falcón

falcón

(Del bajo lat. falco, -onis.)
s. m. MILITAR Especie de cañón de la artillería antigua.

falcón

 
m. mil. Especie de cañón antiguo.

Falcón

 
Estado de Venezuela, junto al mar Caribe, al NO del país; 24 800 km2 y 599 185 h. Cap., Coro. Petróleo y carbón. Ind. petroquímica.
Ejemplos ?
No le extrañe que de repente aparezca a las 6 de la mañana Nicolás Maduro, inspección imprevista y un equipo, como esta mañana amaneció la ministra Carmen, Carmen Meléndez por allá en el estado Falcón con un equipo; de allá me llamó, un helicóptero ¡tu, tu, tu, tu!
Manuel Guirior era don Higinio Falcón, clérigo mozo, que con recomendación de su encumbrado deudo, se presentó al obispo de Arequipa solicitando un beneficio eclesiástico.
Consolidar las redes de producción y distribución de productos de consumo directo y del sistema de procesamiento agroindustrial. 1.4.5.1. Iniciar la construcción de la Planta Procesadora de Leche Bovina “Dabajuro”, estado Falcón. 1.4.5.2.
Artículo 2.- Los Estados Apure, Aragua, Bolívar (antes Guayana), Barcelona, Carabobo, Cojedes, Falcón (antes Coro), Guárico, Lara (antes Barquisimeto), Mérida, Miranda (antes Caracas), Maturín, Sucre (antes Cumaná), Nueva Esparta (antes Margarita), Portuguesa, Táchira, Trujillo, Yaracuy, Zamora (antes Barinas), Zulia (antes Maracaibo), que la Constitución de 28 de marzo de 1864 declaró independientes, forman la Nación, con el nombre de Estados Unidos de Venezuela.
El comandante Ramón Falcón, que estaba autorizado para representar al jefe de policía y tomar el mando de los vigilantes, caso de no encontrarse el jefe en la Central, si llegaba a estallar un movimiento revolucionario, sintiendo algún rumor extraño se presentó al Parque a tomar el mando de las fuerzas que lo guarnecían.
Iniciar la construcción de 14 Casas de Labores Pesqueras a nivel nacional en los estados Carabobo, Aragua, Apure, Falcón, Nueva Esparta, Sucre, Miranda y Portuguesa.
La obra de France es un curso de nihilismo, y si el señor Falcón la ha leído, habrá colocado al maestro en la columna malsana de las rameras y de los epilépticos.
Volvemos a lo de siempre: a la pretensión de matar las ideas, como si jamás se hubiera conseguido, con poderes incomparablemente mayores que los del señor Falcón, matar una sola.
Sucre y Nueva Esparta, Barcelona y Maturín, Bolívar y Apure, Portuguesa y Zamora, Cojedes y Yaracuy, Lara y Falcón, Trujillo y Zulia y Mérida y Táchira; y se cuidará de que cada agrupación esté representada en ambas Cortes; y que los Estados que forman aquella tengan también representación propia en una u otra Corte, para obtener lo cual, se elegirá entre sus candidatos un principal y un suplente para la Corte en que deba tener la representación.
¿Quisiera el señor Falcón que el tiempo hubiera pasado en vano, y que la Argentina fuera una colonia turca, y los jefes de policía grandes eunucos?
¡Viva la Federación de todas las Provincias de la República! ¡Viva el general Juan C. Falcón, primer Jefe del movimiento federalista nacional!
Sabedor yo de que mi amadísimo padre, residente en Jaén, padecía aquel invierno frecuentes y peligrosísimos ataques de su crónica enfermedad, había escrito a mis hermanos que en el caso de un repentino desenlace funesto telegrafiasen al comandante Falcón, el cual me daría la noticia de la manera más conveniente...