febril

(redireccionado de febriles)
También se encuentra en: Sinónimos.

febril

1. adj. De la fiebre.
2. MEDICINA Que tiene fiebre fue a trabajar en estado febril. calenturiento
3. Se refiere a la actividad, movimiento o estado que es muy intenso o vehemente está pasando por una etapa de pasión febril. vivo

febril

 
adj. Relativo a la fiebre.
fig.Ardoroso, desasosegado, violento.

febril

(fe'βɾil)
abreviación
1. medicina relativo a la fiebre estado febril
2. que tiene fiebre Está febril a causa de la gripe.
3. que es muy apasionado e intenso mirada febril
Traducciones

febril

fébrile

febril

febril

febril

发热

febril

發熱

febril

熱性

febril

열병

febril

ADJ
1. (Med) → fevered, feverish
2. [actividad] → hectic, feverish

febril

a. febrile, having a body temperature above normal;
convulsiones ___ -es___ convulsions.

febril

adj febrile
Ejemplos ?
-le preguntó Toño con voz trémula, posando sus ojos, grandes y febriles, en el semblante, aquella noche torvo y contraído, de la hembra de sus ensueños.
laco, lanudo y sucio. Con febriles ansias roe y escarba la basura; a pesar de sus años juveniles, despide cierto olor a sepultura.
–Los adversarios, nacionalistas y no nacionalistas, se proponen de todos modos, con ahíncos febriles, ser más que nosotros en esta hora decisiva.
Y Fernando, a pesar de sus amarraduras, se arrodilló frente a "Lucía". Luego, con palabras febriles, le explicó aquel juego de la fatalidad.
Detuvo en Sanabria, tendido delante, sobre lecho de cicutas, sus ojos negros, febriles, relucientes con una expresión intensa de amor y de dolor.
En este cambio de quicio a que asistimos, y en esta refacción del mundo de los hombres, en que la vida nueva va, como los corceles briosos por los caminos, perseguida de canes ladradores; en este cegamiento de las fuentes y en este anublamiento de los dioses, –la naturaleza, el trabajo humano, y el espíritu del hombre se abren como inexhaustos manantiales puros a los labios sedientos de los poetas: –¡vacíen de sus copas de preciosas piedras el agrio vino viejo, y pónganlas a que se llenen de rayos de sol, de ecos de faena, de perlas buenas y sencillas, sacadas de lo hondo del alma, –y muevan con sus manos febriles, a los ojos de los hombres asustados, la copa sonora!
Y algunos minutos después preguntábale Currito a Pepa con celoso acento, al par que parecía quererle fotografiar los ojos con los suyos febriles y apasionados.
Me replicas, severo, que es de plegaria indigno el que no untó de preces sus dos labios febriles, y se fue aquella tarde sin esperar tu signo, trazándose las sienes como vasos sutiles.
-¿Y por qué ha sido el cantármela? -insistió éste, mirando a Juan con ojos inquietos y febriles. -Pus poique me paece a mí que tu Olores te quiere a ti lo que a mí er pachón der cura, que ca vez que me trompieza, si no me muerde, me ladra.
Salió Gerónimo dando una última mirada sobre aquel grupo de hombres febriles en cuyos ojos brillaba la extraña pasión y ya en la calle, filosóficamente, con esa serenidad socrática que le acompañara siempre, hizo un comentario imparcial sobre el Destino.
Y mientras el Caperuza, después de lavarse como el aseo ordena, vestíase sus prendas de buen tejido y corte un tantico, y un tantico más, achulado, observábalo su amigo con extraña fijeza, como si quisiera enterarse hasta la saciedad de que habíalo dotado Dios o su representante Santa y Pródiga Madre Naturaleza, de gallarda apostura, de cuerpo enjuto y elegante, de pelo negrísimo, como las corridas cejas y el ligerísimo bigote; de ojos grandes y febriles, de tez oscura, fresca y de rojos desvanecidos en las mejillas, de facciones briosas y correctas y de labios gruesos y salientes y de encendido color.
Su presencia multiforme y diáfana, comunas de esperanza, tres cuerpos y seis manos, tres bocas y seis brazos, seis ojos y tres sexos, dragones liberados, en pasión dialéctica, fundidos en la ambigua comunión de amantes labios en rugientes bálanos, de bocas febriles en gimientes clítoris, de ágiles dedos desflorando anillos y espadas erectas demarcando sendas… me retracta de candados vanos y me limpia de miserias conyugales, hartas parejas de lo mismo, para asombro de los enfrenados.