Ejemplos ?
Nataniel estaba fascinado; se encontraba en una de las últimas filas y el resplandor de los candelabros le impedía apreciar los rasgos de Olimpia.
¡ciego!... Fascinado por vanos resplandores desprecias el suelo natal, te sonrojan las piadosas y antiguas tradiciones de tus ascendientes.
En eso estaba fascinado cuando experimenté la extraña fuerza de un gigantesco hierro magnético que me arrastraba hacia un lugar insospechado.
La Infanta lo había fascinado de un modo tal que al enano se le hacía imposible dejar de mirarla, y parecía bailar solamente para ella.
Hartas ya las pulgas, arrastrando el hidrópico vientre, bailaron con ardor un vals, Jacobo no reía, deseaba llorar, porque el hombro le escocía como una quemadura. Metiéronle el duro en la mano, y electrizado, fascinado, prometió volver a la mañana siguiente.
Mientras así recreaba mi vista, noté con gran emoción, y por imperceptible gesto de la dama, que de pronto había advertido la intensidad de mis miradas. Una vez más, quedé totalmente fascinado, y no pude apartar de ella los ojos ni un instante.
Algunas se posaban en los árboles; otras en las flores. Fascinado contemplaba este armónico movimiento cuando de los cerros cercanos fue llegando la deleitosa música de un violín.
Entonces vi uno que se encontraba ubicado en un escritorio de color ocre y fascinado comencé a leer su título… Historias de la brujita Brujilda y los bravucones libreros Eran crónicas de brujerías en broma, escritas en acertijos por una brujita escritora.
Tengo unas claves que he descubierto al combinar diversos símbolos que me generaron un mensaje increíble. ¿Lo quiere usted saber?- preguntó a Enrique, quien, fascinado por la sabia mujer, de inmediato contestó que sí.
Si, porque ¿quien no le apura Ofrecido en rico vaso Que incita á beberle acaso Con su esquisito primor? ¿Quien fascinado no corre Tras unos ojos de fuego Que nos roban el sosiego, La prudencia y el valor?
Cuando la multitud hubo desaparecido vi al hombre grave de barba gris que me había traído a este lugar, de pie, solo, con una linterna. Me miraba boquiabierto, fascinado, pero no con temor.
(139) Y vió una vez fascinado, Miró luego respetuoso, Amó despues silencioso Y amó con ansia despues; Primero dispuso fiestas, Luego presentes y galas, Y al fin de su amor en alas Cayó sin fuerza á sus pies.