hablarse

hablarse

(a'βlaɾse)
verbo pronominal
relacionarse con otra persona Hace tiempo que ya no se hablan.
Ejemplos ?
Así como se habla de escuela nueva, debe hablarse de maestro nuevo, consciente de la época que vive, colocado en la situación progresista de nuestro tiempo, alejado de arcaísmos negativos, dispuesto a convertir el trabajo en algo claro, interesante y útil para los educandos.
Ahora bien; examinados todos estos documentos, que pasan fácilmente de una veintena, a la luz de los antecedentes históricos, políticos, legislativos y de carácter social que hemos relacionado y si se recuerda y aprecia además el hecho de que no hubo ni podría hablarse válidamente de reasunción de soberanía usurpada en el caso a que referimos porque nuestros pueblos se desligaban de una dependencia que podría llamarse natural en el sentido de consubstanciación desde los orígenes con su propia vida a la manera de la filiación y no de una dependencia de extraño o extranjero impuesta en un determinado momento anterior por la violencia o el engaño ¿qué advertimos?
Pero no sólo hubo una Hispanidad europea, también puede hablarse de una Hispanidad asiática, y de una Hispanidad americana, que es la que nos interesa.
con menos señoríos, y todo esto ocasionado solamente deste recato y desconfianza, indigno de hablarse en él por introducido sin fundamentos ningunos de razón.
La nación es una comunidad social unida por vínculos de tradición, sentimientos, etcéte,ra, y mientras que en la nación no exista una autoridad capaz de ejercer su soberanía, es decir, su propio poder, no puede hablarse de Estado, éste existe cuando se consolida la autoridad.
Tampoco resulta posible establecer una característica fija del sueño de asociación: «En los sueños de asociación propiamente dichos no puede ya hablarse de un tal nódulo firme, pues su centro se halla también constituido por una agrupación inconexa.
Demasiado sabe usted que no puede hablarse de este delito más que con respecto a la madre que mata a su hijo recién nacido.» «Exacto».
En relación con esto recordamos también la discusión que en la Edad Media se desarrolló sobre el momento en que el alma entraba en el feto, pues sólo a partir de él podía hablarse de asesinato.
Nuestra campaña tenía dueños desde medio siglo antes, si de tales puede hablarse tratándose de cazadores y pastores, cuando empezó a surgir el Real de San Felipe y Santiago.
En las últimas fases -que terminaban siempre con la muerte- adquirían un color grisáceo y un aspecto quebradizo, tal como había ocurrido con los cerdos. En el caso de las vacas no podía hablarse de veneno, ya que estaban encerradas en mi establo.
En las últimas fases - que terminaban siempre con la muerte- adquirían un color grisáceo y un aspecto quebradizo, tal como había ocurrido con los cerdos. En el caso de las vacas no podía hablarse de veneno, ya que estaban encerradas en mi establo.
Ni Pérez ni Álvarez abandonaban el sitio; se sentaban muy cerca uno de otro, sin hablarse, mirándose de soslayo con rayos y centellas.