fagot


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con fagot: contrafagot

fagot

(Del fr. ant. fagot, haz de leña.)
1. s. m. MÚSICA Instrumento musical de viento formado por dos tubos de madera con agujeros y llaves, y doble lengüeta. piporro
2. s. m. y f. MÚSICA Persona que toca este instrumento. fagotista

fagot

 
m. mús. Instrumento músico de viento formado por un tubo cónico de madera, que se toca con una boquilla de caña puesta en un tudel encorvado.
Sinónimos

fagot

sustantivo masculino
bajón, piporro (col.).
Traducciones

fagot

Fagott

fagot

basson

fagot

bassoon

fagot

fagotto

fagot

fagot

fagot

fagot

fagot

fagotti

fagot

fagot

fagot

ファゴット

fagot

바순

fagot

fagot

fagot

fagott

fagot

fagot

fagot

fagote

fagot

fagott

fagot

ปี่ใหญ่

fagot

fagot

fagot

kèn bassoon

fagot

Фагот

fagot

A. SM (= instrumento) → bassoon
B. SMF (= músico) → bassoonist
Ejemplos ?
Y este soy yo: de este año de fiestas y motines sentí no más pasando zumbar en mi balcón los ecos más discordes, con pretensión de afines al parecer, pues juntos y a un tiempo oí clarines, campanas, tiros, órganos y salvas de cañón: aplausos, mueras, silbas, los salmos del entierro, el Réquiem y el Hossanna, los pitos y el fagot: murgas, orfeones, bandas, el arpa y el cencerro, chillidos de dos monos y hasta el ladrar de un perro…; todo el confuso estrépito que, huyendo de su encierro, harían las cuarenta legiones de Astaroth.
Durante el Romanticismo, numerosos constructores hicieron cuanto estuvo en su mano para mejorar las cualidades sonoras del fagot.
El fagot surgió como instrumento diferenciado a lo largo del siglo XVII. Sin embargo, ya desde mediados del siglo anterior existía un instrumento del que parece haber derivado de forma directa: el dulcián.
El fagot es un instrumento musical de tubo cónico perteneciente a la familia de viento-madera y provisto de lengüeta doble. Empezó a tener protagonismo en el Barroco junto con los teclados.
Ejemplos: Oboe Corno inglés Fagot Contrafagot Dulzaina Gaita Cromorno A este grupo pertenecen los instrumentos de viento cuyas lengüetas no baten contra una boquilla o entre sí, sino que vibran libremente.
El fagot debe su existencia a la necesidad musical de ampliar la región grave del sonido de los instrumentos de viento. Las partes principales son la campana, que remata el instrumento, el cuerpo grave, la culata (es la parte inferior del instrumento y donde el tubo cambia de dirección por medio de un codo metálico), la pieza tudelera (donde se inserta el tudel), el tudel y la caña.
Como ocurre con la mayoría de los instrumentos integrantes del muestrario instrumental europeo, el fagot cuenta con famosos antecedentes, uno de los cuales puede reflejarse en el impulso que llevó a los músicos romanos a ampliar en su parte grave el aulos (una especie de oboe, legado por los griegos, que en el mundo latino tomó el nombre de tibia bassa, la cual, aún tratándose de un lejano embrión, puede considerarse como el primer intento efectuado dentro de una larga genealogía de instrumentos creados para tal menester).
Su aparición en los tratados teóricos de la citada centuria, así como en los de la siguiente, ya en forma de dulcián o fagot, es muy frecuente.
Así, Lodovico Zacconi (Prattica di musica, 1596-1619), Domenico Pietro Cerone (El Melopeo y maestro, 1613), Michael Praetorius (Syntagma musicum, 1615-1619) y Marin Mersenne (Harmonie Universelle, 1636-1637) mostraron su interés por este grave instrumento, en especial el último teórico citado, quien presenta en su obra un fagot bastante evolucionado y equipado con tres llaves.
Desde 1620 se conoce, además, un instrumento grave de la familia del fagot, llamado contrafagot, que suena a la octava baja de aquél.
Durante la segunda mitad del siglo XVII, el fagot se incorporó a la orquesta, formación en la que desde entonces aparece de forma regular.
El fagot, que recibió en algún momento en España la designación de bajón, vivió su expansión en los siglos XVII y XVIII, y, aunque al principio sus funciones las ejerció mayoritariamente dentro de la música eclesiástica, reforzando las voces de los cantores, su presencia en el arte secular arreciaría con el tiempo.