ganarse

ganarse

(ga'naɾse)
verbo pronominal
1. conseguir el afecto de alguien Se ganó a su suegra con sus regalos.
2. ser merecedor de algo Se ganó el reconocimiento de sus pares.
Traducciones
Ejemplos ?
Vosotros, que todavía tenéis tiempo que vivir, estáis obligados a ello y yo también, porque voy a morir y temo que al tratar hoy de esta materia, lejos de obrar como verdadero filósofo, me he conducido como un terco disputador, como hacen los ignorantes, que cuando disputan no se ocupan para nada de enseñar la verdad o de aprender, porque su único objeto es ganarse la opinión de todos los que nos escuchan.
Tuvo que ocupar en la casa el puesto de su padre y de su madre, disponer, ayudar, intervenir enérgicamente, incluso marcharse a correr mundo para ganarse el pan.
Si una de las Partes en conflicto somete a una persona protegida a medidas de control que le impidan ganarse la subsistencia, en particular cuando tal persona no pueda, por razones de seguridad, encontrar un trabajo remunerado en condiciones razonables, dicha Parte en conflicto satisfará sus necesidades y las de las personas a su cargo.
Correrá por cuenta de la Potencia detenedora la manutención de las personas que dependan de los internados, si carecen de medios suficientes de subsistencia o no pueden ganarse la vida por sí mismas.
Las tragedias ni mencionarlas; indescifrables y malos ejemplos de violencia para la juventud. Era el colmo: tanto que había costado ganarse de boca en boca la fama de inmortales para que ahora...
Acerca de eso no se elaboran conjeturas: sólo se es proclive y, en caso de mucho preguntar, puede uno ganarse el placer de haberse equivocado.
Pero nadie quiere vivir de limosnas. El obrero quiere ganarse su sustento trabajando, y es contrario, yo sé que es contrario, a la política del subsidio.
961.- Sobre las cosas que no pueden ganarse por prescripción, como las servidumbres no aparentes o discontinuas, no puede haber acción posesoria.
Aparte de esta tibia vocación, de la que por lo demás, no se le puede culpar, fue el más normal y tranquilo de los hombres, hábil en ganarse la protección de los poderosos, respetuoso con los poderes constituidos y prudentísimo en expresar cualquier idea por la que se pudiera condenársele o hacerlo sospechoso; quizá le asustaba la suerte sufrida por el Cybalum mundi, libre de Buenaventura de Deriers, cuyo argumento lo integran una serie de cuatro diálogos, donde aparecen personajes mitológicos o fantásticos y, con gran liberalidad de pensamiento, se escarnecen todas las religiones; por lo mismo, fue quemado públicamente y por poco cuesta la vida a su impresor.
Yo hice un cálculo estadístico y descubrí que para ganarse el “premio gordo” —como le llaman— había que jugar durante 600 años todas las semanas un número de billetes —la verdad es que hay que ser muy optimista para pensar que se va a ganar un premio—, y haciendo un cálculo estadístico, ahorrando eso mismo, al cabo de 30 años usted habría ganado el premio mayor.
En las cuestiones judiciales pendientes a la época de la promulgación de la ley que modifique el plazo para la prescripción, regirá la ley vigente a la época en que se trabó la litis; 22a.- Lo que una ley posterior declara absolutamente imprescriptible no podrá ganarse por tiempo, bajo el imperio de la nueva ley, aunque el prescribiente hubiere principiado a poseer conforme a la ley anterior que autorizaba la prescripción; y, 23a.- Las leyes que se limiten a declarar el sentido de otras leyes se entenderán incorporadas en éstas; pero no alterarán en manera alguna los efectos de las sentencias judiciales ejecutoriadas en el tiempo intermedio.
Para ganarse simpatías, la aristocracia hubo de olvidar aparentemente sus intereses y acusar a la burguesía, sin tener presente más interés que el de la clase obrera explotada.