gruta


También se encuentra en: Sinónimos.

gruta

(Del siciliano grutta < lat. vulgar crupta < gr. krypte, bóveda subterránea, cripta.)
1. s. f. Cavidad natural entre riscos y peñas se ocultó en una gruta en las montañas. cueva
2. Imitación de una cueva en jardines o parques.

gruta

 
f. Cavidad natural o artificial abierta en riscos o peñas.

gruta

('gɾuta)
sustantivo femenino
cueva formada naturalmente o por la excavación de animales o el hombre en las rocas Al atardecer las olas del mar avanzaban hacia la orilla y llenaban las grutas.
Sinónimos
Traducciones

gruta

cova

gruta

barlang

gruta

洞窟

gruta

caverna

gruta

grot

gruta

caverna

gruta

الكهف

gruta

Пещера

gruta

Jeskyně

gruta

Grotte

gruta

המערה

gruta

Grotta

gruta

SFcavern, grotto
Ejemplos ?
Cerca de la gruta que habitaba, casi al final de aquel acantilado había otra no más pequeña cava, donde daba custodia a su ganado.
En seguida, pusieron a esta “tortuga” en el fondo de una gruta al pie de una gran montaña; Meaván, nombre de la montaña de la derrota.
Gozoso, pues, con las ovejas deja la infecta gruta, y sale al aire puro; y espera hasta que al fin rinda la ceja el Ogro bajo el fresco más oscuro.
365) = Las hadas de la Gruta de las hadas de Puy-de-Préchonnet vivían desde hace mucho tiempo felices en lo alto de su hospitalario monte.
Le cogió en sus brazos y le ocultó en una profunda gruta, bajo las entrañas de la divina tierra, en el monte Egeo de densa arboleda.
¡Adiós, Genio sombrío, más que tu gruta y tu torrente helado; no más exijo de tu labio impío, que al alejarme, triste, de tu lado, llevo en el cuerpo y en el alma frío.
El ogro negro y su gruesa suegra Si don Tigre de Bengala no se hubiera marchado tan pronto y su entusiasmo lo hubiera detenido un poco, hubiera visto como el ogro de mugre negro salía de una gruta gris.
Otro monstruo extraordinario, en nada parecido a los hombres mortales ni a los inmortales dioses, tuvo Medus en una cóncava gruta: la divina y astuta Equidna, mitad ninfa de ojos vivos y hermosas mejillas, mitad en cambio mosntruosa y terrible serpiente, enorme jaspeada y sanguinaria, bajo las entrañas de la venerable tierra.
Y, ya al pie de la gruta, haciendo apartarse a los pastores con una seña, la madre se arrodilló, y señalando al Niño dormido sobre la paja, murmuró anhelosa, en súplica ardiente: -¡Bésalo, Fernando!
Todas las peripecias de los atletas les tuve de pasar aquél día, pero a la untura siguió el polvo de la gruta de Nápoles (túnel que servía de atajo para no haber de dar la vuelta al promontorio de Pausilipus) Nada más largo que aquella prisión, nada más umbrío que aquellas antorchas, las cuales, al contrario de hacernos ver entre las tinieblas, nos hacen ver las tinieblas.
Don Tigre de Bengala agradeció y se puso nuevamente alegre. Cuando llegó al gruterío se enfrentó al grave problema de encontrar la gruta de su tesoro, pues eran tantas.
Había algo en ella de todos los ecos que nutren de aire los cóncavos huecos, y nacen y expiran en él sin cesar; murmullo de arroyo que va entre espadañas, de ráfaga errante que zumba entre cañas, de espuma flotante que hierve en el mar: sentido lamento de tórtola viuda, rumor soñoliento de lluvia menuda, de seca hojarasca de viejo encinar; de gota que en gruta filtrada gotea, de esquila del alba de gárrula aldea, de oculto rebaño que marcha en tropel, de arrullo de amante perdida paloma, de brisa sonante cargada de aroma, de abeja brillante cargada de miel.