glacial


También se encuentra en: Sinónimos.

glacial

(Del lat. glacialis < glacies, hielo.)
1. adj. Que es helado o muy frío los países nórdicos tienen un clima glacial. gélido
2. Que hiela estos días ha hecho un frío glacial. helador
3. Se aplica a la persona o a la actitud que es fría o sin afecto tiene una sonrisa glacial; nos hizo un recibimiento glacial. impávido
4. GEOGRAFÍA Se aplica a las tierras y mares que están en zonas heladas.
5. GEOLOGÍA Se aplica al período en el que los glaciares han sido muy extensos, en especial el cuaternario.

glacial

 
adj. Muy frío.
Que hace helar o helarse.
Díc. de las tierras y mares que están en las zonas glaciales.
fig.Frío, desabrido.
períodos glaciales Fases geológicas durante las cuales los hielos cubrieron gran parte de Europa, Asia y América. (V. glaciación.)

glacial

(gla'θjal)
abreviación
1. que es helado, muy frío Hemos tenido un frío glacial en estos días.
2. geografía relativo a las tierras y mares de las zonas polares la belleza de los mares glaciales
3. que es frío, sin afecto ni emociones Se despidió con un saludo glacial.
Traducciones

glacial

algido

glacial

glacial

glacial

الجليدية

glacial

lodowaty

glacial

ледена

glacial

冰川

glacial

冰川

glacial

氷河

glacial

빙하

glacial

Glacial

glacial

ADJ
1. [era] → glacial
2. [viento] → icy, bitter
3. [saludo, acogida] → icy, frosty

glacial

a. glacial, resembling or rel. to ice.
Ejemplos ?
El día era horrible, lluvioso, glacial, tormentoso, con rachas huracanadas; el suelo, un mar de fango, y los caballos del coche fúnebre, con los cascos, chapoteaban y salpicaban agua cenagosa.
Por el desorden de los muebles; por las tablas y fichas de la lotería, dispersas por el suelo; por los regueros de maíz; por el movimiento de alarma, sospeché lo que pasaba. Una ráfaga glacial me heló el corazón; cerré los ojos para no verme, para no presenciar no sé qué espantoso que iba a suceder.
ajo el manto de estrellas de una noche espléndida y glacial, Roma se extiende mostrando a trechos la mancha de sombra de sus misteriosos jardines de cipreses y laureles seculares que tantas cosas han visto, y, en islotes más amplios, la clara blancura de sus monumentos, envolviendo como un sudario, el cadáver de la Historia.
Sobre el teclado Glacial tu aturdida mano rueda, cual mariposa de seda sobre un frondaje gracial; y en la atmósfera nupcial de la alba noche aromática, grave, serena, hierática, tu noble belleza copio, como en vagos sueños de opio brillantes de pompa asiática...!
La gloria de un inglés Un inglés iba hacia Inglaterra, pero el globo donde volaba con un ramo de gladiolas para su novia inglesa cayó en un glaciar. El clima era glacial y tuvo que pasar casi un siglo en un iglú.
A los siete días regresábamos al Canadá, a la misma choza estival que un mes antes nos había visto a los tres cenar ante la carpa. Como entonces, Enid miraba ahora el fuego, achuchada por el sereno glacial, mientras yo, de pie, la contemplaba.
Bajo nuestro insaciable galope, la tierra desaparecía gris y rayada, y las negras siluetas de los árboles huían como un ejército derrotado. Atravesamos un sombrío bosque tan oscuro y glacial que un escalofrío de supersticioso terror me recorrió el cuerpo.
Y cuando cayó la nieve se olvidaron de él, el rey y sus vasallos; a los pájaros se les abrigó, y a él se le dejó al aire glacial que le mordía las carnes y le azotaba el rostro, tiriririn!
A aquella hora, cuando Revenga penetraba en su morada lujosa, en su comedor que la electricidad alumbraba espléndidamente y la leña de encina calentaba, intensa y crujidora; cuando la intimidad del hogar le sonriese, y las golosinas de Nochebuena lisonjeasen su apetito, ¿dónde estaría la abandonada? ¿En qué casucha de aldeanos, en qué glacial dormitorio del Hospicio?
Capítulo III Clarinete y Flaquincillo subieron a un globo un día en búsqueda de la gloria, gladiadores de alegría. Flaquincillo se hizo atlético y Clarinete un atlante y el reglamento Blasfemo de glacial se puso amante.
Sentía en mis miembros un sudor glacial, y mis cabellos se erizaban dolorosamente en mi cabeza; en el fondo de mí mismo veía el acto de Serapion como un abominable sacrilegio, y hubiera deseado que del flanco de las sombrías nubes que transcurrían pesadamente sobre nosotros hubiera salido un triángulo de fuego que le redujera a polvo.
Yo oía hasta su respiración. El horror había helado la sangre de mis venas; sentía en mi cuerpo como un frío glacial, y en mis sienes fuego...