garrote


También se encuentra en: Sinónimos.

garrote

1. s. Palo largo y grueso que se usa como bastón o como arma andaba apoyándose en un garrote de roble. garrota
2. Instrumento de tortura consistente en un palo con una cuerda que, al retorcerla, consigue apretar fuertemente un miembro humano.
3. Compresión fuerte de una ligadura retorciendo la cuerda con un palo. torniquete
4. AGRICULTURA Rama plantada para que arraigue, en especial la del olivo. estaca, plantón
5. MEDICINA Instrumento para contener una hemorragia en operaciones o heridas de las extremidades. torniquete
6. Defecto de un dibujo consistente en la falta de continuidad de una línea.
7. CONSTRUCCIÓN Combamiento o falta de rectitud de una pared, una superficie de piedra labrada, los tubos de una conducción u otra cosa. pandeo
8. NÁUTICA Palanca con que se da la vuelta a la trinca de un cabo.
9. garrote vil DERECHO, HISTORIA Instrumento que se usaba para ejecutar a los condenados a muerte consistente en un aro de hierro que rodeaba la garganta del reo y que tenía en la parte posterior un punzón accionado por una manivela que se introducía en el bulbo raquídeo y producía la muerte.
10. dar garrote Matar por medio del garrote lo condenaron a muerte y le dieron garrote.

garrote

 
m. Palo grueso.
Estaca, esp. la del olivo.
Ligadura fuerte, esp. la que se retuerce con un palo.
Instrumento consistente en un aro de hierro sujeto a un palo fijo con que se estrangulan los condenados a muerte.
Ejecución de la pena de muerte con el instrumento así llamado.

garrote

(ga'rote)
sustantivo masculino
palo grueso y fuerte usado como bastón o para proporcionar golpes Se apoyaba en el garrote mientras subía la cuesta.
Sinónimos

garrote

sustantivo masculino

garrote:

estacaporra, garrota, macana, tranca,
Traducciones

garrote

kyj

garrote

kølle

garrote

kerho

garrote

massue

garrote

šipka

garrote

棍棒

garrote

클럽

garrote

knuppel

garrote

klubb

garrote

pałka

garrote

bastão, maça

garrote

klubb

garrote

ไม้พลอง

garrote

sopa

garrote

dùi cui

garrote

大头棒

garrote

SM
1. (= palo) → stick, club
la política del garrote y la zanahoriathe carrot-and-stick approach
2. (Med) → tourniquet
3. (Jur) (= ejecución) → garrotte
dar garrote a algnto garrotte sb
4. (Méx) (Aut) → brake
darse garroteto check o.s., hold o.s. back
Ejemplos ?
Sus atrocidades no podían dejar de sublevar los ánimos, y se armó una conspiración; mas, descubierta por Machicao, hizo dar garrote á los cabecillas.
Firme en esta idea, había decidido no volver a decir palabra sobre el asunto a nadie, ni por nada, pero lo haré hoy por satisfacer a vuestra curiosidad, y a fe, a fe que después de todo, si el diablo me lo toma en cuenta y torna a molestarme en castigo de mi indiscreción, buenos evangelios llevo cosidos a la pelliza y con su ayuda creo que, como otras veces, no me será inútil el garrote.
Dilatóse su muerte hasta la noche, y en lo que quedaba de aquel día se hicieron las ceremonias de la entrada de Andrés a ser gitano, que fueron: desembarazaron luego un rancho de los mejores del aduar, y adornáronle de ramos y juncia; y, sentándose Andrés sobre un medio alcornoque, pusiéronle en las manos un martillo y unas tenazas, y, al son de dos guitarras que dos gitanos tañían, le hicieron dar dos cabriolas; luego le desnudaron un brazo, y con una cinta de seda nueva y un garrote le dieron dos vueltas blandamente.
Antes, Fabio, procúrate zapatos de dos suelas, calzón de paño recio, garrote y podadera; que en el ameno prado que la vista recrea, hay charcos escondidos y espinas...
Y mientras se hacen éstos o parecidos comentarios entre la gente, va pasando la cabaña y entrando en el gran cercado, hasta que llegan, cerrando la marcha, el toro, los terneritos, los perros y los pastores; el toro con sus ojeras blancas sobre una cara negra y lustrosa como el terciopelo, ondeando con cierta vanidad la piel, que casi le arrastra, de su robusto cuello; los becerritos con su pelo rizoso y bermejo y su carita expresiva, pisando con miedo, y rendidos de cansancio; los perros con su piel blanca con manchas negras, andando al pie de los terneros y mirando a todas partes con un gestecillo que parece decir: «al que los toque en el pelo, nos le merendamos;» por último, los pastores con abarcas de tarugos, garrote nudoso...
Luego que vio la inutilidad de la tercera monición, se presentó el maestre en casa de la señora, diciéndola: -Sepa usted, señora comadre, que vengo a darla garrote; -y después de haber expuesto el cadáver en una ventana, exclamó: «¡Cuerpo de tal, comadre cotorrita, que si usted no escarmienta de ésta, yo no sé lo que me haga!» Por fin, el 9 de abril de 1548 se empeñó la batalla de Saxsahuamán.
Uno de los pastores, jefe a la vez de los demás, penetró en el ancho círculo que formaban los asistentes; paróse enfrente del alcalde; arrojó al suelo un saco casi vacío que llevaba al hombro; descubrióse; cargó el cuerpo sobre el garrote; balanceándose un poco en esta postura; esparrancóse; escupió tres veces; pasó una manga de su camisa por debajo de las narices, y después de obtener el permiso del alcalde, habló de esta manera: -Pos...
Entonces, desesperado, maldijo su suerte perra, calóse más el sombrero, abrochóse la chaqueta, y, requiriendo el garrote, salió del corral afuera.
A una de las ventanas, que estaba abierta, se acercó por la parte de fuera un hombre mal encarado, vestido pobremente y con un fuerte garrote en la mano.
Y entonces el dicho Francisco mandó dar garrote al dicho Estacio, y fue allá (a dar) su hermana corriendo, y como la vieron ir (de)tuviéronle en la puerta y no la dejaron subir; y mandó el dicho Francisco de Olmos que le matasen como pudiesen, y entonces echaron manos a las espadas y dagas y diéronle de puñaladas y estocadas en que mataron al dicho Estacio y se quebraron en él dos espadas y le tiraron dos arcabuces; y después aquel día este declarante oyó decir al dicho Aguirre, Alférez, y Alebrija y a Juan Gallego y a Francisco de Amores que habían muerto al dicho Estacio a puñaladas y que no podían matarle, y después de muerto el dicho Estacio le llevaron muerto a su posada.
El polvo que los cubre, el arrebatado color de la cara del muchachuelo y el garrote que éste trae en una mano, prueban bien a las claras que acaba de hacer una larga caminata.
Al día siguiente, tempranito, trancó la bodega, después de encerrar en ella la ejecutoria y algunas escrituras; colgó la llave, por el anillo, de un tirante de su pantalón, puesta ya su mejor ropa; guardó en un pañuelo un par de camisas de estopilla, y pendiente este lío de un garrote de acebo chamuscado que se echó al hombro, partió hacia el camino real a esperar la primera diligencia que pasase con dirección a Madrid.