fama


También se encuentra en: Sinónimos.

fama

(Del lat. fama.)
1. s. f. Opinión o juicio que se tiene acerca de una persona o cosa ese hotel tiene fama de caro. nombre, reputación
2. Renombre de una persona o cosa entre la gente es un artista de mucha fama; es un vino de fama. celebridad
3. dar fama Dar a conocer.
4. es fama Se dice, se sabe es fama que mató a su amante.

fama

 
f. Noticia o voz pública de una cosa.
Opinión sobre una persona.
Celebridad, gloria, renombre.
FAMAFlota Aérea Mercante Argentina

fama

('fama)
sustantivo femenino
1. hecho de ser reconocidas las cualidades de alguien o de algo por mucha gente la fama de un actor
2. idea positiva o negativa que la gente tiene sobre alguien o algo Ese joven tiene fama de rencoroso.
ser comentado o conocido Es fama que se fugó del ejército.
Traducciones

fama

fama

fama

fama, gloria

fama

faam, naam, roem

fama

sława

fama

fama

fama

proslulost

fama

berømmelse

fama

kuuluisuus

fama

slava

fama

名声

fama

명예

fama

kändisskap

fama

ชื่อเสียง

fama

ün

fama

sự nổi tiếng

fama

名声

fama

Слава

fama

SF
1. (= renombre) → fame
el libro que le dio famathe book which made him famous, the book which made his name
llegar a la famato become famous
tener famato be famous
tus pasteles tienen famayour cakes are famous
unos tienen la fama y otros cardan la lanasome do all the work and others take the credit
2. (= reputación) → reputation
tiene fama de durohe has a reputation for being tough
este restaurante tiene fama de baratothis restaurant is (well-)known for its cheap food
tener mala famato have a bad reputation
una casa de mala famaa house of ill repute
3. (= rumor) → report, rumour, rumor (EEUU)
corre la fama de queit is rumoured o (EEUU) rumored that ...
Ejemplos ?
¿Creéis que ese hombre, antes de dejar el mundo, antes de renunciar a las riquezas, a la fama, al poder, a la juventud, al amor, a todo lo que desvanece a las criaturas, no habrá sostenido ruda batalla con su corazón?
No quería el tratante esperar a que atardeciese, que es mal negocio para quien lleva dinero en la faja; pero urgíale sobre todo evadirse de aquel interrogatorio comprometedor para su fama de sabiduría universal.
Así aquella, que al hombre sólo es dada, sacra razón y pura, me despierta, de esplendor y de rayos coronada, y en la fría región, dura y desierta, de aqueste pecho enciende nueva llama, y la luz vuelve a arder que estaba muerta. Quiero, Fabio, seguir a quien me llama, y callado pasar entre la gente que no afecto a los nombres ni a la fama.
-Por ahí entro; esa pícara vieja mía es un león pa sus jaciendas, y no sé yo cómo tiée rejo pa jacer lo que jace, que entoavía no ha encomenzao a clarear y ya la tiée osté meneándose más que el viento y que el azogue. -Como que tiée fama de güena y de jacendosa.
Al lado de Gonzalo Pizarro se colocan los primeros conquistadores y todos los españoles que habían llegado al Perú atraídos por la fama de sus riquezas.
No finge el otro ni apostura esfuerza y muestra cuanta ya su fama abona: que más parece ser por gracia y arte no ya el hijo de Aimón, sino el de Marte.
La nueva desgracia que se ha buscado mi incorregible y muy amado pariente don Jorge de Córdoba, a quien nadie mandaba echar su cuarto a espadas en el jaleo de ayer tarde (pues que está de reemplazo, segun costumbre, y ya podría haber escarmentado de meterse en libros de caballerías), es cosa que tiene facilísimo remedio, o que lo tuvo, felizmente en el momento oportuno, gracias al heroísmo de esta gallarda señorita, a los caritativos sentimientos de mi señora la generala Barbastro, condesa de Santurce, a la pericia del digno doctor en medicina y cirugía, señor Sánchez, cuya fama érame conocida hace muchos años, y al celo de esta diligente servidora...
-Está bien -repúsole con expresión complacida el ventorrillero al ver honrada su casa por tres de los de más fama de los hombres garbosos de la capital, y después continuó: -Pos a servir a esos tres patriarcas como si ca uno de ellos me fuera a dejar al morir una renta vitalicia.
Como el Guerra... Como que yo tengo fama. Mire usté: un día estaba yo en la tienda (esto pasó en Osuna), estaba yo en la tienda de palique con un viajante (un hombre mu simpático, mejorando lo presente).
La mató Heracles, ilustre hijo de Alcmena de bellos tobillos y libró de su horrible tormento al Japetónida, dando fin a sus inquietudes no sin el consentimiento de Zeus Olímpico que reina en las alturas, sino para que la fama de Heracles, nacido en Tebas, fuera mayor todavía que antes sobre la tierra fecunda.
Al vibrar sonoroso del clarín de la fama prosiguieron los pueblos su carrera triunfal, enardecidos todos por esa sacra llama que hizo la Esparta grande y de Roma inmortal.
La "Blanca" se fondeó, por decirlo así, al frente de nuestras baterías hasta que la hicimos salir de la línea; y habría sido de desear que el brigadier Méndez Núñez, que tenía la misión de castigarnos, hubiese correspondido a su fama, prefiriendo para su insignia, como lo hizo nuestro comandante Montero, una fragata de madera, a un castillo de fierro, como es la brindada "Numancia".