francamente


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con francamente: delicadamente

francamente

1. adv. Con sinceridad o franqueza te lo digo francamente, yo creo que no tendrás ningún problema.
2. Sin ninguna duda, claramente el traje le sentaba francamente mal.
3. Con franquicia o exención.

francamente

(fɾanka'mente)
adverbio
de manera sincera Francamente, no puedo ir.
Traducciones

francamente

franchement

francamente

upřímně

francamente

ærlig talt

francamente

offen

francamente

suoraan sanoen

francamente

iskreno

francamente

率直に

francamente

솔직히

francamente

eerlijk gezegd

francamente

åpenhjertig

francamente

szczerze

francamente

francamente

francamente

uppriktigt sagt

francamente

อย่างตรงไปตรงมา

francamente

içtenlikle

francamente

một cách thẳng thắn

francamente

坦白地

francamente

ADV
1. (= abiertamente) → frankly
francamente, eso está mal(quite) frankly, I think that's wrong
2. (= realmente) → really
es una obra francamente divertidait's a really funny play
3. (= generosamente) → generously, liberally
Ejemplos ?
No es un secreto para nadie que el voto parlamentario en la calificación de elecciones ha llegado a ser objeto de arreglos, de trueques, de contratos entre individuos o grupos. He visto mucho malo, muy malo y mucho bueno, muy bueno; pero, lo digo francamente, eso no lo había visto nunca.
¿Es esto patriotismo? Que juzgue el cesto de la compra. -Francamente, me han desilusionado -dijo el cesto-. ¡Vaya manera estúpida de pasar una velada!
El principal objeto de ellas no era otro sino allanar el paso, para que la Provincia reconociendo sus derechos, libre del influjo y poderío de sus opresores, deliberase francamente el partido que juzgase conveniente.
Tal fué la voluntad y determinación libre de dicha Junta general, explicada francamente, sin concurso de don Bernardo de Velazco, ni individuos de su cabildo, que en justa precaución de cualquier influencia contra la libertad de la patria por graves causas que precedieron, de que instruyen los mismos autos, se mantuvieron suspensos y aun reclusos, y sin que á ella tampoco hubiesen asistido más de cuatro ancianos españoles europeos.
Alcibíades: Te juro, Sócrates, por todos los dioses, que yo no sé lo que digo, y francamente, temo que he perdido la razón, porque estas cosas me parecen tan pronto de una manera, tan pronto de otra, según tú me preguntas.
Los chicos quedaron francamente asustados y tiraron inmediatamente el animal, de modo que por la comarca sólo circuló la grotesca historia que los mismos chicos contaron.
Su carne era desaprovechable, desde luego, y Nahum no sabía qué pensar ni qué hacer. Ningún veterinario rural quiso acercarse a su casa, y el veterinario de Arkham quedó francamente desconcertado.
“Me dio 2 cartas (alude a Bernabé Rivera) para el señor general Lavalleja y me dijo: que si el general Alvear (que ya había llegado) me preguntaba si lo había encontrado, que no le hiciese misterio y que le dijese francamente lo que querían, que era la reorganización del Cuerpo de Dragones y colocación de los jefes de la Provincia, y en los puestos en que antes estaban, que ellos habían libertado la Provincia y que no era justo dejarlos abandonados”, etc.
Tendencia de las instrucciones transcriptas Examinadas las instrucciones de que eran portadores los diputados que existían en la Asamblea en el momento inicial de sus sesiones se comprueba que si no traicionaban el mandato de sus comitentes, esos apoderados de Buenos Aires, Córdoba y San Luis debían actuar en un sentido francamente autonomista por no hablar ya de tendencias federativas.
Los hombres estaban francamente perplejos ante aquel caso y no podían encontrar ningún elemento convincente que relacionara las extrañas condiciones de los vegetales, la desconocida enfermedad del ganado y de las personas, y las inexplicables muertes de Merwin y Zenas en el pozo.
Y es claro que, bajo esta trágica convicción, el orden público, la paz jurídica no perderán el carácter de cosas respetables, pero francamente se convertirán en respetables nimiedades.
En el caso concreto, lo que habría sido adecuado y no se hizo, es antes de comprometerse en cualesquiera negociaciones, llamar en consulta a los “líderes” de los Partidos que actúan en nuestra vida pública y consultarlos sobre lo propuesto, tomando en cuenta sus diversas opiniones en cuanto correspondiese, o – y esto me parece más fácil, más práctico, más adecuado – traer el problema todavía en agraz a la consideración y deliberación de alguna de las Comisiones Legislativas de asuntos internacionales, para que sus integrantes, miembros de todos los sectores de opinión, fijasen los puntos de vista de cada cual, sin compromisos, abierta y francamente, sobre los temas planteados en el Convenio.