grieta

(redireccionado de grietas)
También se encuentra en: Sinónimos.

grieta

(Del ant. crieta < lat. vulgar *crepta.)
1. s. f. Abertura alargada, estrecha y no uniforme producida en una superficie o en cualquier cuerpo sólido aparecieron grietas de asentamiento en las paredes del edificio. hendidura, resquebrajadura
2. MEDICINA Abertura o hendidura superficial producida en la piel, los labios, o cualquier tejido orgánico se le hicieron grietas en las manos de lavar los platos. fisura
3. Dificultad que surge en un asunto amenazando la resolución del mismo el proyecto tiene grietas. problema

grieta

 
f. Quiebra o abertura.
Efecto de agrietarse un cuerpo.
geol. Hendidura en la corteza terrestre debida a movimientos tectónicos, o en las rocas a causa de las aguas filtradas.
med. Pequeña hendidura de la piel o de las membranas mucosas.

grieta

('gɾjeta)
sustantivo femenino
1. hendidura alargada producida naturalmente en una superficie Después del fuerte temblor notaron las grietas que quedaron en las paredes y techos.
2. medicina resquebrajadura superficial y alargada producida en la piel Tenía grietas en los pies después de tanto caminar.
3. conflicto que amenaza la resolución de un asunto Aparecieron las primeras grietas de su sociedad comercial.
Sinónimos

grieta

sustantivo femenino

grieta:

hendiduraraja, resquicio, corte, fisura, abertura, hueco, rendija,
Traducciones

grieta

شَقّ

grieta

prasklina

grieta

revne

grieta

Crack

grieta

crack

grieta

fêlure

grieta

napuklina

grieta

割れ目

grieta

강력 코카인

grieta

barst

grieta

crack

grieta

crack

grieta

crack

grieta

รอยร้าว

grieta

çatlak

grieta

vết nứt

grieta

裂缝

grieta

SF
1. (= fisura) → fissure, crack; (= hendidura) → chink; (= quiebra) → crevice; (en la piel) → chap, crack
2. (Pol) → rift

grieta

f. crevice, cleft, fissure;
___ -s en las manoschapped hands.

grieta

f crack, split
Ejemplos ?
Nuestro México, nuestra casa, está rodeada de grandezas, pero también de grietas y de abismos que al expandirse por descuido, complacencia y complicidad nos han conducido a esta espantosa desolación.
Pero merced a este ingreso casi diario iba reparando las grietas de su existencia señorial, que amenazaba venirse abajo, y mantenía a su amiga en un ambiente de amorosa comodidad, recobrando al mismo tiempo la confianza en su porvenir.
—Cerciórense bien del terreno, y siéntense después —le había dicho su padre. El acantilado se alza perpendicular a veinte metros de un agua profunda y umbría que refresca las grietas de su base.
La hoguera mantenida a todas horas, el tizón transmitido de unos grupos a otros como un fetiche omnipotente, la certeza de poder producir el fuego en todos los sitios, emancipó a la pobre bestia humana, eterna víctima de otros seres más fuertes, por haber nacido débil y sin armas. El hombre ya no tuvo que refugiarse en la copa de los árboles o en las profundidades de las grietas terrestres.
En las nubes, en el aire, en el fondo de los bosques, en las grietas de las peñas imaginaba percibir formas o escuchar sonidos misteriosos, formas de seres sobrenaturales, palabras inteligibles que no podía comprender.
Don Pelegrín Tarín es un señor fechado aún más allá de la última decena del siglo XVIII; uno de esos hombres cuyo conocimiento se hace en el café con motivo de una jugada a las damas, o la duda de una fecha, o el relato de un episodio de la guerra de la Independencia; un señor chapado y claveteado a la antigua, y en cuyo ropaje y fachada se puede estudiar la historia civil y política de su tiempo, del mismo modo que sobre un murallón cubierto de grietas y de musgo se estudia el carácter de la época en que se construyó...
Cleto sería el que les sacase de penas, allá para dentro de ocho o diez años; el que les arreglase lo del cauce del río para prevenir inundaciones; lo de la carretera para ir a la capital; lo de los montes y dehesas que pleiteaban con sus vecinos de Baltanés; el que concediese unos miles de duros con que reparar la iglesia, rayada de grietas y amenazando ruina inminente, y el que, cubriéndose de gloria, hiciese resonar el nombre de Villafán hasta los últimos confines del mundo.
A su espalda tenía un hermoso jardín, cuya cerca ruinosa permitía ver, por entre numerosas grietas, los elevados árboles, las calles cubiertas de rastrojos y muchas estatuas y fuentes.
En las agrias laderas, las casas de los obreros muestran sus techos hundidos, y por los huecos de las puertas y ventanas, arrancadas de sus goznes, se ven blanqueadas paredes llenas de grietas de las desiertas habitaciones.
Y notamos entonces que no sólo salía de la boca del montecillo situado en el fondo del cráter, sino que, más o menos espeso, brotaba por todas las grietas de la montaña y hasta de las hendiduras de las peñas en que estábamos sentados.
Aquel obrero infatigable, del que se hablaba en voz baja y temerosa, no era sino el Diablo, que vagaba día y noche en las profundidades de la mina, dando golpes misteriosos en las canteras abandonadas, precipitando los desprendimientos de la roca y abriendo paso a través de grietas invisibles a las traidores exhalaciones del grisú.
Ausencia, tumulto de mis grietas, erosionas mis impulsos jardineros, sin esteros y consumes mis telares en la rueca deshilando tus mitos arenales, como sauce...