grupa


También se encuentra en: Sinónimos.

grupa

(Del fr. croupe, grupa.)
1. s. f. GANADERÍA Parte posterior de una caballería cabalgó montado en la grupa. ancas
2. volver grupas o la grupa Retroceder el camino andado a caballo, volver hacia atrás.

grupa

 
f. Anca (de caballería).
Sinónimos

grupa

sustantivo femenino
anca (de caballería), culata.

grupa:

cuadrillomo, anca, pernil, trasero, cadera,
Traducciones

grupa

anca

grupa

hofte

grupa

Hüfte

grupa

hanke

grupa

anca

grupa

groppa

grupa

SFcrupper, hindquarters pl
Ejemplos ?
Las riendas flojas batían sobre su grupa empapándose de sudor, y la caja atada detrás del coche golpeaba acompasadamente la carrocería.
Media hora había transcurrido, empleada por los ladrones en jurarse unos a otros no decir nunca a su capitán que habían perdonado la vida a un hombre, cuando de pronto apareció Parrón, trayendo al segador en la grupa de su yegua.
-exclamó Paco sin poder casi ocultar la alegría que se le desbordaba en el alma. -¿Que cómo? ¡Pos mu bien: a la grupa de tu caballo! -Pero, chiquilla, ¿quién te va a traer mañana?
-¿Pos qué diba a jacer el hombre?, salir dando volteretas por la umbría, y tan y mientras el Mulete montó en su jaco, cogió a la Niña, que se dejó coger por el talle, y endispués de colocársela a la grupa, pos ná, picó espuela el gachó, y que te alivies, moreno...!
Cuando Calamidor el golpe admira, aguija, por huir de aquel cristiano; mas Zerbino un fendiente atrás le tira gritando: --¡Vuelve atrás, traidor villano!-- No le acertó donde apuntó la mira, mas no erró tanto que lo hiciese vano: no le da a él, mas al corcel no yerra, le da en la grupa y lo derriba en tierra.
A Joseíto, aferrado con mano crispada a las crines y al atajarre, sin perder felizmente los estribos y apoyándose en las cargas sujetas a la grupa, antojábasele aquello una pesadilla; un dolor vivo y taladrante parecía penetrar su costado; además, la sangre empapaba su camisa.
Cuando, ya vestido, se vio reproducido en la luna del espejo que conservaba la señora Pepa como valiosa herencia de sus antepasados, se dio cuenta de los estragos que en él hiciera la bala que conservaba como recuerdo: su rostro estaba demacrado; su cabello y barba, crecidos; de vez en cuando doblábanse sus piernas, y cuando ya oscurecido, y ayudado por el señor Juan, montó a la grupa del caballo de su primo, tuvo que abrazarse a la cintura de éste para no caer, pero, no obstante, un suspiro de satisfacción ensanchó su pecho al pensar que en breve iba a ver a la que llenaba de ternuras infinitas su corazón y de luz su pensamiento.
Y dirigiéndose a mi: —¿Sabéis cuáles son los principios del hombre? Grupa, jiba, linga, shakira, kama, rupa, manas, buddhi, atma, es decir: el cuerpo, la fuerza vital, el cuerpo astral, el alma animal, el alma humana, la fuerza espiritual y la esencia espiritual...
Su haz de ramas secas estaba ya listo, y ella andaba ya dándose prisa para regresar a la casa de su padre cuando de pronto se encontró a Barba Azul delante de ella. La agarró, la subió delante de él a la grupa de su caballo y, al galope, regresó a su castillo.
Después se acordó de su boda, de sus tiempos de antaño del primer embarazo de su mujer; estaba muy contento también él el día en que la había trasladado de la casa de sus padres a la suya, cuando la llevaba a la grupa trotando sobre la nieve, pues era alrededor de Navidad y el campo estaba todo blanco; ella se agarraba a él por un brazo mientras que del otro colgaba su cesto; el viento agitaba los largos encajes de su tocado del País de Caux, que le pasaban a veces por encima de la boca, y, cuando él volvía la cabeza, veía cerca, sobre su hombro, su carita sonrosada que sonreía silenciosamente bajo la chapa de oro de su gorro.
Dando saltos, le presentaba siempre la grupa, y, al fin, el santo, temiendo que le soltara un par de coces, se apresuró a decir, acariciando con palmaditas aquellas ancas finas y gruesas: -Pasa, soldadito, pasa adelante y veas de aquietar a esta bestia.
Y mientras el padre Salvador se colaba cielo adentro sobre la grupa de la monja, San Pedro cerró la puerta por aquella noche, murmurando con admiración: -¡Rediós, y qué batalla están dando allá abajo!