fielato


Búsquedas relacionadas con fielato: nugatorio

fielato

s. m. COMERCIO Oficina a la entrada de las poblaciones, en la que se pagan los derechos de consumo.

fielato

 
m. Oficio y oficina del fiel (encargado).
Oficina a la entrada de las poblaciones donde se pagaban los derechos de consumo.
Ejemplos ?
Y, en efecto, cargó con los consumos, y las puertas de su ciudad natal se convirtieron en otras tantas puertas del infierno, bien guarnecidas de cancerberos, con gorra de galón dorado y sendas inscripciones, que al decir fielato, querían decir: Lasciate ogni peseta, voi ch'entrate.
En 1887 se consiguió que el tranvía partiese de los mismos andenes de la Estación del Norte en lugar del fielato, lo que facilitaba la intermodalidad entre el ferrocarril y la línea de transporte urbano.
Fielato era el nombre popular que recibían en España las casetas de cobro de los arbitrios y tasas municipales sobre el tráfico de mercancías, aunque su nombre oficial era el de estación sanitaria, ya que aparte de su función recaudatoria servían para ejercer un cierto control sanitario sobre los alimentos que entraban en las ciudades.
El término fielato procede del fiel o balanza que se usaba para el peaje. En el Diccionario de la Administración Española de Marcelo Martínez Alcubilla en el apartado referente a la contribución de consumos, se recogen una serie de artículos para el correcto funcionamiento de los fielatos: Art.
Su recorrido se iniciaba en el fielato de consumo de la Estación del Norte, y continuaba por la Acera de Recoletos, la calle Santiago, la Plaza Mayor, la calle Lencería, la plaza del Ochavo, Platerías, calle Cantarranas (actual Macias Picavea) y la calle Corredera (actual Angustias) hacia San Pablo, acabando en la calle San Quirce a la altura del Viejo Coso.
Lugar con gran cantidad de manantiales de buen agua que regaban amplias zonas de huertas; Las hortalizas, verduras, legumbres y ganado excedente era vendido en los mercados de Sigüenza previo paso por el fielato para el pesado, pago de impuestos y control sanitario.
O los brandys que desembarcaban en San Esteban de Pravia y se traían con destino a Sariego, donde apenas se graban los productos, y entraban en Siero, donde el primer fielato de esa zona estaba en La Secada.
En el pueblo de La Secá y hasta bien entrados los años setenta existía una gran actividad, instituyéndose como un importante centro dinamizador de la población local ya que contaba con tres bares (uno de ellos con bolera), dos pequeñas tiendas, el famoso Baile de La Pianola, además de un teatro (donde también se proyectaba cine), y un puesto de fielato (especie de aduana municipal para el mercado local de Siero) como bien recoge este testimonio de Benigno García Suárez:: "El control de los fielatos era inoperativo.
Fue casa de la Inquisición. Posee tres grandes ventanales, en lo que se llamó “Carnicería alta” y fue conocido como Fielato. Son de finales del siglo XIV.
No en vano, se situaba al final del puente, en la Puerta del Puente, el fielato sur de la ciudad (Oficina a la entrada de las poblaciones en la cual se pagaban los derechos de consumo).
A diferencia de los pueblos cercanos, en Tabernes Blanques se potenció la explotación del ganado porcino y vacuno, con el establecimiento de cebaderos (popularmente porcateres), mataderos y carnicerías. La existencia de fielato en el límite de la ciudad de Valencia propició el comercio de la carne.
Hubo también una receptoría de alcabalas y pulques, fielato de tabacos y residía regularmente un visitador con su resguardo de la renta del tabaco para evitar los contrabandos.