galeón

(redireccionado de galeones)
También se encuentra en: Sinónimos.

galeón

(Derivado del ant. galea.)
1. s. m. NÁUTICA Barco velero antiguo, grande y semejante a la galera con tres o cuatro palos. galera
2. NÁUTICA Barco español que antiguamente hacía el comercio con América.

galeón

(ga'leon)
sustantivo masculino
barco de gran tonelaje más corto y ancho que la galera Los galeones se usaban para comerciar.
Traducciones

galeón

galion

galeón

galleon

galeón

galeone

galeón

Galeone

galeón

Галеон

galeón

galjoen

galeón

Galeão

galeón

Galeon

galeón

Галеон

galeón

Galeona

galeón

갤리온선

galeón

SMgalleon
Ejemplos ?
Majd., y con gobernar bien éste se han hecho poderosos nuestros enemigos, conquistan con él el del mundo, y no corriendo por su cuenta el despacho de los galeones de V.
Estaba la corte en Sevilla, habian llegado los galeones, y en la mas hermosa estacion del año todo respiraba abundancia y alegría.
— El trigo se vendio ayer a 24 reales fanega. Ha baja- do algo por la gran cantidad que trajeron los galeones de Indias. Me alegro por los pericotes.
El solo tiene más ducados de oro en sus arcas que soldados mantiene nuestro señor el rey don Felipe, y con sus galeones podría formar una escuadra suficiente a resistir a la del Gran Turco...
Sus minas no atraían las flotas y los galeones españoles a sus puertos, y las producciones de su suelo tardaron mucho en conocerse en la metrópoli; mas a pesar de esta lentitud vemos que apenas se desarrolla su agricultura, obtiene el fruto de su primitivo cultivo la preferencia en todos los mercados, y el cacao de Caracas excede en valor al del mismo país que lo había suministrado a sus labradores.
¡Cómo brillaban sus ojos al describir el ataque a un barco cargado de oro, la desesperada lucha, costado a costado, el abordaje y el apresamiento de los ricos galeones españoles!
Veo la santa cruz, veo los pendones del Imperio ondear en esa tierra; veo cruzar el mar sus galeones, y andar a estos países a hacer guerra; veo por diez vencidos a montones, veo cómo Aragón las Indias hierra, y a todo capitán del Quinto Carlos, allá por donde vaya, derrotarlos.
Conforme a la dicha capitulación, se ha de fundar en la dicha bahía una ciudad y pueblo de españoles y otras poblaciones, que, dándoles tierra donde siembren trigo y maíz y otras semillas de estos reinos, junto con las grandes sementeras de arboles de cacao para que es muy a propósito aquella provincia, se podrán sustentar y enriquecer los vecinos que allí se poblaren, y se aumentará mi real hacienda, y se podrá hacer y fabricar muchos bajeles, navíos y galeones para la guarda de esos reinos y servicio de los vecinos de ellos, por tener, como tiene, mucha y buena madera para los dichos efectos, y sitios para los astilleros .
Ya sospechará el lector que contra quien se preparaban los vecinos de esta ciudad de los reyes era nada menos que contra el pirata holandés Jorge Spitberg, quien con cuatro galeones y dos pataches bien artillados paseábase en el Pacífico, como Pedro por su casa, acompañado por ochocientos lobeznos, de esos que no temen a Dios ni al diablo.
Acercáronseles algunos vecinos curiosos, trabaron plática con ellos, y sacaron en limpio que su viaje era al puerto de Paita, donde en uno de los galeones llegados de Panamá para zarpar en octubre, con destino a la famosa feria de Portobelo, se proponían embarcar doscientos mil pesos, remitidos por el español don Juan de la Cruz Cuiva, acaudalado mercader de Lima.
Como los piratas habían estado muchas veces en Jamaica y en otras villas y lugares en otros tiempos, el gobernador temió por lo que podría suceder; echólos de la prisión haciéndolos jurar que dejarían para siempre las piraterías y los envió con los galeones a España.
DON DUARTE ¿Cómo ansí? MARÍA Como sobran invenciones, por ser los dineros alas de amor, y para sus galas no vienen los galeones. DON DUARTE La Mari-Ramírez es pieza de rey.