fajador

fajador

s. m. DEPORTES Boxeador de gran resistencia que encaja bien los golpes del adversario.

fajador

 
m. dep. Púgil de gran resistencia a los golpes del adversario.
Ejemplos ?
Y al quedarse palimpsesto entre su ataúd de letras, el quieto velatorio del poema, se vuelve domador de voces, de timbres comprimidos, de registros apresados de alegretos o de andantes, de prestos majestuosos o juguetes, bagatelas que subyacen al esfuerzo ronronero del poeta, silente fajador que nos anuncia la palabra florecida, flor y canto floreciente, hecha de todos hecha por todos hecha con todos.
El “Tiquito” impuso su velocidad ante el fajador Benavides, quien a lo sumo se impuso en dos asaltos de los doce a que estaba pactada la pelea.
Otra característica que poseía era su excelente defensa, pues para ser un boxeador del estilo fajador, tenía buenos desplazamientos sobre el entarimado, y más que ser un tipo estático que dependía sólo de una resistente mandíbula, tenía movimientos de torso y cabeza que usaba para evadir los golpes de sus rivales.
Oroz, fue como siempre el “fajador” puro, el hombre que busca por encima de toda la media distancia y con ella el cambio de golpes, mientras que Hilario, más sereno, más seguro de si y más ponderado en su esfuerzo, lució una esgrima notablemente mejor, una muestra de aquel estilo elegante, afinado, sin filigranas, pero con verdadera eficacia que tanto llegó a pesar en el concierto de los pesos ligeros.
En el día del segundo encuentro entre ambos pugilistas, se marcaron nuevamente las diferencias de estilo: Ali era el «estilista», y Frazier el «fajador».
Aunque nació en la colonia Bondojito. se forjó como fajador en Tepito. Desde temprana edad se puso los guantes y esto le valió para ser dos veces campeón mundial gallo y pluma.
Se crece ante el ataque, y a medida que la pelea avanza todo él se embravece más y más; pega muy duro y no está contento mientras no ve la sangre correr. En el argot del boxeo, es lo que se llama un fajador.
Cuando el rival es un fajador, hay que recurrir a todos los conocimientos técnicos, esquivando todos los ataques, aprovechando esos momentos para conectarle un golpe de contra.
También se destaca que para no ser un estilista sino un fajador, tenía buenos reflejos y gran rapidez de manos en las categorías ligero y welter.
Los expertos consideraban que nadie podría soportar el brutal ataque de Foreman, cuyas ocho peleas anteriores no habían pasado más allá del segundo asalto. Por si fuera poco, había quienes le creían el mejor «fajador» de la historia.
Macklin comenzó la pelea de una manera que sorprendió a todos, fue al contraataque en lugar de ser el agresivo fajador que todos esperaban.
El Yankee Stadium fue testigo del combate entre el español y el alemán. El duro fajador español se enfrentó al fino estilista alemán.