gacela


También se encuentra en: Sinónimos.

gacela

(Del ár. gazala.)
s. f. ZOOLOGÍA Pequeño mamífero rumiante del grupo de los antílopes, muy estilizado y de cuello largo, pelo corto de color canela, orejas largas, muy veloz, que habita en las estepas africanas y asiáticas.
NOTA: Nombre científico: (Gazella.)

gacela

 
f. zool. Nombre común de los mamíferos artiodáctilos de la familia bóvidos (gén. Gazella), de cuerpo ligero y esbelto, pelaje corto y patas delgadas.

gacela

(ga'θela)
sustantivo femenino
1. antílope de cuerpo delgado y esbelto que tiene pelaje pardo y claro en el vientre Está prohibida la caza de gacelas en esta zona.
2. mujer que es esbelta, dulce y tiene mucha gracia Me encanta esa chica, es una gacela.
Sinónimos
Traducciones

gacela

Gazelle

gacela

gazelle

gacela

gazzella

gacela

gazelle

gacela

gazelle

gacela

gazela

gacela

ガゼル

gacela

가젤

gacela

SFgazelle
Ejemplos ?
Los racimos de un sueño -juntos estamos- en limpia copa exprimimos, y el doble cuento olvidamos. (Uno: Mujer y varón, aunque gacela y león, llegan juntos a beber.
M.) »Miércoles.- D., alegre en comparación de los días precedentes.- Le he cantado una melodía conmovedora: Las campanas de la tarde, que no la ha tranquilizado, ni mucho menos- D., conmovida hasta el summum.- La he encontrado más tarde llorando en su habitación; le he recitado versos donde la comparaba con una joven gacela- Resultado mediocre.- Alusión a la imagen de la paciencia sobre una tumba- (Pregunta: ¿,Por qué sobre una tumba?- J.
Pero, al leer las teorías sentadas por gentes que no llevan apolillado el cerebro, nos convencemos que todos los alemanes no son unos seres románticos que se pasean a los rayos de la luna, suspiran con las baladas de Schiller y sueñan con las sinfonías de Beethoven. Por lo visto, el salchichón y la cerveza no dan sentimientos de gacela.
María durante la caminata, había desplegado delante de él todas las actitudes de una gacela suelta en los prados, y al tomar las flores en sus dedos agudos como el marfil de los picos de las aves, habría merecido que se la comparase con el colibrí libando el almíbar de los azahares.
Los bosques antiguos abrigan elefantes, al paso que el rinoceronte y el hipopótamo recorren las orillas de los ríos llenos de cocodrilos y caimanes: esta es también la zona favorita del tigre, del león, del leopardo, la pantera, la onza, la hiena, la gacela, la cebra, la jirafa, y particularmente del camello y del dromedario, tan útiles para los habitantes de aquellos climas; puede añadirse también la vicuña del nuevo mundo.
Al moro de África se le ve, por su casa de piedra bordada, que conoció a los hebreos, y vivió en bosques de palmeras, defendiéndose de sus enemigos desde la torre, viendo en el jardín a la gacela entre las rosas, y en la arena de la orilla los caprichos de espuma de la mar.
Si porque Nisena ha blanqueado, Siendo oscura como hollín, Asegura que el carmín No es quien la ha vivificado, Y afirma que no ha zurrado Su cutis como gacela, Que se lo cuente a, su abuela.
"Así nacieron la Santa Fidelidad de los 'fedavis', aquellos sacrificados de la bravura sin límites, y la dinastía fatimita que en la persona de Abu Famin dio al Islam el más glorioso de sus califas." Cruzó el rostro de mi visitante una especie de sombrío relámpago, casi al punto apagado en el decaimiento de la desolación: –Fue una tarde, junto al Pozo de la Gacela, entre el Líbano y Damasco.
Tener juventud graciosa. Seno puro, tez de rosa, Pie de armiño Y ojos vivos de gacela Cuando el dardo la desvela Del cariño! ¡Una mesa de ambrosía, Unos baños de agua fría Con olores Donde el ámbar se ha mezclado Con el jugo destilado De mil flores!
Rosario dejó la costura sobre una silla, se acercó a la reja, mirando en la dirección que acababa de indicarle su hermana, y -El mismo que viste y calza -exclamó apenas hubo clavado un punto en la dirección indicada sus negrísimos ojos de gacela, y tras un instante de silencio, añadió con expresión ponderativa: -Como que no se puée confundir con nadie ese gachó; como que es el mozo mejor plantao del barrio de Capuchinos.
Pie breve y aéreo paso, más inquieta y más ligera que en la fértil primavera las hojas del abedul. Gacela del mirar dulce la llamó un árabe errante; sol, azucena y diamante, las gitanas que la ven.
Hayy, salvado en tierra, es recogido por una gacela La marea llegaba en aquel entonces a un lugar al que no podía alcanzar hasta pasado un año.