Ejemplos ?
En el portón de entrada de su casa se leía la frase: "Pensar Alto, Sentir Hondo, Hablar Claro" En el año 1963 se traslada a San Carlos de Bariloche ya que sus hijos Anna y Peter se encontraban en esa ciudad.
Con el fin de evitar ser enlistado en la Wehrmacht, el vicario general Nathan von Branitz le asignó el puesto de administrador de la parroquia de Strandorf (1941-1943) en la región de Hlučín. Debido a estas actividades y su hablar claro, estuvo en la mira de las autoridades.
La familia Ruan era leal a la dinastía Cao Wei, enfrentada a la famila Sima, cuyas convicciones morales y voluntad por hablar claro generalmente superaban a su poder político o militar real.
Lo anterior, recoge una antigua regla romana (interpretatio contra stipulator), su fundamento se encuentra en el principio de la responsabilidad, que impone la carga de hablar claro.
También creyó en hablar claro y el cristianismo muscular, y su llamado a los cristianos para tomar la actitud de "me importa un bledo" a las cosas del mundo causó algún escándalo.
Miren, óiganme, porque voy a hablar claro, para que no tengan miedo; les advierto desde ahora que no tienen que tener miedo de que le pase nada a nadie.
Tener un as en la manga."poseer un recurso escondido" Poner las cartas sobre la mesa. "hablar claro de un asunto controverso" Poner contra las cuerdas.
Con un dibujo de Alfredo Hlito. Fondo de Escritores Asociados, Buenos Aires, 1963. Hablar claro (poesía). Con dibujos de Rómulo Macció y portada de Rogelio Polesello.
Augusto Marquet(1967) “Sentir hondo, pensar alto y hablar claro” (actual lema del Colegio de Pilotos Aviadores de México A.C.) P.A.
er poeta, según afirma un escritor de fama, es sentir hondo, pensar alto y hablar claro, y cuán pocos de los que el vulgo llama poetas, han cumplido con estas raras condiciones.
Es preciso hablar claro por verdadero patriotismo, ahora que piden la paz con motivos impuros y egoístas muchos que por motivos egoístas e impuros pidieron la guerra.
Las ideologías explican los hechos vulgares, y si en España no se hace caso de los ideólogos es porque éstos han dado en la manía de empolvarse y engomarse, de "academizarse", en una palabra, y no se atreven a hablar claro por no desentonar, ni a hablar de los asuntos del día por no caer en lugares comunes.