fantasmagoría

fantasmagoría

(Del fr. fantasmagorie.)
1. s. f. Ilusión de los sentidos o creación de una fantasía desprovista de realidad. quimera
2. Arte y técnica de representar figuras por medio de ilusiones ópticas.

fantasmagoría

 
f. Arte de representar figuras por medio de una ilusión óptica.
fig.Ilusión de los sentidos o figuración vana de la inteligencia.
En arte o literatura, abuso de los efectos conseguidos mediante recursos sobrenaturales o extraordinarios.
Traducciones

fantasmagoría

phantasmagoria

fantasmagoría

fantasmagoria

fantasmagoría

SFphantasmagoria
Ejemplos ?
Pero todo esto acontece dentro de la órbita de un sueño; es la imagen de una vida donde sólo hay de real el acto que la imagina. »La Restauración, señores, fue un panorama de fantasmas, y Cánovas el gran empresario de la fantasmagoría» .
Pero todo esto acontece dentro de la órbita de un sueño; es la imagen de una vida donde sólo hay de real el acto que la imagina. La Restauración, señores, fue un panorama de fantasmas, y Cánovas el gran empresario de la fantasmagoría.
El Príncipe estrechó afectuosamente la mano de don Juan, y después, todos los rostros adoptaron simultáneamente el mismo gesto, mitad de tristeza mitad de indiferencia, y aquella fantasmagoría desapareció, dejando la sala vacía.
Pero cada monstruo que me abortara en fantasmagoría, cada empresa vana que consumiera mi esfuerzo, fueran a la vez incentivos para empeñarme contra la amarga realidad.
En clase de música, en las romanzas que cantaba, sólo se trataba de angelitos de alas doradas, madonas, lagunas, gondoleros, pacíficas composiciones que le dejaban entrever, a través de las simplezas del estilo y las imprudencias de la música, la atractiva fantasmagoría de las realidades sentimentales.
En toda aquella fantasmagoría arcaica, que hubiera vuelto loco de felicidad a un anticuario, ya no veía sino los ojos negros y profundos de Arria Marcella y aquel pecho magnífico que había vencido a los siglos, y que incluso la destrucción quiso conservar.
Todo lo expuesto, que es ni más ni menos que el ideal de algunas de las iglesias del renacimiento, pero que venia involucrado con unas ideas completamente opuestas, esto es, la aplicación de formas y miembros tan exageradamente revelados que como es natural, el claro-oscuro de la pintura como fantasmagoría vista al través de una gasa, además de que la ordenación obligada de esta ornamentación obstruía los sitios más a propósito para recibir dichas manifestaciones, encontrándose relegadas a sitios los más inconvenientes respecto luz y visualidad, continuemos, pues, estas ideas que tan encarnadas son las actuales, y en vez de contrariar y contrariarnos, solventemos las dificultades naturales, que mucho haremos si lo logramos.
La luz de la fogata, reflejándose en las móviles ramas de los sicomoros, daba a aquella fantasmagoría una prestigiosa decoración.
La Constitución, la Asamblea Nacional, los partidos dinásticos, los republicanos azules y los rojos, los héroes de África, el trueno de la tribuna, el relampagueo de la prensa diaria, toda la literatura, los nombres políticos y los renombres intelectuales, la ley civil y el derecho penal, la liberté, égalité, fraternité y el segundo domingo de mayo de 1852, todo ha desaparecido como una fantasmagoría al conjuro de un hombre al que ni sus mismos enemigos reconocen como brujo.
Muchas veces me pregunto si no será una fantasmagoría, un producto de la fiebre que sufrí en el bote a causa de la insolación, cuando escapé del barco de guerra alemán.
Me detengo a mi arbitrio a examinar y analizar cada objeto que se me presenta, porque soy, a la vez espectador y actor; y luego cuando me fastidio, como los niños, de aquella fantasmagoría apago la lumbre de la linterna mágica y todo es oscuridad y las tinieblas se suceden a las dulces ilusiones de lo pasado y lo porvenir.
Cerrando las alas del tríptico, desaparece toda aquella fantasmagoría y todo aquel simbolismo, y nos encontramos en un amplio paisaje brabantino, con la carretera en primer término.