gamarra

gamarra

(Del lat. camus, cabezada para atar los animales.)
1. s. f. EQUITACIÓN Correa del caballo que parte de la cincha, pasa por entre los brazos y se afianza en la muserola o correa del bocado.
2. media gamarra EQUITACIÓN Correa del caballo que va de la muserola al pretal de la silla.

gamarra

 
f. Correa que partiendo de la cincha se afianza en la muserola.
Traducciones

gamarra

SF (CAm) → halter
llevar a algn de la gamarrato lead sb by the nose
Ejemplos ?
Rodrigo de Mendoza, caballero del hábito de Calatrava, y las naves se hicieron a la vela en demanda de los piratas, llevando por capellán mayor al franciscano fray Bernardo de Gamarra y ocho religiosos más de las comunidades seráfica y domínica.
II Ahora cúmpleme narrar lo que motivó el duelo (cuya rea- lización impidió la Providencia) con el general Castilla que, en 1839, era ministro de Guerra en el gobierno del presidente Gamarra.
Las consignas autonomistas para cercenar porciones del territorio boliviano, ya fueron utilizadas en el pasado; cuando el Presidente peruano Agustín Gamarra instigó las rebeliones contra la presidencia del Mariscal Antonio José de Sucre; haciendo que sus agentes en Bolivia proclamaran la independencia del Departamento de La Paz, al grito de ¡viva el Perú!, pero, que fracasaron.
A fines de 1833 hallábase reunida en Lima la Convención, convocada para dar sucesor a Gamarra, quien se interesaba en favor del general don Pedro Bermúdez.
Agustín Gamarra comprendió al fin que permaneciendo por más tiempo en Lima acabarían de minarle el ejército y que corría riesgo de ser amarrado como Cristo, tal vez por uno de sus apóstoles o tenientes más queridos.
Juan Duende, cochero del presidente general Gamarra, y Quintín Quintana, que ejerció idéntico oficio con el presidente general Castilla, amenazaron a los empresarios con resucitar el pleito; pero ambos ciudadanos cocheros eran unos peines sin pizca de respeto por los altos fueros del pescante, y transigieron, previa la promesa de que en cada tarde de lidia se les acudiría con cuatro pesos, cuatro copas y cuatro butifarras.
Una hora después, los generales Sucre, La-Mar, Córdova, Miller, Lara y Gamarra, que era el jefe de Estado Mayor, y los comandantes de cuerpo se encontraban congregados a la puerta de la choza, sentados sobre tambores e improvisados taburetes de campaña.
José Fuentes González, nemine discrepante, convinieron en dictar al escribano D. Bernardo Gamarra, padre del que fue presidente del Perú, el siguiente inapelable fallo: - Confírmase el apelado, y con costas .
A Abelardo Gamarra) = En la cadena que forma la cordillera de Otuzco a Huamachuco se ve un cerro elevado y de forma cónica, el cual desde los tiempos incásicos se conoce con el nombre de Shulcahuanga.
Agustín Gamarra nació en el Cuzco en 1785, y aunque sus padres pretendieron hacer de él un teólogo, abandonó el colegio y sentó plaza de cadete en el ejército español, alcanzando en él hasta comandante.
En 1828, iniciada y abierta la campaña contra Bolivia, Belzu vino con el ejército peruano, más bien que como soldado, como acompañante de la esposa del general Gamarra, que lo estimaba y distinguía entre los oficiales de su clase.
Manuel Menéndez, que en su carácter de presidente del Consejo de Estado, era, conforme a la Constitución, el llamado a regir los destinos de la patria, por gloriosa muerte en la batalla de Ingavi del generalísimo D. Agustín Gamarra.