frialdad


También se encuentra en: Sinónimos.

frialdad

1. s. f. Sensación de frío la frialdad de sus manos se debe a una mala circulación de la sangre.
2. Actitud de indiferencia y falta de interés nos recibió con frialdad; la frialdad de su carácter es desagradable. desafecto, desapego, insensibilidad
3. Ausencia anormal de deseo sexual. frigidez
4. Actitud serena, dominio de los nervios en los momentos difíciles hay que pensar con frialdad.

frialdad

 
f. Frío (sensación).
fig.Indiferencia, desafecto.
Dicho insulso.
Necedad.
Flojedad y descuido en el obrar.

frialdad

(fɾjal'ðað)
sustantivo femenino
1. cualidad de las cosas que están a baja temperatura la frialdad de una bebida
2. indiferencia o falta de entusiasmo que manifiesta alguien hablar con frialdad
3. falta de apetito sexual La frialdad sexual puede llegar a ser patológica.
4. serenidad en momentos difíciles Manejó con gran frialdad la difícil situación.
Sinónimos

frialdad

sustantivo femenino
2 indiferencia, desafecto*, desapego, despego, desvío.
Aplicado a la relación o al tratamiento que se dispensa a otra persona: hablar con frialdad, mirar con frialdad, etc.
Traducciones

frialdad

Kälte

frialdad

cold, cool

frialdad

froideur

frialdad

kulde

frialdad

kyla

frialdad

SF
1. [de material, líquido] → coldness
2. (= indiferencia) (en sentimientos, actitudes) → coolness; (en carácter, mirada) → coldness
se comportaban con una frialdad envidiablethey behaved with enviable coolness
la novela ha sido acogida con frialdad por la críticathe novel has been given a cool reception by the critics
reaccionó con frialdad ante la noticiahe showed no emotion when he heard the news
hemos de actuar con frialdad y analizar el problema detenidamentewe have to act dispassionately and analyze the problem at length
ella lo miró con frialdadshe looked at him coldly
Ejemplos ?
¡A fellas que los chiquillos nácente y médrante más pronto que los carballos! -Selme -respondió la costurera, con la misma frialdad-, coge ahí de la lacena una botella que hay mediada y echarás un vaso.
Sin la preocupación cotidiana de levantarse temprano, sobre todo en el invierno, con la frialdad de sus bofetadas, con el estruendo de su helada piel.
La misión que el educador tiene, no puede compararse a nada y consiste simple, sencilla, difícil y trabajosamente en dirigir hacia las actividades susceptibles de enriquecer y armonizar las facultades intelectuales y morales del individuo, mas no con frialdad mecanicista, sino con el amoroso calor de la vida, con la vibración sensible y espiritual de todas las capacidades en una entrega hacia lo sano del hombre.
Y en plena frialdad sonreí de la mentira humana, que, temiendo a la muerte, finge desearla, para dar el excitante del peligro a sus alegrías y tristezas; que juega con ella de mentirijillas, amándola como aman los niños los juguetes guerreros: remedos de armas mortíferas que no pueden causarles daño.
Las aguas estaban bravías y azules, mientras que en el confín la línea de montañas de Madagascar parecía comunicarle al agua la frialdad de su sombra.
Sus ojos, desmesuradamente abiertos, miraron al vizconde. Después se levantó. —He comprendido—dijo con frialdad—. Permítame que me retire.
No tenía finalidad cambiar de amo. Llegado el momento, todos golpeaban a la cabeza con la misma frialdad. Lo importante era vivir y vivir sin hacer nada, bajo ese hermoso cielo africano.
¡Afortunadamente, pronto me iré a mi cuartito de la calle de Tudescos, a la oficina de mi seráfico pariente y a mi casino de mi alma y cesará este martirio a que me ha condenado usted con su cara, su cuerpo y sus acciones de serafín, y con su frialdad, sus bromas y su sonrisa de demonio!
Cuando se supo en Auriabella el suplicio atroz del que llama el vulgo San Antonio de Illaos; cuando se tuvieron pormenores de aquella admirable constancia del joven mártir, que repetía en las torturas, al sentir las agudas cuñas hincársele en los dedos apretados por tablillas y en las piernas sujetas al cepo: «Jesús mío, sólo te pido que los salves, que les abras los ojos», refiriéndose a los impasibles verdugos que le atormentaban con asiática frialdad...
El prestamista, tomándose con la mano un haz de estas barbas, dijo, al tiempo que se las retorcía con colérica frialdad: -¿Qué te has creído?
Las sospechas, el recelo, los temores, la frialdad, la reserva, el odio, la traición, se esconderán siempre bajo ese velo uniforme y pérfido de cortesanía, bajo esa urbanidad tan alabada que debemos a las luces de nuestro siglo.
Pero la gente estaba desesperada, y yo lo entiendo perfectamente, afortunadamente yo tengo la responsabilidad, y quizás esa responsabilidad ha sido el mejor aliciente, el mejor estímulo, la mejor razón para pensar con cierta frialdad las cosas y tomar así las decisiones.