extraño


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con extraño: extrañar

extraño, a

(Del lat. extraneus, exterior, ajeno < extra, fuera.)
1. adj. Que es raro o extravagante lleva un extraño peinado; es extraña tu actitud. singular normal
2. adj./ s. Que no pertenece al ámbito o grupo social que se considera no lo comentes ante extraños; resulta duro vivir solo en un país extraño.
3. Que no participa en una acción permaneció extraño a sus negocios. ajeno
4. s. m. PERIODISMO Movimiento brusco, anormal e inesperado el coche hizo un extraño y se salió de la carretera.
5. serle a alguien extraño algo No estar habituado a ello me es extraño conducir con gafas.

extraño, -ña

 
adj.-s. De nación, familia o profesión distinta.
adj. Que es ajeno a una cosa, que no tiene parte en ella.
Que tiene algo de extraordinario, inexplicable o singular que excita la curiosidad, sorpresa, admiración.
Extravagante.
m. Movimiento súbito de sorpresa o espanto.

extraño, -ña

(eks'tɾaɲo, -ɲa)
abreviación
1. que es ajeno a la familia o profesión propia Buscaron un abogado extraño al bufete.
2. que es diferente a la norma y tiene algo extraña pareja
3. que es ajeno a algo o no participa de ello Toda la noche mantuvo un comportamiento extraño.
4. que es ajeno a la naturaleza de algo Identificaron un cuerpo extraño en la radiografía.

extraño, -ña


sustantivo masculino-femenino
persona ajena a la familia o profesión propia No hables con extraños.
Traducciones

extraño

seltsam, komisch

extraño

divný, podivný

extraño

mærkelig, underlig

extraño

kummallinen, omituinen

extraño

čudan, neobičan

extraño

変な, 奇妙な

extraño

괴상한, 별난, 이상한

extraño

vreemd

extraño

dziwny

extraño

konstig

extraño

แปลก, แปลกประหลาด

extraño

acayip, garip

extraño

kỳ dị, kỳ lạ

extraño

מוזר

extraño

/a
A. ADJ
1. (= raro) → strange
es muy extrañoit's very odd o strange
¡qué extraño!how odd o strange!
parece extraño queit seems odd o strange that ...
2. (= ajeno) un cuerpo extrañoa foreign body
murió en tierra extrañahe died on foreign soil
éstas son costumbres extrañas a este paísthese are customs which are foreign o alien to this country
este estilo no es extraño a los lectores de su poesíathis style is not unknown to readers of his poetry
B. SM/F
1. (= desconocido) → stranger
no quiero que hables con extrañosI don't want you talking to strangers
2. (= extranjero) → foreigner
C. SM hacer un extraño: el balón hizo un extrañothe ball took a bad bounce
el caballo hizo un extrañothe horse shied

extraño -ña

adj unusual, foreign; cuerpo — foreign body
Ejemplos ?
Un afrancesado es más odioso que un francés. El francés atropella a un pueblo extraño: el afrancesado vende y deshonra a su patria.
La fatalidad, señora Condesa, ha traído a esta casa e impide salir de ella en cuarenta o cincuenta días, a un extraño para ustedes, a un desconocido, a un don Jorge de Córdoba, de quien nunca habían oído hablar, y que tiene un pariente millonario.
Entré en el Bois de Boulogne y permanecí largo tiempo. Un extraño escalofrío se había apoderado de mí, una emoción imprevista y poderosa, un pensamiento exaltado que rozaba la locura.
Resultaba extraño, e incluso pensándolo bien, inquietante a la larga, aquella solitaria velada de un enmascarado recostado en un sillón, en el claroscuro de un piso bajo atestado de objetos, aislado por los tapices, con la llama alta de una lámpara de petróleo y el vacilar de dos largas velas blancas, esbeltas, como funerarias, reflejadas en los espejos colgados del muro ¡y De Jacquels no llegaba!
Pero no es extraño, supuesto que el diablo con la carne suele meterse en el cuerpo y que la Iglesia tiene el poder de conjurarlo: el caso es reducir al hombre a una máquina cuyo móvil principal no sea su voluntad sino la de la Iglesia y el gobierno.
Encima de su cabeza, los pájaros del bosque cantaban alegremente; las ardillas, castigando el aire con el esplendor de sus colas, chillaban y corrían de árbol en árbol, ignorando al niño lastimero; y en alguna parte, muy lejos, gruñía un trueno, extraño y sordo, como si las perdices redoblaran para celebrar la victoria de la naturaleza sobre el hijo de aquellos que, desde tiempos inmemoriales, la han reducido a la esclavitud.
Al entrar, el dueño del establecimiento se levantaba, y, pesadamente, arrastrando los pies, venía hacia nosotros, como para impedirnos el paso; sin una palabra, De Jacquels levantaba el bajo de nuestros dominós y le mostraba nuestros pies calzados con finos escarpines: era sin duda el ¡Sésamo, ábrete! de aquel extraño establecimiento.
A veces, para emprender ese camino, he salido de casa con inexplicable somnolencia; y otras he llegado a la máquina con extraño anhelo.
La vida desbordábase en aquellos lugares; gritaban, reían, chusqueábanse todos al unísono, en medio de aquel ambiente caldeado y bajo un cielo de abrasadora brillantez; los hombres más graves, panzones y sesudos, buscaban las posturas más cómodas a la sombra de los caprichosos edificios; la gente moza discurría por doquier en animado bulle bulle; de vez en cuando algunos jabegotes, de desnuda y hercúlea pantorrilla y pie extraño siempre a toda clase de cautiverio, porteaban a tal o cual saladero, ora un jaquetón de acerado matiz y de enormes dimensiones, ora alguna brótola o pescada capaz de hacerle la boca agua al menos gastrónomo de todos los nacidos.
IV Cuántas horas hacía que erraba solo en medio de máscaras silenciosas en aquel hangar abovedado como una iglesia, y era una iglesia, en efecto; una iglesia abandonada y secularizada era aquella amplia sala de ventanas ojivales, la mayoría medio tapiadas, entre sus columnas adornadas y encaladas con una espesa capa amarillenta donde se hundían las flores esculpidas de los capiteles. ¡Extraño baile en el que no se bailaba y en el que no había orquesta!
-No, eso no puée ser; eso no lo pueo consentir yo -dijo Lola con tan extraño acento, que el tío Cáncamo frunció las cejas, sin saber si aquélla hablaba en serio o en tono de zumba.
Y todo esto, sin embargo, no sólo no está mal en un hombre que ama, sino que, al contrario, le sienta maravillosamente; no solamente se soportan las bajezas sin ver en ellas nada deshonroso, sino se le aprecia como a un hombre que cumple bien su deber; y lo más extraño todavía es que los amantes son los únicos perjuros a los que no castigan los dioses, porque se dice que en el amor no obligan los juramentos, ya que es verdad que en nuestras costumbres los hombres y los dioses permiten todo a los amantes.