fantástico

(redireccionado de fantástica)
También se encuentra en: Sinónimos.

fantástico, a

(Del gr. phantastikos.)
1. adj. Que es producto de la fantasía o de la imaginación nos contó una historia fantástica. quimérico real
2. coloquial Magnífico o sensacional, que causa impresión por ser extraordinario es un chico fantástico. estupendo, fenomenal
3. adj./ s. coloquial Se refiere a la persona que aparenta tener riqueza y poder. fantasioso

fantástico, -ca

 
adj. Quimérico, sin realidad.
Relativo a la fantasía.
fig.Presuntuoso y entonado.

fantástico, -ca

(fan'tastico, -ka)
abreviación
1. que es producto de la imaginación El dragón es el animal fantástico por excelencia en Japón.
2. que resalta por sus cualidades extraordinarias Es un vestido fantástico.
3. real relativo a la fantasía literatura fantástica
Sinónimos

fantástico

, fantástica
adjetivo
2 caprichoso, extravagante, rocambolesco.
Se refieren a la forma externa de una cosa o de una persona.

fantástico:

utópicoquimérico, increíble, inexistente,
Traducciones

fantástico

fabelachtig, fantastisch

fantástico

fantástico

fantástico

هَائِل

fantástico

skvělý

fantástico

fantastisk

fantástico

fantastinen

fantástico

fantastique

fantástico

fantastičan

fantástico

すばらしい

fantástico

환상적인

fantástico

eventyrlig

fantástico

fantastyczny

fantástico

fantastisk

fantástico

วิเศษ

fantástico

harika

fantástico

tuyệt vời

fantástico

奇异的

fantástico

A. ADJ
1. (= imaginario) → fantastic
2. (= estupendo) → fantastic, great
3. (= fanfarrón) → boastful
B. EXCLgreat!, fantastic!, terrific!
Ejemplos ?
La luna plateaba el paisaje hermosamente bravío; mansa brisa hacia ondular las ramas de los nogales y quejigos; de vez en cuando cruzaba el espacio con vuelo blando y silencioso alguna que otra ave agorera proyectando en las riscosas faldas su fantástica silueta fugitiva; el silencio de la noche era turbado únicamente por el sonoro latir de los mastines, que velaban en los blancos caseríos y por el lento caminar de los contrabandistas que, jinetes en caballos enjutos y voladores, precedían y escoltaban las poderosas acémilas por las más ocultas veredas.
A la clara luz de la luna pudo verse todo empapado en sangre; el dolor agudizábase por momentos; una gran laxitud habíase apoderado de él; parecíale verlo todo como al través de un tul vaporoso; sus ideas y recuerdos surgían en su imaginación como loca y vertiginosamente barajados por las manos habilísimas de un prestidigitador; Rosalía, el Chirimollo, las arracadas, el mantón, la hipoteca, sus viejos, el Petaquero, el teniente Mendiola, todos los seres amados y no amados parecían bailotear en su cerebro una danza fantástica y grotesca.
En toda la Basílica no se escucha más ruido que el chisporroteo suave de los cirios y el murmullo de la oración que el Papa empieza a elevar. A las primeras palabras anímase el Niño con vida fantástica: la carne se hace carne.
Formada esa opinión pública vendrán y se cumplirán leyes que dan sufragio ilustrado y consciente, que abren la puerta de la representación nacional, cerrada hoy por falsas teorías constitucionales y en resguardo de una fantástica independencia parlamentaria, a muchos de los más aptos para los cargos legislativos, que apartan de los altos puestos de la administración a la incapacidad y la ignorancia, que sancionan eficazmente el abandono del deber y el olvido del bien común; se corregirán los errores, se castigarán las faltas, se enmendarán los rumbos y volverá el país a ver cumplida la función gubernativa para su felicidad y su progreso.
Ya sólo dije: -Deseamos que nunca se le quite esa cara de gozosa que tanta falta hace en estos tiempos de neuróticos muy disimulados por la televisión. Ya verá como algunos payos pedantes de mi país, se van escandalizar con esta humorística y fantástica entrevista.
Antes no se habían oído leyendas de ninguna clase, e incluso en la remota época de las brujas aquellos bosques occidentales no fueron ni la mitad de temidos que la pequeña isla del Miskatonic, donde el diablo concedía audiencias al lado de un extraño altar de piedra, más antiguo que los indios. Aquéllos no eran bosques hechizados, y su fantástica oscuridad no fue nunca terrible hasta los extraños días.
A través de ellos, de lejos se alcanzan tumultuosas las sombras de los que danzan ir pasando unas tras otras, una ilusión produciendo tan fantástica y diabólica, que desvanece los ojos y el corazón acongoja.
Las cámaras de televisión a control remoto que traían aquellos tres astronautas, difundieron la portentosa imagen mediatizada por aquellos extraterrestres (Tenían que utilizar esta estrategia para impedir sospechas). Sin embargo, la realidad era más fantástica.
"La cosa ocurrió así: "Entonces cada tres meses, llegaba un buque al puerto de Santa Isabel. La llegada del buque se festejaba con una fiesta fantástica.
Ya es bastante, en el corto espacio de una semana, abandonar la maleante atmósfera de las oficinas de Wall Street y los jugadores de la bolsa, para hallarse de pie sobre las agrias rocas de Chapultepec, contemplando un paisaje de belleza casi fantástica, al lado de un hombre que con sólo su valor y su firmeza de carácter ha transformado una república en país democrático, y oírle disertar sobre la democracia como la esperanza de bienestar de las naciones.
Sólo una especie de corona de amate (amatl: el papel para los recuerdos), de varios colores, cubría su cabeza y sobre de ella, un gigantesco penacho de plumas rojas y amarillas, que semejaban llamas, le daban su apariencia fantástica y hórrida.
Una quimera, una ilusión aérea y fantástica, que encanta el corazón porque la mira a través de la luz de la esperanza; y esta ilusión que tras de sí nos lleva desde la cuna hasta el sepulcro, santa o precita, nos salva o nos condena… ¡Feliz aquel a quien la suya salva!