fatal

(redireccionado de fatales)
También se encuentra en: Sinónimos.

fatal

(Derivado del lat. fatum, destino, fatalidad.)
1. adj. Que es absolutamente inevitable, que debe suceder llegó el momento fatal. ineludible evitable
2. Que ha sido determinado por el hado o destino.
3. Que es desgraciado, funesto o infeliz un accidente de fatales consecuencias. desdichado dichoso
4. Que causa la muerte padece una enfermedad fatal. mortal
5. Que es muy malo o lamentable nos sirvieron una comida fatal. horrible, pésimo excelente
6. DERECHO Se aplica al plazo que no se puede prorrogar.
7. adv. Muy mal está fatal desde entonces.

fatal

 
adj. Relativo al hado inevitable.
Desgraciado, infeliz.
Malo.
Díc. del accidente, enfermedad, etc., que causa la muerte.
Insoportable, insufrible.

fatal

(fa'tal)
abreviación
1. que es inevitable o está predestinado por el destino final fatal
2. que es muy malo y causa perjuicio enfermedad fatal
Traducciones

fatal

fatal, fateful, ill‐fated, ghastly, ghostly, irrevocable

fatal

fatal, mies

fatal

fatal

fatal

致命

fatal

致命

fatal

fatal

fatal

ร้ายแรง

fatal

A. ADJ
1. (= mortal) [accidente, desenlace] → fatal
2. (= horrible) → awful, terrible
tiene un inglés fatalhis English is awful o terrible
la obra estuvo fatalthe play was awful o terrible
3. (= inevitable) [plazo, cita] → unavoidable
ese comentario fatal firmó su sentenciathat ill-fated o disastrous comment sealed his sentence
B. ADVterribly
lo pasaron fatalthey had an awful o a terrible time (of it)
cocina fatalhe's an awful o a terrible cook
me encuentro fatalI feel awful o terrible

fa·tal

a. fatal, deadly, mortal.

fatal

adj fatal
Ejemplos ?
El miedo es útil y frecuentemente necesario cuando se razona el peligro, lo que evita cometer errores o imprudencias que pueden ser fatales.
En la esfera de algún viejo reloj se leen, referidas a las horas que pasan y pasan sin apurarse jamás ni detenerse nunca, unas palabras tan ciertas como fatales: Todas hieren, la última mata.
Ni aun para los hijos de los ricos, familiarizados con el peine y los petróleos de tocador, es bueno cultivar esos bucles de paje del siglo XV. Sin embargo, desde que pronunciamos las fatales palabras «Habrá que cortarle el pelo...», comprendimos que no sería fácil...
Lo mató como mata el cultivador, para el bienestar de los humanos, los terrenos baldíos; como destruye el hacha civilizadora los inútiles matorrales; como el espíritu de los tiempos modernos aplasta los últimos vestigios del pasado, sonrientes tal vez y seductores al través de los siglos, pero nocivos y fatales pesos muertos que dificultan nuestra marcha.
Y cuanto menos horribles de sus memorias le cercan las visiones, cuanto más se debilitan y aténuan, más de su antigua locura las fatales consecuencias desaparecen, y logra su ánima calma completa.
La República de Colombia y la República del Perú, deseando sinceramente poner un término a la guerra, en que se han visto comprometidas por circunstancias fatales, que han impedido a una y a otra el arreglo amistoso de sus diferencias y hallándose felizmente en el día en condición de poderlo verificar, y de establecer al mismo tiempo las relaciones más íntimas y cordiales entre ambas naciones; han constituido y nombrado sus Ministros Plenipotenciarios, a saber: S.E.
Pero poco acostumbrado a sus resultas fatales, aún le turba la cabeza la botella, y aún le hace mucha saliva el tabaco, y aún entre las redes cae de una cortesana astuta como bien se las prepare.
Por eso aprobamos la Ley de Tolerancia Cero con el alcohol de los conductores, que no sólo ha reducido en un 30% las víctimas fatales por accidentes de tránsito sino también el consumo de alcohol.
Y ahora, todo debía de continuar siendo igualmente perfecto y maravilloso en su género; pero, no obstante, Edgard percibía en tales sonidos, formas, sabores y olores tales deficiencias, tales desafinaciones, tales faltas, mermas y pelillos que, en vez de recrearse, sufría horriblemente, o venía a solicitar del doctor un remedio heroico, radical y eficaz: la supresión de los fatales sentidos; el cierre de las puertas por donde entraba en su espíritu la noción de lo incompleto, de lo mezquino y miserable del humano existir...
en fin, que las señas eran fatales; que se temía una logia a cada vuelta de esquina, y que reímos muy natural la prohibición del señor Corregidor, que temblaba, como él nos dijo, toda reunión que pasara de tres individuos.
Allí, allí tuvo principio este vasto movimiento político, que ha restituido sus títulos de ingenuidad a tantas tazas esclavas; este movimiento, que se propaga en todos sentidos, acelerado continuamente por la prensa y por las letras; cuyas ondulaciones, aquí rápidas, allá lentas, en todas partes necesarias, fatales, allanarán por fin cuántas barreras se les opongan, y cubrirán la superficie del globo.
Con gusto vi el placer que bajo el arrebol »encendía vuestra alma ya propicia al olvido »y, al fin, prestaba luz al dolor distraído »como un glaciar herido por un rayo de sol.» En mí clavó su fúnebre mirada que me asombra como la palidez de sus rasgos fatales y dijo: «¿Soy como esos países boreales »que han seis meses de luz y seis meses de sombra?