fastidio


También se encuentra en: Sinónimos.

fastidio

(Del lat. fastidium.)
1. s. m. Sensación de molestia o enfado causado por una persona, una cosa o algún contratiempo de poca importancia es un fastidio tener que repetirlo. disgusto, molestia
2. Cosa que resulta pesada, aburrida o fastidiosa esta película es un fastidio. latazo

fastidio

 
m. Hastío, asco, repugnancia.
Enfado, cansancio.

fastidio

(fas'tiðjo)
sustantivo masculino
disgusto causado, generalmente, por un contratiempo Es un fastidio tener que hacer el trabajo otra vez.
Sinónimos

fastidio

sustantivo masculino
1 aburrimiento, hastío, cansancio, tedio, pesadez, latazo (col.).
Por ejemplo: es un fastidio tener que esperar tanto.
2 desagrado*, disgusto, descontento, enojo, molestia.
Se utiliza en la construcción sentir fastidio por.

fastidio:

disgustopesadez, hastío, lata, perorata, tabarra, tostón, enojo, enfado, monserga, molestia, latazo, cantinela, cansancio, incomodidad, aburrimiento,
Traducciones

fastidio

nuisance

fastidio

overlast

fastidio

incômodo

fastidio

ازعاج

fastidio

מטרד

fastidio

SM
1. (= molestia) → annoyance, bother
¡qué fastidio!what a nuisance!
2. (LAm) (= asco) → disgust, repugnance
Ejemplos ?
El árbol tuvo que esforzarse por no temblar. ¡Qué fastidio! Le disgustaba perder algo de su esplendor; todo aquel brillo lo tenía como aturdido.
Un desdén tan profundo me pasea por las letras degastadas que no quiero más cartas sobre mesas inhóspitas al rezo, sino puntos sobre íes de signos sacros y bostezando confesas, no importarme el lugar donde las rompan los carteros del fastidio… Vacío de edades, desgajado el optimismo en anuarios de patéticas creaturas que no oyeron, mudo… me arrincono en el bochorno de esta tarde como un títere callado… que se conforma con el hilo que le toca en su senecto teatro y sin avisos al usuario de mi nombre ni recados al lector analfabeta me corrijo la función desprogramada y reitero desnudo las escenas censuradas por silicios encrespados adaptándome al proscenio donde caigo abandonado.
Una emoción desconocida le alborozaba y su rostro cobraba fuerza y vigor entre destellos de furia en sus pequeños ojos. El fastidio de llegar una hora antes que los demás para hacer el aseo diario lo carcomía.
¡Ah! ¡Qué fastidio! Lo que más se desprecia es lo que está más cerca de nosotros, y lo que tanto se desea, permanece tal cual si se hiciera del rogar, como si dijera: "piensa en mí a cada instante, tenme frecuentemente en tus recuerdos, en tus ambiciones, en tus anhelos: Soy la felicidad, etérea princesa.
¡Y que llegase su licencia a tanto, que no digo a un varón consular, no a un amigo, sino a cualquier marido, se atreviese un príncipe a contar su adulterio y su fastidio!
Sobre el rojo de las butacas destacábanse en el patio las cabezas descubiertas o las torres de lazos, flores y tules, inmóviles, sin que las aproximara el cuchicheo ni el fastidio; en los palcos silencio absoluto; nada de tertulias y conversaciones a media voz; arriba, en el infierno de la filarmonía rabiosa, llamado irónicamente paraíso, el entusiasmo se escapaba prolongado y ruidoso, como un inmenso suspiro de satisfacción, cada vez que sonaba la voz de la tiple, dulce, poderosa y robusta.
Los clásicos cuarenta días pesan fuertemente, sobre todo en mamá, y aún hoy, con treinta y nueve transcurridos sin el más leve trastorno, ella espera el día de mañana para echar de su espíritu, en un inmenso suspiro, el terror siempre vivo que guarda de aquella noche. El único fastidio acaso que para mí ha tenido esto, es recordar, punto por punto, lo que ha pasado.
arta del autor a su editor, don José Zoilo Miguens Querido amigo: Al fin me he decidido a que mi pobre "Martín Fierro", que me ha ayudado al- gunos momentos a alejar al fastidio de la vida del hotel, salga a conocer el mundo, y allá va acogido al amparo de su nombre.
La extranjera, alzándose del sofá, hizo gestos de contrariedad: -¡Cuánto siento la molestia!... ¡Oh, es un fastidio! Monsieur..., figúrese..., me dice por teléfono que se retrasó hablando de ese asunto de ferrocarriles, y que le retienen a comer en casa de los señores...
Dejó una espléndida limosna para el convento donde sus plegarias habían producido aquel milagro, notó que la vida había dejado de ser un fastidio, envió a mi madre toda la dote que le correspondía y a mí me inició en la buena creencia popular.
Debo deciros que además de lo provechoso que es hablar u oír hablar de filosofía, no hay nada en el mundo en lo que con más gusto tome parte; en cambio me muero de fastidio cuando os oigo a vosotros, los que tenéis dinero, hablar de vuestros intereses.
Hemos de recibir con indiferencia los honores y las afrentas del vulgo, sin alegrarnos con aquéllos ni entristecernos con éstas: porque de esta suerte dejaremos de hacer muchas cosas necesarias por el temor o fastidio de las injurias, y no acudiremos a los públicos o particulares ministerios y tal vez a los importantes a la salud, mientras nos congoja un afeminado temor de oír algo contra nuestro ánimo.