fuerista

fuerista

1. s. m. y f. Persona experta en los fueros de las provincias privilegiadas o con derechos particulares.
2. POLÍTICA Persona defensora de los fueros o derechos especiales.
3. adj. POLÍTICA De los fueros. foral

fuerista

 
com. Persona muy instruida en los fueros de las provincias privilegiadas.
Partidario de estos fueros.
adj. Relativo al fuero.
Ejemplos ?
Arana-Goiri se propone demostrar en su día, los programas carlista, fuerista, integrista y, en fin, todos los que han sustentado la restauración de los Fueros, ni han tenido fundamento histórico, por no saber hacer de España el caso omiso necesario para hallarlo, ni, al incluir en el estado español al pueblo vasco, han sabido adaptar éste a aquél, por pretender ciertas exenciones, con un empeño verdaderamente ridículo por lo odiosos que venían forzosamente a ser, para las demás porciones del estado, los tales privilegios.
¿que yo hablo contra el dictado de mi conciencia? Es más ¿es que creeis que yo no soy autonomista y fuerista? Sí, yo soy autonomista y fuerista, y por esa razón necesito asesorarme de que si Navarra pide ningún Estatuto, ni bueno ni malo a las Cortes de la Nación.
Según relata el propio Sabino Arana, durante un viaje de Luis Arana en 1882, un santanderino le comentó, al ver que llevaba una insignia fuerista: Admitiendo como gran verdad lo manifestado por el santanderino, Luis se cuestionó si era español o sólo vizcaíno, considerando que su opción era la segunda.
En las elecciones celebradas a finales del siglo XIX y principios del XX fueron los partidos Carlista, Conservador y Fuerista los que más votos obtenían.
a coalición católico-fuerista fue el nombre genérico por el que se conoce a las candidaturas electorales que formaron los partidos de ideología derechista en Navarra y Vascongadas (España) para las elecciones constituyentes del 28 de junio de 1931, una vez proclamada la Segunda República Española.
Las candidaturas adoptaron la denominación de candidatura Pro Estatuto Vasco en Vizcaya y Guipúzcoa, Coalición Católico-Fuerista en Navarra y Candidatura Católico-fuerista en Álava.
Posteriormente liderado por Ramón de la Sota, opuesto a la abolición foral, la restauración foral fue defendida por la sociedad fuerista «Euskalerria», cuyos miembros eran conocidos como los "euskalerriakos".
Con el advenimiento de la Segunda República en abril de 1931 tras el exilio del rey Alfonso XIII; en el País Vasco y Navarra se organizó una coalición católico-fuerista para presentar candidaturas conjuntas a las Elecciones generales de España de 1931.
El mismo día los tradicionalistas llevaban a cabo en Pamplona un acto de "afirmación católico-fuerista" (cuya celebración, de hecho, obligó al traslado de la asamblea de municipios de Pamplona, donde se había previsto inicialmente, a Estella, con el consiguiente enojo del PNV).
Las autoridades huyen de Zaragoza y el 15 de octubre el rey da la orden de invadir Aragón, siempre para defender los fueros. El ejército fuerista se desmorona y el ejército real entra en Zaragoza el 12 de noviembre sin resistencia.
Las elecciones a Cortes Constituyentes de 1931 supusieron, siguiendo la línea de los resultados globales de las municipales, el triunfo de las derechas (en cuya candidatura se integraba, tras largas negociaciones, y el sacrificio de su líder en Navarra, Manuel de Aranzadi, el PNV, un esquema repetido también en las provincias vascas), con la denominación de coalición católico-fuerista, que merced a la nueva legislación electoral obtuvieron los cinco escaños destinados a la mayoría, dejando los dos de la minoría a los republicano-socialistas, que renovaban la coalición de las municipales.
El PNV recibe su principal impulso tras ocupar Ramón de la Sota el cargo de Fidel Sagarmínaga en el partido de los "euskalerriakos", movimiento de corte fuerista liberal.