Ejemplos ?
- quiso saber el Loro. Alicia contestó con entusiasmo, porque siempre estaba dispuesta a hablar de su amiga favorita: - Dina es nuestra gata.
Brujo Nocturno, Guarda-Botín. Brujo Lunar. Oyeron hablar de una ciudad, partieron. He aquí los nombres de los lugares adonde fueron Brujo del Envoltorio.
Fíjate bien en lo que vas a decir, Aristófanes, y habla como si tuvieras que rendir cuenta de cada una de tus palabras, y puede ser que si me parece bien te trate con indulgencia. -Sea como quieras, Eryximacos, me propongo hablar de otra manera que Pausanias y tú.
He oído decir muchas cosas de la Tierra, pero no son las mismas que te han dicho. Me agradaría oírte hablar de esto. Para referírtelo, caro Simmias, no creo que sea necesario poseer el arte de Glauco, pero probarte la verdad de ello es más difícil y no sé si bastaría todo el arte de Glauco.
Largo es hablar de Alda de Sajonia, o de la insigne condesa de Celano, o de Blanca María de Catalonia, o de la hija del rey siciliano, o de la bella Lipa de Bolonia; tantas, de que, aun haciendo loor liviano, si de una en una en su virtud ahondo, será arrojarse a océano sin fondo.
Los frutos eran otras tantas rutilantes estrellas, y un canto y una música deliciosos resonaban en la destartalada habitación. Jamás había imaginado el duendecillo una magnificencia como aquélla, jamás había oído hablar de cosa semejante.
, utilizar estos términos es un profundo error que es necesario salvar. Se debe hablar de Reinos, países, provincias de América, que eran los términos usados, pero nunca de Colonias.
Esto es un principio absoluto bajo los Austrias, aunque bajo los Borbones se atempera bastante, pues se comienza a hablar de colonias, palabra importada de Francia.
Mas dejemos, por Dios, Señor, a un lado hablar de ira y poetizar de muerte; baste por esta vez lo aquí contado del no menos cruel infiel que fuerte; que es tiempo de volver donde he dejado a Grifón en Damasco y a su suerte con la vil Orrigila y, de su mano, aquel que es su galán, y no su hermano.
Miraban en todas direcciones en busca de algo..., aunque no podían decir de qué. Fue entonces cuando comprobaron que Thaddeus había estado en lo cierto al hablar de lo que ocurría con los árboles.
Debo deciros que además de lo provechoso que es hablar u oír hablar de filosofía, no hay nada en el mundo en lo que con más gusto tome parte; en cambio me muero de fastidio cuando os oigo a vosotros, los que tenéis dinero, hablar de vuestros intereses.
Y a continuación cada una de las madres se puso a hablar de sus hijos, mientras éstos charlaban entre sí, y con las pinzas de la cola se dedicaban a pellizcar las antenas del escarabajo.