galopada

galopada

s. f. EQUITACIÓN Carrera al galope los caballos quedaron agotados tras la larga galopada.
Traducciones

galopada

galoppata

galopada

SFgallop
Ejemplos ?
Podeley, cuya fiebre anterior había tenido honrado y periódico ritmo, no presagió nada bueno para el de esa galopada de accesos casi sin intermitencia.
De los piches. Si a la pasada me hubieras avisado le habrías ahorrado a este pobre viejo una galopada de cinco horas. Pero ¿qué le vamos a hacer?; ¡que no desensillen «el peuco»!
La polka es una danza de parejas, en tanto que las galopas son danzadas por un grupo de mujeres llamadas galoperas que giran formando un círculo, balanceándose de un lado a otro un c��ntaro o un jarrón en sus manos, la polka galopada más famosa es “La galopera”.
En ciertos casos, hasta había que mojar el soule en una fuente antes de alojarlo en la ceniza. El juego era pues sólo una galopada inmensa entrecortada de peleas (mêlées) más o menos encarnizadas.
En ciertos casos, hasta había que mojar el soule en una fuente antes de alojarlo en la ceniza. El juego era pues sólo una galopada inmensa entrecortada de peleas (scroumages o mêlées) más o menos encarnizadas.
Seguro en el pase en corto, conduce el balón en carrera de forma sensacional y una vez que inicia la galopada es muy difícil de parar por los contrarios.
El Haro casi consigue adelantarse en el minuto 3 tras una galopada de Dani Suárez y una excelente parada de Edu, el portero local.
Cuando allí en 1840 acabó definitivamente la guerra al huir Cabrera a Francia, Balmaseda, a la cabeza de una partida de caballería que no quería entregarse a Espartero, realizó una intrépida galopada por tierras de Teruel, Soria, Burgos, Vizcaya, Guipúzcoa y Navarra, consiguiendo llegar a Francia.
El autor del gol fue Copete, quien al 71 realizó una galopada partiéndole en el borde del área, la cintura a un adversario y con un potente disparo mandar el balón al segundo palo del pórtico caraqueño y así anotar el único tanto que llenaba de lágrimas de alegría a todos los zamoranos.
Mientras tanto, el 4º Escuadrón de Calatrava continuaba su galopada hacia Visiedo, que ya había sido abandonado por los republicanos a la vista de la caballería, con idénticas muestras de sorpresa y temor que en las posiciones previas.
Con mi nombre no se juega, dirigido por Joaquín Luis Romero Marchent. La galopada de fin de año, dirigido por Joaquín Luis Romero Marchent.
Al Owairan tomó el balón y tras una espléndida galopada de más de ochenta metros sorteando rivales mandó el balón a la red de forma espectacular.