gallego


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con gallego: catalan

gallego, a

1. adj. De Galicia, región española.
2. s. Persona natural de esta región.
3. s. m. LINGÜÍSTICA Lengua románica de origen indoeuropeo que se habla en Galicia.
4. adj./ s. Amér. despectivo Se aplica al inmigrante español que vive en América.

gallego, -ga

 
adj.-s. De Galicia.
adj. (Amér.) desp. Español.
m. ling. Lengua románica hablada en Galicia y en cuñas dialectales que se adentran en Asturias y León. El galaicoportugués avanzó con la Reconquista por la franja peninsular atlántica y dio origen al portugués moderno. Es de notar la reciente revalorización nacionalista de la lengua como seña de identidad contra la hasta ahora creciente presencia del castellano.

gallego, -ga

(ga'ʎeγo, -γa)
abreviación
1. característica que está relacionado con la comunidad autónoma española de Galicia o con sus habitantes probar comida gallega típica
2. persona que es de Galicia un músico gallego
3. lengua que está relacionado con la lengua románica que se habla en Galicia la gramática gallega

gallego, -ga


sustantivo masculino-femenino
1. persona que es de Galicia Los gallegos festejan el año nuevo con una gran fiesta.
2. persona que es de España o tiene ascendencia española Nos juntamos a cenar en casa del gallego.

gallego


sustantivo masculino
lengua románica hablada en Galicia El gallego tiene grandes similitudes con el español.
Sinónimos

gallego

, gallega
adjetivo y sustantivo
(aplicado a persona) galaico, galiciano.
Galaico es de uso literario o se aplica a tiempos antiguos: galaicos y astures.
Traducciones

gallego

Galician, Galego

gallego

gallec

gallego

galicijština

gallego

Galicisch

gallego

galega

gallego

galego

gallego

galicien

gallego

galego

gallego

galiziano

gallego

ガリシア語

gallego

Gallæcus

gallego

Galicisch

gallego

galisisk

gallego

galisyjski

gallego

galego

gallego

galiciska

gallego

加里西亞語

gallego

Γαλικίας

gallego

Галисийски

gallego

Galicisk

gallego

גליציאנית

gallego

갈리시아어

gallego

/a
A. ADJ
1. (= de Galicia) → Galician
2. (LAm) (pey) → Spanish
B. SM/F
1. (= de Galicia) → Galician
2. (LAm) (pey) → Spaniard
C. SM
1. (Ling) → Galician
2. (= viento) → north-west wind
GALLEGO
Gallego, a romance language dating back to the 12th century and closely related to Portuguese, is spoken by 80-85% of the inhabitants of Galicia. During the Franco régime, the use of Galician and other minority national languages was prohibited in the media and in public institutions. It has enjoyed lengua cooficial status alongside castellano since 1981. There are several dialects of the language and formal attempts to standardize them in the 1970's were unsuccessful. However, a standard form is now beginning to emerge naturally in the larger urban areas.
Ejemplos ?
El excelentísimo señor, conde de Lemos, virrey del Perú, que era un gallego con cabeza de cocobolo, desaprobó el procedimiento de su señoría el Gobernador y le ordenó que, en el término de la distancia, se presentase en Lima á dar cuenta de sus actos, entregando el gobierno de la villa á don Diego de Ulloa, del hábito de Santiago, y tan gallego como su excelencia.
Cuando la luz del día vino a mezclarse, entrando por las rendijas, con la luz amarillenta de las hachas, despertó Perico; abrió la boca, bostezó en gallego y sacando una bolsa verde de posadero se puso a contar dinero sobre el lecho mortuorio.
Comió muy mal, como solía, pues para él mudar de posada sólo era mudar de hambre, y las chuletas de aquí sólo se diferenciaban de las de allá en que las unas podían ser de jaco andaluz y las otras de rocín gallego; mas para celebrar el triunfo moral del ángel sobre la bestia, como él decía, se toleró el lujo de pedir a la criada vino de lo que costaba a dos reales botella.
n muchacho gallego, que estaba en Sevilla sirviendo en una tienda de comestibles, era íntimo amigo de un gitano calderero, a quien siempre que con él salía a pasear ponderaba la fertilidad de Galicia.
n la pequeña villa del "Padrón", sita en territorio gallego, y allá por el año del 1808, vendía sapos y culebras y agua llovediza, a fuer de legítimo boticario, un tal GARCÍA DE PAREDES, misántropo solterón, descendiente acaso, y sin acaso, de aquel varón ilustre que mataba un toro de una puñada.
Que don Juan Nicasio Gallego, clérigo patriota y liberal, y don Antonio Ferrer del Río, prologuista de la edición académica de La Araucana e historiador del reinado de Carlos III, vean con los buenos ojos del alma esta humildad, máscara de mi desnudez, con que me apresto a sucederles.
Era su traje unas calzas de púrpura de Valencia, y de recamado ante un coleto a la leonesa. De fino lienzo gallego los puños y la gorguera, unos y otra guarnecidos con randas barcelonesas.
El Principado de Asturias promoverá su uso, difusión y enseñanza. Artículo 2. Gallego/asturiano. El régimen de protección, respeto, tutela y desarrollo establecido en esta Ley para el bable/asturiano se extenderá, mediante regulación especial al gallego/asturiano en las zonas en las que tiene carácter de modalidad lingüística propia.
Sus frondosos bosques; sus verdes praderas, cubiertas de abundante pasto, donde se crían y ceban hermosos becerros y lucias vacas que dan mantecosa leche; y la rica copia de flores, frutas y hortalizas que hay allí por donde quiera, valían mucho más, según el gallego, que los áridos cortijos, que las estériles llanuras sin árbol que les preste sombra y sin chispa de hierba, y que los sombríos olivares y viñedos de Andalucía.
El rey le dijo: «Valiente, por él te doy de rescate seis mil ducados de oro, y más, si en más lo estimares.» Y contestole el gallego: «Guardarele, que colgarle de mi emperador al cuello podré yo, temprano o tarde.» En esto llegaban otros soldados sin capitanes, con la victoria embriagados, cebados con el pillaje, y en su sagrada persona ponen sus manos rapaces; la veste del rey desgarran, sus preseas se reparten, y le arrebatan del yelmo la bandereta y plumajes, que la codicia villana no guarda respeto a nadie.
Figúrese usté que en un lado de la caldera había unos hombres dando martillazos y los que estaban en el lado opuesto no oían nada. -¿Pero hombre, dijo el gallego, para qué iba a servir esa caldera tan enorme?
-Atente a barretas y al barreteros, pedazo de cándido, y estarás fresco como lechuga -murmuraba una beata, no de mal cariz, de esas que regalan pañuelo con notitas al padre confesor. El de esta perla sin oriente era un gallego agustino.