galera

(redireccionado de galeras)
También se encuentra en: Sinónimos.

galera

(Del gr. bizantino galea.)
1. s. f. NÁUTICA Embarcación antigua de vela y remo.
2. Carro grande que servía para transportar personas, en general con cubierta.
3. MEDICINA Fila de camas adicional en los hospitales.
4. ZOOLOGÍA Crustáceo comestible de cuerpo alargado y caparazón muy corto.
5. CARPINTERÍA Garlopa o cepillo grande.
6. MATEMÁTICAS Separación que se hace al escribir los términos de una división.
7. ARTES GRÁFICAS Tabla, con listones en tres de sus lados, en la que se van colocando las líneas de letras para formar una galerada.
8. MINERÍA Fila de hornos en que se colocan varias retortas que se calientan en el mismo fuego.
9. Argent., Chile, Urug. Sombrero de copa redondeada, o alta y cilíndrica, y alas abarquilladas.
10. Méx. ARTES GRÁFICAS Galerada, prueba tipográfica para corregir errores antes de la impresión definitiva.
11. s. f. pl. HISTORIA Castigo que se imponía a ciertos delincuentes, consistente en remar en las galeras reales.
12. galera acelerada Carro de transporte terrestre muy rápido.
13. galera bastarda NÁUTICA La que es más fuerte que la ordinaria.
14. galera gruesa NÁUTICA La que tiene mayor porte.
15. galera sutil NÁUTICA La que es más pequeña.
16. sacar algo de la galera Argent. Sorprender a otro con un hecho inesperado.
NOTA: Nombre científico: (Squilla mantis.)

galera

 
f. Carro grande de cuatro ruedas, gralte. cubierto.
Cárcel de mujeres.
Crujía (sala de un hospital).
Garlopa grande.
(Hond.) y (Méx.) Cobertizo, tinglado.
(Argent.) y (Chile) fam.Sombrero de copa.
impr. Tabla rectangular en que se ponen las líneas de letras a medida que se componen.
zool. Crustáceo malacostráceo del orden estomatópodos (Squilla mantis), marino, comestible, de caparazón muy corto y con el primer par de patas muy desarrollado.
m. pl. Pena de remar en las galeras reales.

galera

(ga'leɾa)
sustantivo femenino
1. barco de guerra antiguo con velas y remos una galera española
2. carro de cuatro ruedas cubierto con un toldo Dimos un paseo turístico en una galera.
3. sombrero de copa redondeada y alas angostas que se usaba en ciertas celebraciones Las galeras sólo las usan los magos hoy en día.
recurrir a una solución rápida y práctica para un problema Tiene la capacidad de sacar algo de la galera a último momento.
Traducciones

galera

Galeere

galera

galley, wagon

galera

kombuis

galera

厨房

galera

廚房

galera

SF
1. (Náut) → galley
condenar a algn a galerasto condemn sb to the galleys
2. (= carro) → covered wagon
3. (Med) → hospital ward (Hist) → women's prison
4. (CAm, Méx) (= cobertizo) → shed
5. (CAm) (= matadero) → slaughterhouse
6. (LAm) (= chistera) → top hat; (= fieltro) → felt hat, trilby, fedora (EEUU); (= hongo) → bowler hat, derby (EEUU)
7. (Tip) → galley
Ejemplos ?
En los coches viajaban sólo los poderosos; las galeras eran el carruaje de la clase acomodada; viajaban en ellas los empleados que iban a tomar posesión de su destino, los corregidores que mudaban de vara; los carromatos y las acémilas estaban reservadas a las mujeres de militares, a los estudiantes, a los predicadores cuyo convento no les proporcionaba mula propia.
No fueron en cocinas mis hazañas, sino en galeras, naves y campañas; no con Garraf, tu paje: con gatos moros, las mejores lanzas; que yo maté en Granada a Tragapanzas, gatazo abencerraje, y cuerpo a cuerpo en Córdoba a Murcifo, gato que fue del regidor Rengifo, y de dos uñaradas deshice a Golosillo las quijadas, por gusto de una miza, mi respeto, y le quité una oreja a Boquifleto, gato de un albañil de Salobreña; la cola en Fuentidueña quité de un estirón a Lameplatos, mesonero de gatos, sin otras cuchilladas que he tenido, y la que di a Garrido, que del Corral de los Naranjos era, por la espada primera, único gaticida.
Entonces lo condenaron a galeras por muchos años; pero, como se portó en ellas como el más humilde de los santos, le rebajaron la condena.
Las dos galeras turquescas llegaron a reconocer los navíos ingleses, los cuales no traían insignias de Inglaterra, sino de España, por desmentir a quien llegase a reconocellos, y no los tuviese por navíos de corsarios.
Unos aseguraban que había perecido en el mar; otros, que lo habían puesto en galeras; otros, que se había brincado del barco, y que nadando, nadando, como perro terranova, había alcanzado a una orilla y que allí vivía en una caverna como si fuera un ermitaño.
En el pueblo aislado en medio de la Pampa, florecían las empresas de galeras; cuatro o cinco importantes casas de negocio dictaban al cliente la ley y sustentaban numerosas tropas de carros.
-No se toman truchas, etcétera -replicó el viejo-: todas las cosas desta vida están sujetas a diversos peligros, y las acciones del ladrón al de las galeras, azotes y horca; pero no porque corra un navío tormenta, o se anega, han de dejar los otros de navegar.
Llegó el correo a Nápoles, y Rodolfo, con la golosina de gozar tan hermosa mujer como su padre le significaba, de allí a dos días que recibió la carta, ofreciéndosele ocasión de cuatro galeras que estaban a punto de venir a España, se embarcó en ellas con sus dos camaradas, que aún no le habían dejado, y con próspero suceso en doce días llegó a Barcelona, y de allí, por la posta, en otros siete se puso en Toledo y entró en casa de su padre, tan galán y tan bizarro, que los etremos de la gala y de la bizarría estaban en él todos juntos.
Bajó corriendo a dar la nueva, y en un pensamiento se embarcaron los turcos, que estaban en tierra, cuál guisando de comer, cuál lavando su ropa; y, zarpando con no vista presteza, dieron al agua los remos y al viento las velas, y, puestas las proas en Berbería, en menos de dos horas perdieron de vista las galeras; y así, cubiertos con la isla y con la noche, que venía cerca, se aseguraron del miedo que habían cobrado.
Hecho esto, se fueron a ver la ciudad, y admiróles la grandeza y sumptuosidad de su mayor iglesia, el gran concurso de gente del río, porque era en tiempo de cargazón de flota y había en él seis galeras, cuya vista les hizo suspirar, y aun temer el día que sus culpas les habían de traer a morar en ellas de por vida.
Luego conocieron ser galeras, y turquescas, por las medias lunas que en las banderas traían, de que recibió gran gusto Ricaredo, pareciéndole que aquella presa, si el cielo se la concediese, sería de consideración, sin haber ofendido a ningún cathólico.
Hace pocos años, si le ocurría a usted hacer un viaje, empresa que se acometía entonces sólo por motivos muy poderosos, era forzoso recorrer todo Madrid, preguntando de posada en posada por medios de transporte. Éstos se dividían entonces en coches de colleras, en galeras, en carromatos, tal cual tartana y acémilas.