greña


También se encuentra en: Sinónimos.

greña

(Del germ. grenn-, pelo en la cara.)
1. s. f. Cabellera revuelta y despeinada a ver si voy a la peluquería a arreglarme estas greñas.
2. Cosa que está muy enredada a ver si arreglas la greña de ropa del armario. maraña
3. andar a la greña coloquial Reñir, armar discusión o conflicto no sé qué les pasa a los chicos que andan todo el día a la greña.
4. en greña loc. adv. Méx. En rama, sin purificar.

greña

 
f. Cabellera revuelta y mal compuesta.
fig.Lo que está enredado sin poderse desenlazar fácilmente.
Andar a la greña. loc. fam.Reñir dos o más personas tirándose de los cabellos.

greña

('gɾeɲa)
sustantivo femenino
1. cabello largo que está revuelto y enredado Quieres hacerme el favor de peinarte esas greñas.
2. cosa que no se puede desenredar con facilidad Menuda greña se ha armado con el ovillo de lana.
pelear o estar en permanente disposición de hacerlo dos personas Mi hermana anda a la greña conmigo de puro celosa que es.
Traducciones

greña

mane

greña

SF
1. (= enredo) → tangle, entanglement
andar a la greñato bicker, squabble
estar a la greña con algnto be at daggers drawn with sb
2. greñas (= cabello revuelto) → shock of hair, mat of hair, mop of hair
3. en greña (Méx) [seda] → raw; [plata] → unpolished; [azúcar] → unrefined
Ejemplos ?
«Un marino» significaba, precisamente, un joven de veinte a treinta años, con patillas a la catalana, tostado de rostro, cargado de espaldas, de andar tardo y oscilante, como buque entre dos mares, con chaquetón pardo abotonado, gorra azul con galón de oro y botón de ancla, corbata de seda negra al desgaire, botas de agua, mucha greña, y cada puño como una mandarria.
Y en éstas estamos; es decir, España, sin Gobierno; la Hacienda, sin un cuarto; los españoles, muertos de hambre y de intranquilidad; los partidos salvadores, disputándose a greña tendida el número de carteras que se les ha de dar en el nuevo Gobierno, y Ruiz Zorrilla, cada semana, en las Cortes, y La Iberia, todos los días en su papel, llamando ladrones a los moderados porque daban comidas y vivían con ostentación y gobernaban mal.
-¡Callá, desgraciao... o te mato! Le ase de la greña, le arrastra, le da contra el suelo. - ¡Máteme, madrina! -grita enloquecido-.
Llega Grifón al fin donde hacen frente los tres que habían ocupado el puente; y entonces ser Astolfo se figura aquel señor que trae la misma enseña, que trae el mismo caballo y armadura que aquel que a Orrilo depiló la greña.
l tío Cerote era un zapatero remendón, que siempre andaba a la greña con su mujer, vieja, fea, negra y más seca que las llares del hogar.
En materia de motes usados por los nobles del Perú, no estoy ni por el de el que más vale no vale tanto como Valle vale, ni por el de García, que era: de García arriba, nadie diga; pues ambos andan a la greña en soberbia y pretensiones.
¡Oh abismo! Vestida con sucios jirones de paño, descalza y un lirio en la greña, la pastora gentil y risueña camina detrás del rebaño.
Todo cañón, todo guro, Todo mandil jayán, Y toda iza con greña, Y cuantos saben fuñar, Me lloraron soga a soga, Con inmensa propiedad, Porque llorar hilo a hilo Es muy delgado llorar.
Déjalas que se arañen, hermano -observó la Justicia -; déjelas que se arañen que ya sabe vuecencia que rabian de verse juntas. Procuremos nosotros no andar también a la greña, y adelante con los faroles.
Doña Teresa fue de las primeras en vestir saya y manto, sugestionada acaso por su marido, pues la historia nos cuenta que el virrey anduvo siem­pre a la greña con el arzobispo.
Verás que la zagala gentil que te embelesa, es una mocetona de alborotada greña, de libras y boyante, que tosca faldamenta, sin cintas ni guirnaldas, con lodo y almadreñas; verás que si, ofuscado, audaz la galanteas, no la colora el rostro, como tus trovas cuentan, las tintas sonrosadas de púdica vergüenza; sino que, ardiendo en ira, como fornido atleta, a bofetada limpia te salta un par de muelas.
(En la rústica greña yace oculto El áspid del intonso prado ameno, Antes que del peinado jardín culto En el lascivo, regalado seno.) En lo viril desata de su bulto Lo más dulce el Amor de su veneno: Bébelo Galatea, y da otro paso, Por apurarle la ponzoña al vaso.