a la mar.
Los patrones de embarcaciones o quien dirija la operación en los artefactos navales, por no cumplir con lo dispuesto por el artículo 30; III Los capitanes o patrones de embarcaciones por: a. Hacerse a la mar, cuando por mal tiempo o previsión de éste, la autoridad marítima prohíba salir; y b.
Su ilustrísima esperó que estuviese lista para hacerse a la mar, con rumbo a Indias, la flota de veinte buques que mandaba el almirante don Pablo Contreras, y embarcose en una de las naves.
Era necesario que llevara a su madre el cuerpo de la esposa adorada, aunque, por otra parte, no ignoraba que un prejuicio universal le impediría hacerlo abiertamente. De cada diez pasajeros, nueve habrían abandonado el barco antes de hacerse a la mar en compañía de un cadáver.
Como el puerto no era a propósito para invernar, la mayoría decidió hacerse a la mar desde allí, por si era posible llegar a Fénica, un puerto de Creta que mira al suroeste y al noroeste, y pasar allí el invierno.
En verdad que, si el ejército pudiera hacerse a la mar, no podría yo concederte ese favor; pero ya que un dios no nos envía vientos propicios, tenemos que quedarnos esperando á poder navegar.
Pero al venir la primavera y hacerse a la mar el primer vapor, le entró a Knud un gran deseo de marcharse lejos, muy lejos a correr mundo, aunque no de ir a Francia.
Entonces los almirantes británico y francés empeñaron su palabra de honor con el Cuerpo Diplomático, —el que informó al General Baquedano—, que si no garantizaba la propiedad de los neutrales, y los soldados la destruían, la flota neutral inmediatamente destruiría a la flota chilena en el Callao; de allí la orden dada al Shannon de prepararse para actuar y de estar listo para hacerse a la mar.
El San Justo también tomó parte en la accidentada operación de rescate, mediante la cual parte de los buques refugiados en Cádiz volvieron a hacerse a la mar intentando rescatar a alguno de los navíos capturados por los ingleses.