feudal

(redireccionado de feudales)

feudal

adj. HISTORIA Del feudo o del feudalismo los señores feudales poseían el derecho de pernada.

feudal

 
adj. Relativo al feudo o al feudalismo.
sociol. p. ext.Sistema en el que los campesinos, sin ser esclavos, ven limitada su libertad y propiedad personal.

feudal

('fewðal)
abreviación
relativo al feudalismo o al feudo señor feudal
Traducciones

feudal

feudal

feudal

feudale

feudal

feudalen

feudal

féodal

feudal

feodale

feudal

feudal

feudal

الإقطاعية

feudal

φεουδαρχική

feudal

封建

feudal

封建

feudal

feudální

feudal

feudale

feudal

봉건

feudal

feodala

feudal

ADJfeudal
Ejemplos ?
No, no dejaré, porque la ignorancia o la credulidad hayan hablado de privilegios, de absolutismo o de intolerancia, y ¿y qué sé yo qué mas?, de diezmos, de derechos feudales, fantasmas, que la más audaz mala fe ensaya resucitar a nuestros ojos, no dejaré, digo, arrancar de mis manos el estandarte de Enrique IV, de Francisco I, de Juana de Arco.
Así, la fraternidad era como un anhelo místico de una hermandad que encerraba en el fondo, el deseo de ser cada quien el dirigente y con mucha demagogia, promover el triunfo de la concordia y el perdón amoroso a los señores feudales.
En esa forma, México reconquista su suelo, aniquila los últimos vestigios feudales, acaba con los privilegios y el monopolio de la tierra y lo substituye con un nuevo sistema que hace del agro mexicano, un instrumento de libertad y una norma indeclinable de justicia social.
En la Roma antigua son los patricios, los équites, los plebeyos, los esclavos; en la Edad Media, los señores feudales, los vasallos, los maestros y los oficiales de los gremios, los siervos de la gleba, y dentro de cada una de esas clases todavía nos encontramos con nuevos matices y gradaciones.
Clase oprimida bajo el mando de los señores feudales, la burguesía forma en la “comuna” una asociación autónoma y armada para la defensa de sus intereses; en unos sitios se organiza en repúblicas municipales independientes; en otros forma el tercer estado tributario de las monarquías; en la época de la manufactura es el contrapeso de la nobleza dentro de la monarquía feudal o absoluta y el fundamento de las grandes monarquías en general, hasta que, por último, implantada la gran industria y abiertos los cauces del mercado mundial, se conquista la hegemonía política y crea el moderno Estado representativo.
Encontraba en sus hombros el color ámbar de la Odalisca en el baño (1); tenía el largo corpiño de bas castellanas feudales; se parecía también a la Mujer pálida de Barcelona (2), pero por encima de todo era un ángel.
Éstas se edificaron en todos los sitios sobre la base de la decadencia de las clases feudales en conflicto: la aristocracia y las ciudades.
Los demócratas victoriosos podrían, si quisieran, evitar que el partido reaccionario tuviese ningún triunfo si usaran solamente su poder, recientemente ganado, con energía suficiente. El primer punto que provocará el conflicto entre demócratas y proletarios es la abolición de todos los derechos feudales.
Desde que hay mundo, en toda sociedad, el camino del predominio ha estado siempre abierto al talento: en la antigüedad, de la plebe han salido hombres a mandar a los demás; en los tiempos feudales, en los del despotismo más injusto, un soldado oscuro, un intrigante plebeyo han salido, siempre que han sabido, de la turba popular para empuñar el cetro del mando.
Artículo 24°- En materias del desarrollo social y cultural, Afganistán realiza una política enfilada a robustecer la alian­za y la unidad de obreros, campesinos, nómadas, intelectua­les, artesanos, comerciantes, imanes, ulemas patrióticos, todas las fuerzas democráticas y patrióticas, las nacionalidades y tribus del país; a liquidar los restos de relaciones feudales, el atraso, el desempleo, el analfabetismo, la miseria y las enferme­dades; a elevar el nivel de vida y de cultura de cada familia.
Su Ilustrísima, que tenía el ánimo altivo de aquellos obispos feudales que llevaban ceñidas las armas bajo el capisayo, frunció el ceño, y quiso castigarme con una homilía: —Señor Marqués de Bradomín, acabo de saber una burda fábula urdida esta mañana, para mofarse de dos pobres clérigos llenos de inocente credulidad, escarneciendo al mismo tiempo el sayal penitente, no respetando la santidad del lugar, pues fué en San Juan.
De nuevo ahora, las antiguas áreas marginales del fenecido imperio español vivieron el proceso de acuerdo a las especificidades de sus estructuras productivas, menos atadas a formas feudales de explotación y más homogéneas del punto de vista social.