faquir

faquir

(Del ár. faqir, pobre, mendigo.)
1. s. m. RELIGIÓN Santón mahometano que vive de limosna y practica actos de austeridad o mortificación física.
2. RELIGIÓN Asceta hindú.
3. ESPECTÁCULOS Artista de circo que realiza ejercicios de destreza que imitan las prácticas de los faquires.
NOTA: También se escribe: fakir, fakir, fakir

faquir

 
m. rel. Santón musulmán que vive de limosna y practica actos de gran sacrificio y mortificaciones.
Artista que realiza actos de mortificaciones semejantes a los de los faquires.

faquir

(fa'kiɾ)
sustantivo masculino
1. religión religioso de ciertos países orientales que lleva una vida de oración y austeridad Los faquires realizan actos de mortificación.
2. teatro artista circense que realiza pruebas de gran peligro y que causan dolor sin sufrir consecuencias Los faquires del circo impresionaban a la audiencia.
Traducciones

faquir

Fakir

faquir

fakir

faquir

fachiro

faquir

fakir

faquir

fakir

faquir

Fakir

faquir

Φακίρης

faquir

Факир

faquir

Fakir

faquir

Fakir

faquir

פקיר

faquir

Fakir

faquir

SMfakir
Ejemplos ?
E: escabeche, elixir, elche, embarazar, engarzar, escaque. F: fideo, foz, falagar, faquir, farda, fulano-na. G: granadí, galima, guarismo, gabán, gandul.
Los invitados al programa que actuaron sobre el escenario fueron: el australiano Pricasso, un peculiar artista que pinta retratos con el pene; el arte burlesque de Roxy Velvet; la faquir británica Miss Behave; el striptease de Vinila Von Bismark y Pony Loco pondrán el punto picante; los chistes y el humor de Reugenio y Pepito el Caja; la magia del campeón mundial Jorge Luengo y el mimo belga Elastic.
El faquir dijo que su único temor durante este «sueño maravilloso» era ser comido por gusanos subterráneos. Este evento es muy sospechoso, pues según la ciencia médica actual, no es posible que un ser humano sobreviva diez meses sin comida, agua ni aire.
Gurdjíeff sostuvo que existen tres caminos principales para llegar a desarrollar los poderes latentes del hombre: el camino del faquir, el camino del monje y el camino del yogui, cada uno de los cuales requiere que el candidato abandone el mundo para poder hallar el sendero luminoso.
Los otros tres caminos, eran incompletos y parciales: el del faquir era el control absoluto de las pulsiones y límites corporales, el del monje la sublimación de la naturaleza emocional en misticismo, y el del yogui el control mental del que conoce el camino y cómo llevarlo a cabo.
Sin embargo, en plena convulsión revolucionaria en Cataluña, el 24 de agosto de 1936, un piquete de anarquistas de la FAI lo encontró en el piso de Barcelona donde se hallaba escondido, lo detuvo y lo llevó a las afueras de la ciudad, a la carretera de la Arrabassada donde lo asesinó con siete disparos de pistola en la cabeza. El faquir Bengapur, original de Eulton Cursler y Lowel Brantano.
Hay diversas situaciones cómicas, entre el dueño del hotel y la viuda inconsolable que él quiere conquistar, (Doris Boeppler), o de ésta con un falso faquir.
En una historia que ocurrió alrededor de 1840, Sadhu Haridas, un faquir indio, se dice que se enterró en la presencia de un oficial del ejército británico y bajo la supervisión del maharajá local, siendo colocado en una bolsa sellada en una caja de madera dentro de una cámara acorazada que luego se enterró, aplanándose la tierra en el lugar, y sembrándose cosechas en el lugar durante mucho tiempo.
A la edad de 12 años aumentó su interés por lo que denomina «paracientífico» e inició un entrenamiento a escondidas de su familia, consistente en ayunos y prácticas con objetos cortantes, que rápidamente abandona pero que le servirían más tarde para profundizar en el yoga y tener clara la diferencia entre un yogui y un faquir.
Todo el lugar fue guardado día y noche para impedir el fraude, y fue excavado dos veces en un periodo de diez meses para verificar el entierro, antes de sacar al faquir y revivirlo lentamente en presencia de otro oficial.
El ayunador francés Jorge Papuss (que se hacía pasar por faquir indú), y que era capaz de resistir sin comer, vendado como una momia egipcia y metido dentro de una urna de cristal precintada, colgada a nueve metros del suelo y vigilada por una guardia y expuesta al público día y noche..., ¡hasta ocho días consecutivos!
Ruiz Cortines frecuentaba los prostíbulos del puerto, donde lo conocían como “El Faquir”, y bailaba danzón en el salón Villa del Mar, donde lo apodaban “El Cintura Brava”.