glorioso


También se encuentra en: Sinónimos.

glorioso, a

1. adj. Que es digno de gloria, fama o alabanza hechos gloriosos; antepasados gloriosos. ilustre
2. RELIGIÓN Que goza de la visión de Dios, entre los católicos glorioso san Pedro. bienaventurado
3. RELIGIÓN Que tiene relación con la gloria o con lo divino gloriosa ascensión; gloriosa resurrección. majestuoso
4. Que se alaba a sí mismo siempre se muestra glorioso de sus actos. jactancioso modesto

glorioso -sa

 
adj. Digno de gloria.
Que procura gloria.
Que goza la gloria.

glorioso, -sa

(glo'ɾjoso, -sa)
abreviación
1. que es merecedor de alabanza es recordado por sus hechos gloriosos
2. religión relativo al cielo o a los seres celestiales glorioso San Miguel
Traducciones

glorioso

جَلِيل

glorioso

úžasný

glorioso

prægtig

glorioso

herrlich

glorioso

loistava

glorioso

glorieux

glorioso

veličanstven

glorioso

すばらしい

glorioso

영광스러운

glorioso

glorieus

glorioso

praktfull

glorioso

sławny

glorioso

glorioso

glorioso

strålande

glorioso

สวยงามมาก

glorioso

görkemli

glorioso

huy hoàng

glorioso

显赫的, 光荣

glorioso

光榮

glorioso

ADJ
1. (= digno de gloria) → glorious
el glorioso alzamiento nacional (Esp) (Hist) the Spanish Civil War
2. (Rel) [santo] → blessed, in glory; [memoria] → blessed
3. (pey) → proud, boastful
Ejemplos ?
arte Oficial del Glorioso Combate del Dos de Mayo de 1866 contra la Escuadra Española A las 6 de la mañana de ayer el vigía de la oficina anunció, sobre el torreón, que se notaba cierto movimiento en la escuadra española, surta en el cabezo de la isla de San Lorenzo.
Tales han sido las de Cataluña, con el raro y sin comparación glorioso suceso de Lérida, en cuyo sitio vuecelencia ha sido soldado en el ejército y ejemplo a los soldados, coronando su grandeza más gloriosamente con lo rústico de la fagina, que con las presunciones del laurel, cuyas ramas mancilla la recordación de haber sido ninfa.
¡Soberbio Duque de Alba! ¡Glorioso Duque de Sesa, de Terranova y Santángelo! ¡Magnífico Hernán Cortés!: Yo hubiera sido alférez de vuestras banderas en vuestro siglo.
Colaboradores principales de Lavalleja en esa obra previa de cimentación, habían sido Oribe, Zufriategui, Planes, Duarte, Moreno, José Raña, Joaquín Álvarez, Monjaime entre los criollos y entre los extraños, el coronel Heines (el “austriacano” de la correspondencia de Trápani), Vicente Virginio, carbonario italiano que había servido a Riego de ayudante, el Vizconde de Zambeccari, bolognés amigo de los pueblos libres, y fray Luis Beltrán, el glorioso colaborador de San Martín y de Bolívar que, como voluntario, vino a servir en 1825 en nuestras filas.
Señores delegados: Os invito a levantar las copas y brindar por la gran Nación Argentina y por su Ejército y por su Armada, cuyos canales históricos conservan el recuerdo glorioso de tantos uruguayos y que se ven en este acto tan dignamente representados.
(162) Partióse pues el buen conde Contra Almanzor á campaña Y fué con tan justa saña Y con valor tan audaz, Que aún humeando del moro Con la sangre harta de afrenta Su campo feráz ostenta Sansisteban de Gormáz. Que en aquel dia glorioso Para el honor de Castilla Ni quedó ginete en silla, Ni peon quedó de pié.
“Allá abajo, en el fondo de la barranca, hay un cangrejo, un cangrejo verdaderamente grande; seria un glorioso bocado para tu subsistencia.
Al contrario: si después de haber favorecido a un amante creyéndole honorable y en la esperanza de volverse mejor por medio de su amistad se descubre que este amante no es honorable ni posee virtud, es hermoso verse engañado de tal suerte, porque el engaño ha hecho ver el fondo de su corazón; se ha probado que por la virtud, y en la esperanza de llegar a un grado mayor de perfección, se era capaz de emprender todo, y nada más glorioso que esto.
Pasando de tres a cuatro mil metros del Huáscar nuestro blindado, pudimos ser testigos de todos los incidentes del glorioso combate que terminó en la captura de aquel monitor.
Desde el día 6 la lucha siguió hasta hoy con más ó menos violencia por la marina brasilera, que arrojaba sobre esta ciudad sus granadas y balas como el asesino mata alevosamente, contando con la impunidad de su crimen, como el cobarde que hiere a traición; pero la salida que hicieron hoy parte do las fuerzas de la Defensa, encomendada por mí al valiente Coronel Piriz, dio un término glorioso a esta situación, arrojando a balazos y bayonetazos lejos de Paysandú a más de 600 traidores y cobardes brasileros, que aún se conservaban a nuestro frente.
Por lo demás, y volviendo en nuestro estudio al período de la Revolución, corresponde que recordemos por ser documento nobilísimo al par que ampliamente confirmatorio de estas modestas apreciaciones, el que se entregó por su Gobierno al Libertador San Martín con carácter de Instrucciones reservadas para su manejo en Chile después del glorioso paso de los Andes.
Pero hay más; las Provincias que concurrieron a la honrosa cita, que se nos antoja como anticipo frustrado de la Confederación creada al fin por la conjunción del sable de Urquiza y el pensamiento de Alberdi, fueron precisamente todas las que por oír la exhortación publicada en 1812 por la Sociedad Patriótica de Buenos Aires, no tuvieron que esperar a la reunión del glorioso Congreso de Tucumán para poder sentirse de hecho y de derecho desvinculadas del Soberano español y de cualquier otro Gobierno o poder extraño a ellas mismas.