guardapolvo


También se encuentra en: Sinónimos.

guardapolvo

1. s. m. INDUMENTARIA Y MODA Prenda de vestir larga y de tejido ligero que se pone sobre la ropa para protegerla el pintor usa un guardapolvo mientras trabaja. bata
2. Funda que se pone encima de una cosa para protegerla del polvo dejó guardapolvos sobre los muebles cuando se fue de la casa.
3. EQUITACIÓN Pieza de cuero unida al botín de montar y que cae sobre el empeine del pie.
4. Tapa interior de los relojes de bolsillo para resguardar la máquina.
5. CONSTRUCCIÓN Tejado voladizo construido sobre un balcón, una ventana o una puerta para desviar el agua de lluvia.
6. ARTE Marco que encuadra el retablo.
NOTA: También se escribe: guardapolvos

guardapolvo

 
m. Resguardo que se pone encima de una cosa para protegerla del polvo.
Sobretodo de tela ligera para preservar el traje del polvo.
Pieza de cuero unida al botín de montar y que cae sobre el empeine del pie.
Tapa interior que suelen tener los relojes de bolsillo.
Tejadillo voladizo para desviar las aguas llovedizas.
En los coches, hierros que van desde la vara de guardia hasta el eje.

guardapolvo

(gwaɾða'polβo)
sustantivo masculino
prenda de vestir que se pone sobre otras para protegerlas de la suciedad Los niños van a la escuela con guardapolvos blancos.
Sinónimos
Traducciones

guardapolvo

пыльник

guardapolvo

romper

guardapolvo

spolverino

guardapolvo

SM
1. (= cubierta) → dust cover, dust sheet
2. (= bata) → dust coat; (= mono) → overalls pl; (= sobretodo) → outdoor coat
3. [de reloj] → inner lid
Ejemplos ?
De un balcón sentóse cerca, muy pensativa la dama, en un gran sillón dorado, cuyo respaldo formaba un dosel o guardapolvo en una curva gallarda, de castillos, de leones y de corona adornada; un vistoso brial de seda verde y con labores varias de sirgo y perlas, y en torno de oro recamos y franjas, era su traje; una toca muy más que la nieve blanca y un claro cendal cubrían sus trenzas negras y largas.
Al pie del poste de una glorieta dormitaba un perro, y cuando se detuvo para llamar frente a la escalinata apareció por la puerta la gigantesca figura del Astrólogo, cubierto con un guardapolvo amarillo y la galera echada sobre la frente, sombreándole el anchuroso rostro romboidal.
Erdosain chupaba la flor blanca de la madreselva y el Buscador de Oro, los codos apoyados en las rodillas, miraba atentamente el suelo. Fumaba el Rufián y Erdosain espiaba el mongólico semblante del Astrólogo, con su guardapolvo gris abotonado hasta la garganta.
El deseo se hincha y torna con el breve ritmo de un seno. Dulce vagar recogido y enrollado. Guardapolvo y texto. Tardes de noviembre.
En Binghamtom, residencia de Smith, que era Gran Dragón de la Orden, se contaban 75.000 adeptos, y en Oklahoma éstos hicieron decretar por las Cámaras un «bill» suspendiéndolo a Walton, el gobernador, por perseguirlos, de tal modo que prácticamente el estado se encontraba hasta hace poco tiempo bajo el control del Klan. El guardapolvo amarillo del Astrólogo parecía la vestimenta de un sacerdote de Buda.
Al llegar a la quinta y entreabrir una de las puertas, vio venir a su encuentro al Astrólogo, cubierto de un largo guardapolvo gris y un sombrero de paja.
Por eso quiero finalizar con algo que me interesa mucho como es la educación, también pedirle a todos los hombres y mujeres que tienen ese inmenso honor de vestir el guardapolvo blanco y también pedirle a los señores gobernadores y responsables de las 24 jurisdicciones, 23 gobernadores y 1 Jefe de la Ciudad, que hagamos un inmenso esfuerzo colectivo por cumplir todos los días de clase, los unos y los otros.
Sus pupilas verdes estaban tiesas en el Astrólogo, que, con el guardapolvo abotonado hasta la garganta y el pelo revuelto, pues se había quitado el sombrero, caminaba de un extremo a otro de la cochera, apartando con la punta de un botín los tallos de pasto seco que sembraban el suelo.
Sentado en un sillón forrado de raído terciopelo verde estaba un hombre vestido de gris, renegrida onda de cabellos le soslayaba la frente, y calzaba botines de cana clara. Onduló el amarillo guardapolvo del Astrólogo al acercarse al desconocido.
En la ampliación O. del templo, llevada a cabo en el siglo XIII, hay otra portada con dos arquivoltas apuntadas bajo guardapolvo.
A su derecha se abre un pequeña ventana asaetada. Está enmarcada con un guardapolvo ajedrezado, una arquivolta moldurada y un arquillo pentalobulado.
Se compone de cuatro arquivoltas ligeramente apuntadas, sobre las que corre un guardapolvo decorado con nido de abeja, al igual que la línea de imposta que las sustenta.