feudalismo

feudalismo

s. m. HISTORIA Régimen y organización político y social basados en la constitución del feudo y del señorío, que estuvo vigente en la edad media.

feudalismo

 
m. hist. Organización social, política y económica de los pueblos europeos que duró desde el s. IX al XVIII (aunque desde el s. XV sufriera importantes transformaciones). Su origen se encuentra en instituciones y costumbres anteriores, de raíz germánica, en especial el patrocinio y el beneficio. Al no poder los soberanos proteger a los pequeños propietarios, estos buscaron la protección de los poderosos, con lo que se estableció una dependencia personal, el contrato feudal, por el cual el señor (rey o noble) estaba obligado a defender a su vasallo y este, a su vez, quedaba obligado a prestarle servicio militar, en caso de guerra, y otros servicios personales o económicos. El apogeo del feudalismo corresponde a los ss. X, XI y XII. A partir de entonces, la autoridad real se afianzó, y se centralizó la extracción del excedente campesino.

feudalismo

(fewða'lizmo)
sustantivo masculino
sistema de gobierno y de organización sociopolítica basado en lazos que unen señores y vasallos El feudalismo fue el sistema de organización de los reinos durante de la Edad Media.
Traducciones

feudalismo

feudalism

feudalismo

feudalesimo

feudalismo

Feudalismus

feudalismo

féodalité

feudalismo

feodalisme

feudalismo

Feudalizm

feudalismo

Φεουδαρχία

feudalismo

Феодализъм

feudalismo

feudalismus

feudalismo

Feudalisme

feudalismo

Feodalismi

feudalismo

feodalism

feudalismo

SMfeudalism
Ejemplos ?
Únicamente señalaremos que superó imperio, ciudad, comuna, papado, feudalismo, güelfismo y gibelismo; se sitúa también más allá de las “signorías”.
Nada inventa Oyóla al historiar la condición de la mujer en la edad media; nos dice sobre el feudalismo y las cortes de amor con sus juegos florales y la andante caba- llería, lo que nos dicen todos los libros viejos.
El poder y la propiedad contraen una unión indisoluble: la propiedad lleva anejo el poder: el poder lleva aneja la propiedad. Ésta y no otra cosa fue el feudalismo, la consolidación del poder y de la propiedad.
Por otra parte, de hecho esta clase ha concertado en todas partes un compromiso incluso con el feudalismo, mientras que la clase obrera, por la propia naturaleza de las cosas, debe ser sinceramente «revolucionaria».
Pero hay otro pueblo pequeño, que se llama aristocracia avara, miserable, enemiga del pobre y sanguijuela de los demás, que todo lo quiere para sí: gobierno, poder, influencia, destinos, riqueza y, últimamente, el memorable feudalismo de la Edad Media.
La centralización del Estado, que la sociedad moderna necesita, sólo se levanta sobre las ruinas de la máquina burocrático-militar de gobierno, forjada por oposición al feudalismo.
La burguesía alemana se había desarrollado con tanta languidez, tan cobardemente y con tal lentitud, que, en el momento en que se opuso amenazadora al feudalismo y al absolutismo, se encontró con la amenazadora oposición del proletariado y de todas las capas de la población urbana cuyos intereses e ideas eran afines a los del proletariado.
Todo el terrorismo francés no fue sino un procedimiento plebeyo para ajustar las cuentas a los enemigos de la burguesía : al absolutismo, al feudalismo y a la pequeña burguesía.
En efecto, en el momento en que en Berlín se reúnen los reyes Trátase de la entrevista de tres emperadores —Guillermo I, Francisco José y Alejandro II— en septiembre de 1872 en Berlín.- 312 —en esta entrevista de los poderosos representantes del feudalismo y de la época pasada deben adoptarse contra nosotros nuevas y más enérgicas medidas de represión—, en el momento en que se organizan las persecuciones, el Congreso de La Haya ha estimado razonable y necesario reforzar los poderes de su Consejo General y centralizar, para la lucha que se va iniciar, la actividad que el aislamiento habría hecho infructífero.
La Cruz de Pámanes, tal cual hoy es, de tosca piedra, ennegrecida por los rigores de la intemperie, tiene una historia llena de interesantes episodios que se pierden entre el polvo de los más añejos pergaminos del tiempo del feudalismo.
SITUACIÓN GENERAL España, país eminentemente agrícola, viene sufriendo desde la Edad Media hasta la actualidad más vigente el peso agobiador del feudalismo tanto en la estructura de la propiedad y en la estructura del cultivo como en la estructura de las relaciones de producción y en la estructura social campesina en general.
Como quedaban todavía restos del antiguo feudalismo, sucedía que la propiedad, ora estuviere en manos del clero y ora en las de la nobleza, llevaba en muchas provincias aneja la jurisdición y el cobro de tributos, así reales como personales, a pueblos enteros.