Ejemplos ?
Personajes: -la tercera esposa. -las trece hijas. -timbre de gloria. -flor de lis. -licenciado. -peregrino. -monjita. En aquel tiempo, como dicen los Santos Evangelios, hubo una estirpe que llenó el universo con su fama.
¡Por que tú, oh madre Tierra, eres grande, fecunda, de seno inextinguible y sacro!; y de tu vientre moreno brota la savia de los troncos robustos y el oro y el agua diamantina y la casta flor de lis.
Tras de largo discurrir y excogitar, atúvose a la fama, y eligió a Flor de Lis, hija de un poderoso castellano y tenida en el Reino por la más bella y recatada.
Tu diadema asombra a los astros y tu luz hace cantar a los poetas, perla del oceano infinito, flor de lis del oriflam in- menso del gran Dios.
-No estoy loco, padre y señor -replica Timbre de Gloria, con acento seguro y reposado-. Hoy más que nunca estoy en mis cabales; pero ni vos ni nadie en el mundo será poderoso a que yo tome por mujer a Flor de Lis.
Napoleón en el lugar de Cavaignac era, para ella, la monarquía en lugar de la república, el comienzo de la Restauración monárquica, el Orleáns tímidamente insinuado, la flor de lis La flor de lis : emblema heráldico de la monarquía de los Borbones; la violeta, emblema de los bonapartistas.- escondida entre violetas.
Las palmeras derramaban su polen, las semillas reventaban, los leones movían blandamente su crin. Una vez voló un clavel de su tallo hecho mariposa roja, y una estrella descendió fascinada y se tornó flor de lis.
Los colegiales de los dos colegios reales con su rector y catedráticos, todos a caballo. Los caballeros de San Juan de Malta, de Cristo, de la Flor de Lis y demás órdenes extranjeras, lujosamente equipados.
4 Y estaba asentado sobre doce bueyes, tres de los cuales miraban al septentrión, y tres al occidente, y tres al mediodía, y tres al oriente: y el mar asentaba sobre ellos, y todas sus traseras estaban á la parte de adentro. 5 Y tenía de grueso un palmo, y el borde era de la hechura del borde de un cáliz, ó flor de lis.
Un pergamino, escrito por el Capellán del castillo y firmado por una cruz -que era todo el autógrafo del castellano- fue remitido al padre de Flor de Lis.
Los siervos se alzaron a mayores; y sobre los inmensos dominios y riquezas de tan ilustre raza cernióse la rapiña. Flor de Lis, entre tanto, se agostaba como azucena roída por el gusano.
Observa aquel pendón soberbio y grande que entre leopardo y flor de lis se parte; el capitán es quien lo ondea y blande, y a él debe seguir todo estandarte.