fastidiarse

fastidiarse

(fasti'ðjaɾse)
verbo pronominal
sufrir con resignación algo Si no te gusta la sopa, te fastidias, no hay otra cosa.
expresión que se usa para mostrar sorpresa de algo que escapa del control de quien habla ¡Hay que fastidiarse! Ahora nos cortan el teléfono.
expresión que se usa para mostrar sorpresa de algo negativo que es inesperado -Terminemos mañana el trabajo. -No fastidies, es imposible.
Traducciones

fastidiarse

seccare
Ejemplos ?
Ignacio y Zoe están casados desde hace nueve años, y ella comienza a fastidiarse de la monotonía en la que ha caído su matrimonio.
Mientras tanto los pueblos de las ciudades del Norte de África se dedicaron a fastidiarse mutuamente bajo un reinado bereber de destrucción.
Se divierten mucho juntos, pero de igual manera se vuelven locos el uno al otro muy a menudo. Como hermanos, les encanta fastidiarse.
Tales rabudos oirían los frailes en el confesonario y tan mayúsculos pretextos de pecadero darían sayas y mantos, que en uno de los concilios limenses, presidido por Santo Toribio, se presentó la proposición de que toda hija de Eva que fuese al templo o a procesiones con el tentador disfraz, incurriera ipso facto en excomunión mayor Anathema sit, y... ¡fastidiarse, hijitas!
Tenían un pescuezo colorado y su nariz parecía moco de pavo. Sus zapatos hacían risss-risssrisss-risss, cuando caminaba mucho. Yunque empezó a fastidiarse. ¿A qué hora se iría a su casa?
Por desgracia, la biblioteca de familia no constaba de más volúmenes que los citados y algunos montones de copias de escrituras, y el tutor no quería dar un maravedí para la adquisición de otro libro que el calendario; así es que cuando el joven Seturas, al cabo de dos años, comenzó a fastidiarse de sus libros, que ya sabía de memoria, no pareció en todo el lugar más que un Fr.
Viéndose solo en su casa comenzó el sastre a fastidiarse y hubiera querido llamar a sus hijos, pero nadie sabía lo que les había sucedido.
Complacíase en dar dentera, por así decirlo, a los demás mortales, y la paseaba consigo como diciéndoles: ¿veis esta mujer?, ¿os gusta?, ¿sí, eh?, ¡pues es la mía, mía sola!, ¡y fastidiarse!
En las primeras aventuras tanto Las Gallinas Locas como Los Pigmeos intentan fastidiarse mutuamente pero poco a poco se hacen amigos e incluso hay parejas entre algunas Gallinas Locas y algunos Pigmeos en los últimos libros de la serie.
Mas, ahora, Belzu, lejos de fastidiarse en aquel arido y triste lugar consagrose enteramente a su mejoramiento material y administrativo.